Argentina: Médicos recurren a psicología y familiares para dar diagnósticos menos traumáticos

96

Desde 1997 un grupo de profesionales de la medicina y la psicología del Hospital Rivadavia en Buenos Aires, Argentina, desarrolla un mecanismo por el cual se brinda información diagnóstica a pacientes que concurren a la sección Patología Cervical del Servicio de Ginecología.

El proceso se realiza citando a la persona con la afección a una reunión y se le recomienda que asista acompañada por familiares o amistades. Luego, en un ambiente privado, el equipo da el diagnóstico de manera clara y con un lenguaje sencillo. Además, en algunas oportunidades recurren a dibujos o gráficos para explicar de mejor forma las enfermedades y los tratamientos a seguir.

De acuerdo a la información publicada por el medio argentino Perfil, el jefe de la sección Patología Cervical, Mario Lowenthal, señaló: “Partimos de lo que en psicología se conoce como la verdad gradual y acumulativa. Muchas veces la paciente suele venir a la entrevista angustiada, con la creencia de que algo malo le sucede y, a medida que la devolución conjunta transcurre, se nota el alivio que siente la paciente al enterarse de qué tiene, al sentirse contenida y saber qué hay cosas por hacer”.

“El enfermarse produce un impacto en lo biológico, en lo psicológico y en lo social, tanto en la paciente como en las personas que la rodean. Aparece una crisis accidental, ya que es algo no esperado. Es muy difícil asimilar la mala noticia. Por eso se invita a que venga un soporte de contención como es la familia. La idea de esta devolución conjunta es armar lo que se llama en psicoanálisis una alianza terapéutica entre los pacientes y los profesionales”, explicó a la prensa argentina Marga Guinzburg, psicóloga del equipo de Patología Cervical.

Relacionado:  Venezuela acuerda con la ONU invertir el oro que le retiene el Banco de Inglaterra en alimentos y medicinas

Finalmente, el equipo recomienda que “hay que ser muy cautos y acotados, la información debe ser la adecuada a la paciente, ya que no todas quieren saber todo. No hay una persona igual a otra. Hay que tener en cuenta la capacidad de elaboración de cada paciente y desmitificar este concepto de cáncer es igual a muerte”, comentó Guinzburg.

La forma de entregar los diagnósticos empleada por el equipo crea en pacientes una mayor conciencia sobre la enfermedad, mejor tolerancia a los exámenes y se evita la deserción de tratamientos.

Por Ana Mourás.

El Ciudadano