Científicos rusos y franceses avanzan hacia la cura definitiva del cáncer

Un grupo de científicos rusos y franceses desarrolló un novedoso método de ablación láser para “quemar” y, a futuro, curar el cáncer.

Se trata de un método empleado por estudiosos de la universidad nuclear rusa MEPhI y la francesa Aix-Marseille, que hasta ahora han efectuado pruebas en condiciones de laboratorio, fuera de organismos vivos, las cuales dieron magníficos resultados.

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista internacional Scientific Reports, de la casa editora Nature, los científicos apuntan a la liquidación de tumores malignos y de sus metástasis, con una técnica que consistente en «quemarlos» con la ayuda del láser.

Este sería uno de los métodos más prometedores en cuanto al tratamiento del cáncer hasta el momento y se basa en la hipertermia; es decir, un aumento de la temperatura por encima de lo normal, a partir del uso de la tecnología láser.

El tratamiento “consiste en calentar las células tumorales hasta unos 45-50 grados centígrados, o hasta una temperatura por encima de la admisible para un organismo vivo”, detalla el portal ruso Sputnik.

Esta investigación de la National Research Nuclear University MEPhI, en cooperación con la Universidad Aix-Marseille de Francia, promete desde 2016, lograr un avance radical en varios campos.

Desde esa fecha, los científicos desarrollan un nuevo tratamiento alternativo contra el cáncer que pudiera “ser más efectivo que la quimioterapia y minimizar los efectos secundarios del tratamiento”.

En MEPhI vienen explotando un poderoso recurso, que es la medicina nuclear moderna. “El cáncer es nuestro principal enemigo, ya que representa más del 13 % de todas las muertes”, señalaba en 2016 Andrei Kabashin, director de investigación en el Centro Nacional Francés para la Investigación Científica de la Universidad de Aix-Marsella.

En ese entonces, destacaba el avance científico en el tratamiento que, según él, eran “extremadamente eficaz para la destrucción selectiva de células cancerosas y el tratamiento del cáncer”.

En Rusia —explicaba— tenemos proyectos únicos que reducen significativamente el costo de los aceleradores de protones y los sistemas de tratamiento que los utilizan.

Por la sanidad global

En una entrevista con RIA Novosti, recordó que la medicina nuclear ha estado presente en Rusia durante mucho tiempo en proyectos específicos, “pero pocas personas sabían de ellos”, porque los científicos rusos rara vez publicaban sus estudios en las principales revistas.

Él aboga por un avance global en materia científica y sanitaria por el bien de la humanidad: “El aislamiento no tiene sentido en la ciencia moderna. Los chinos fueron los primeros en darse cuenta de eso, y también muchos otros que ya se han adaptado con éxito al sistema global”.

Al hablar de las bondades de los proyectos de nanotecnología y medicina nuclear en los que trabajan, dice que “la idea es administrar radionúclidos a los tumores sin irradiar otros tejidos. El suministro de radionúclidos es el principal problema de la medicina nuclear”.

De hecho, resalta que estos procedimientos “no duran más de dos o tres horas”.

Es una promesa para los pacientes con cáncer: “podremos curar el cáncer, mientras que el cuerpo no sufrirá ningún efecto secundario. Desafortunadamente, la quimioterapia y la radioterapia a menudo destruyen todo de manera indiscriminada y las personas no mueren de cáncer sino de los efectos de este tratamiento. La nanoterapia es una forma de evitar eso”.

Menos impacto y mejores resultados

Actualmente, rusos y franceses desarrollan este nuevo método láser y “nanopartículas” para acabar con la mortal enfermedad. Aclaran que “para evitar el recalentamiento de los tejidos sanos, se usan los sensibilizadores del calentamiento local, sustancias que al acumularse en el tumor emiten calor al impacto de unos agentes exteriores como el campo magnético, el ultrasonido y la irradiación de radiofrecuencias o infrarroja de láser”.

La mayor eficacia de este procedimiento se logra disponiendo de nanopartículas de los metales de plasmones, sobre todo del oro, que son cuantos de oscilación del plasma, capaces de absorber y emitir energía en forma de ondas electromagnéticas.

«Gracias a ser inertes en el aspecto químico y al mismo tiempo biocompatibles, las nanopartículas de oro son las más idóneas para el cumplimiento de esta tarea», dijo a Sputnik el director científico del Instituto de Biomedicina de MIFI, Andréi Kabashin.

Los primeros experimentos de interacción entre las referidas nanopartículas y sistemas biológicos dieron magníficos resultados y el científico asegura haber comprobado que las partículas sintetizadas a láser “no son tóxicas y pueden generar el calor al impacto de ondas infrarrojas de 670 a 800 nanometros, actuando con mucha eficacia en la liquidación de las células malignas».

Cómo identificar el cáncer de estómago

Aumenta supervivencia al cáncer de mama

4,205,942FansMe gusta
129,558SeguidoresSeguir
289,437SeguidoresSeguir
16,413SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

EE.UU. le permite a Huawei continuar temporalmente sus operaciones en el...

La licencia restablece la capacidad de la empresa de dar mantenimiento a las redes y proveer actualizaciones de 'software' a sus dispositivos existentes

Edición Impresa El Ciudadano