Ciudadanos italianos están preocupados por elevados costos de salud

El Centro de Estudios de Inversión Social (Censis) reveló en un informe que los ciudadanos italianos están «convencidos de que carecen de las mismas oportunidades de diagnósticos y tratamientos del sistema de salud que años atrás».

El reporte del Censis sostiene que los costos de atención médica privada alcanzarán un valor récord de 40 mil millones de euros a fines de año, contra 37,3 mil millones el año pasado.

Asimismo, refiere que, en 2017 un total de siete millones de italianos se endeudaron para pagar los gastos de salud y 2,8 millones se vieron forzados a usar los ingresos de la venta de una casa o liberar sus ahorros.

Aparte, solo el 41% de los ciudadanos de este país cubre los gastos de salud exclusivamente con sus propios ingresos, en tanto que un 23,3% debe complementarlo con ahorros y otro 35,6% contraer deudas que, en el caso de las familias de bajos ingresos, el procentaje asciende al 41%.

La salud, el activo más importante

El documento agrega que «la salud siempre fue uno de los activos más importantes para todos los ciudadanos», pero en los últimos años no ha estado en el centro de la agenda política, situación que refuerza la desigualdad, ya que afecta a los más débiles, a las regiones con situaciones económicas más críticas y a los ancianos.
Como posible medida para contrarrestar esa situación, el estudio sugiere restaurar la dimensión social del gasto sanitario privado, a través de la intermediación estructurada por parte del sector asegurador y los fondos de salud suplementarios.

Asimismo, recomienda establecer, como existe en otros países europeos, un segundo pilar en atención sanitaria que ponga a disposición de los ciudadanos soluciones universales que actualmente muchas empresas reservan para sus empleados. Esto significaría que el costo del servicio se reduzca a la mitad, con un ahorro anual de 340 euros por ciudadano.

Apuntó el informe también que el 68% de las personas debió ausentarse de su trabajo para asistir al médico o acompañar a un familiar porque esas instalaciones estuvieron cerradas en horas extra laborales, mientras otro 37, 8% manifestó enojo debido a las largas listas de espera o negligencias médicas.

Los más contrariados por el servicio de salud son las personas de bajos ingresos (43,3%) y los residentes en el sur de la península (45,5%), mientras el resto (11,3%) dice estar orgulloso porque la asistencia sanitaria italiana se encuentra entre las mejores del mundo.

4,199,553FansMe gusta
127,565SeguidoresSeguir
289,504SeguidoresSeguir
16,406SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano