Encuentran rastros de fármacos en lotes de sangre que serían utilizados en transfusiones

55

La donación de sangre puede traer muchos beneficios a la salud del donante, además de salvar las vidas de otra persona, pero esta práctica tiene también sus riesgos.

Si bien el acto rejuvenece el organismo al reducir el nivel del fluido para generar nuevas células, recientemente se comprobó que el 70% de la sangre humana pura y lista para la transfusión contiene Xanax, un fármaco que pertenece a la familia de las benzodiazepinas y se utiliza para el tratamiento de los estados de ansiedad, especialmente en las crisis de angustia, agorafobia, ataques de pánico y estrés intenso.

El donar sangre da paso a una sangre limpia y fresca y equilibra los niveles de hierro en el organismo del donante, pero contrariamente expone al receptor a una sangre que pudiera tener altas concentraciones de medicamentos para la tos y medicamentos contra la ansiedad.

Un grupo de científicos han demostrado con experimentos que una muestra pequeña y aleatoria de sangre donada lista para transfusión puede contener hasta 70 por ciento de rastros de Xanax.

El nivel de productos farmacéuticos detectados en lotes de sangre supuestamente limpios es más que alarmante, pues las concentraciones de medicamentos para la tos y medicamentos contra la ansiedad eran insospechados hasta la fecha.

Aunque lo descubierto por los investigadores causa alarma desde el punto de vista de ‘contaminación’, la cafeína no es una gran preocupación para los pacientes, “puede ser un comentario sobre la sociedad actual».

Salud expuesta

El estudio fue realizado en Estados Unidos, donde las pruebas también revelaron que los 18 lotes de sangre analizados contenían cafeína y trazas de té.

Y un aspecto a considerar en este particular es que cuando una persona dona sangre, el promedio es 450 mililitros, lo suficiente para hacer que el cuerpo se regenere con sangre nueva y fresca.

Imagen relacionada

Aunque lo descubierto por los investigadores causa alarma desde el punto de vista de ‘contaminación’, la cafeína no es una gran preocupación para los pacientes, “puede ser un comentario sobre la sociedad actual», dijo en un comunicado el coautor del estudio Luying Chen, estudiante de doctorado en la Oregon State University (OSU).

Relacionado:  En centro de salud colombiano conectan por videollamadas a madres y neonatos

Sin embargo, las otras drogas que están en la sangre donada podrían ser un problema para los pacientes, además de ser un problema para quienes hacen este tipo de investigación “porque es difícil obtener muestras de sangre limpias».

En el caso de las muestras obtenidas, el 44 por ciento de la sangre analizada contenía un medicamento para la tos de venta libre llamado Dextrometorfano. De trece muestras un 72 por ciento contenían el medicamento contra la ansiedad Alprazolam, que se vende bajo la marca Xanax.

El nivel de productos farmacéuticos detectados en lotes de sangre supuestamente limpios es más que alarmante, pues las concentraciones de medicamentos para la tos y medicamentos contra la ansiedad eran insospechados hasta la fecha.

Peligro de contaminación

En principio, el objetivo de los investigadores fue descubrir cómo los suplementos dietéticos botánicos afectan la forma en que el cuerpo descompone los medicamentos, pero el curso del estudio apenas encontró que los productos botánicos básicamente contienen productos naturales con actividades similares a las drogas, y esto parece estar impulsado por las tendencias de salud y bienestar y una creciente preferencia por productos naturales para la salud.

En el particular de la donación y la sangre contaminada, los investigadores advierten que esto significa que se pueden afectar las enzimas en el cuerpo de la misma manera que los medicamentos fabricados, una interacción que puede causar problemas en términos de metabolización de los medicamentos en las personas que toman ambos.

Resultado de imagen para xanax contaminación sangre

De hecho, los efectos del Xanax presente en la sangre se empiezan a notar al cabo de unos 20 minutos, cuando las personas empiezan a sentirte relajado y algo somnoliento.

Dependiendo de cuánto ha tomado el paciente, éste puede sufrir alteraciones de la percepción y tal vez visión borrosa. Los efectos llegan a su punto álgido al cabo de una hora.

Con dosis altas, puede haber problemas de coordinación o incluso pueden producirse lagunas de memoria. En cualquier caso, aunque aún siga consciente, no recordará absolutamente nada.

Además, se estima que casi la mitad de todos los adultos en los Estados Unidos usan medicamentos recetados, algo que potencia más el riesgo a la hora de recibir sangre de un donante.

Sigue leyendo: