¿Comer menos ayuda a detener el envejecimiento?

Un nuevo estudio detalla los beneficios que tiene para la salud la reducción de la ingesta calórica Un estudio liderado por Juan Carlos Izpisúa del Instituto Salk, en La Jolla (California), reveló que reducir la ingesta calórica tiene múltiples beneficios a largo plazo y frena el envejecimiento
Publicado en

Salud

0 0


Un nuevo estudio detalla los beneficios que tiene para la salud la reducción de la ingesta calórica


Un estudio liderado por Juan Carlos Izpisúa del Instituto Salk, en La Jolla (California), reveló que reducir la ingesta calórica tiene múltiples beneficios a largo plazo y frena el envejecimiento.

De acuerdo con el científico, los resultados de la investigación que se publicó en la revista Cell identifican gran cantidad de características asociadas a la edad y que se evitan con la restricción calórica a nivel molecular, celular, tisular y del organismo.

“Entre ellas, se incluye la senescencia o envejecimiento celular, el agotamiento de células madre [el capital para la regeneración de los tejidos], la inflamación crónica y la comunicación aberrante entre células”, explicó.

Foto: Web.

Asimismo, el biólogo molecular destacó que “este estudio muestra que el envejecimiento es un proceso reversible”. “Hemos mostrado que determinados cambios metabólicos que llevan a una aceleración del envejecimiento se pueden reprogramar de una manera relativamente sencilla, reduciendo nuestra ingesta calórica, con la finalidad no ya de extender nuestras vidas, sino, mucho más importante, de que nuestra vejez sea más saludable”, subrayó.

Para el desarrollo del trabajo, los investigadores usaron la nueva tecnología de análisis genético célula a célula con el objetivo de estudiar unas 200.000 células de nueve órganos y tejidos diferentes de ratas. En un grupo había roedores que comían lo que querían y en el otros, animales que comían un 30 % menos calorías, reseñó El País.

De esta manera, detectaron que los genes y los procesos moleculares más afectados con la edad tienen que ver con el sistema inmune —que se desregula en las ratas que comen a voluntad— la inflamación y el metabolismo.

“La cantidad de células inmunes en casi todos los tejidos aumentó con la edad, pero no lo hizo en las ratas con calorías reducidas, que tenían unos niveles equiparables a los de ratas jovenzuelas de cinco meses. Las ratas en restricción calórica no mostraban más de la mitad de todos los marcadores de envejecimiento identificados en sus compañeras con una dieta normal”, explicó el medio español.

Foto: Web.

Por su parte, Concepción Rodríguez, investigadora del Salk y coautora del estudio, mencionó que la inflamación es un mecanismo esencial de defensa inmunológica, que se ha desarrollado durante la evolución para aumentar la supervivencia de las especies.

“El problema es que durante el envejecimiento hay una desregulación muy pronunciada del sistema inmune que da lugar a un estado de inflamación sistémica crónica y a la aparición de enfermedades asociadas a la edad, como por ejemplo el alzhéimer. La posibilidad de reprogramar ese estado inflamatorio aberrante mediante la restricción calórica sin duda nos proporciona una nueva herramienta para el posible tratamiento de enfermedades asociadas al envejecimiento”, dijo.

Finalmente, los investigadores recordaron que trabajos como este aportan las bases para desarrollar medicamentos que permitan emular los efectos beneficiosos de la restricción calórica, pero sin pasar hambre, reportó El Mundo.

“La gente dice que ‘eres lo que comes’, y estamos descubriendo que eso es cierto de muchas maneras. El estado de las células a medida que se envejece depende claramente de las interacciones con el entorno, que incluye qué y cuánto se come”, acotó Rodríguez.

Fuentes: El País, El Mundo, Heraldo.

Compártelo

Comentarios