es Spanish

Estas cuatro señales te ayudarán a saber cómo está tu inteligencia emocional

La inteligencia emocional puede hacer la diferencia entre comportarse de una manera socialmente aceptable y ser considerado fuera de lugar. Si bien la mayoría de la gente habrá oído hablar de inteligencia emocional, no muchas personas realmente saben qué es y cómo detectarla, ya sea en sí mismas o en los demás.

La inteligencia emocional es esencialmente la forma en que percibimos, comprendemos, expresamos y gestionamos las emociones. Es importante, porque cuanto más entendemos estos aspectos de nosotros mismos, mejor será nuestra salud mental y comportamiento social.

Puede que muchos comportamientos relacionados con estas habilidades necesiten ser trabajados, pues para muchas personas no es fácil darse cuenta de cómo está su propia inteligencia emocional, la que puede ser educada y mejorada en diferentes etapas de la vida, por su gran importancia y utilidad en todo tipo de circunstancias familiares, laborales y sociales.

Si quieres saber si eres emocionalmente inteligente, simplemente revisa la siguiente lista de habilidades.

Piensas en tus reacciones

La diferencia entre una buena y una mala reacción a las circunstancias es un signo de cómo va tu inteligencia emocional. Las emociones pueden contener información importante que puede ser útil para el funcionamiento personal y social, pero a veces estas emociones también nos abruman y nos hacen actuar de maneras que preferiríamos evitar.

Las personas que carecen de inteligencia emocional tienen más probabilidades de reaccionar irreflexivamente, sin darse el tiempo de pensar y sopesar los pros y los contras de una situación.

Las personas que son menos capaces de regular sus sentimientos negativos también tienen más probabilidades de tener dificultades para funcionar socialmente, lo que puede exacerbar los sentimientos depresivos.

Se ha demostrado que las personas con mayor riesgo de depresión tienen dificultades para entender y manejar sus emociones y que hay más síntomas depresivos en personas con baja inteligencia emocional, incluso si no están clínicamente deprimidas.

Ves las situaciones como un desafío

Si eres capaz de reconocer las emociones negativas en ti mismo y ver las situaciones difíciles como un desafío, concentrándote en lo rescatable y potencialmente positivo, es probable que tengas una alta inteligencia emocional.

Imagina por un momento que perdiste tu trabajo. Una persona emocionalmente inteligente podría percibir sus emociones como señales para actuar, tanto para enfrentar los desafíos como para regular sus pensamientos y sentimientos.

Pero alguien con habilidades emocionales deficientes podría meditar sobre la pérdida de su trabajo y llegar a considerarse a sí mismos irremediablemente desempleados o fracasados, lo que podría convertirse en una depresión.

No se trata de negar o ignorar las emociones negativas; tampoco de forzar un estado de felicidad irreal, sino de reconocer estos sentimientos, aceptarlos e intentar superarlos creando caminos para las soluciones.

Puedes modificar tus emociones

Por supuesto, hay ocasiones en que tus sentimientos pueden superarte, pero si eres una persona emocionalmente inteligente, es probable que cuando esto suceda tengas las habilidades necesarias para modificar tus emociones.

Por ejemplo, mientras que los niveles promedio de ansiedad pueden mejorar el rendimiento cognitivo al aumentar el enfoque y la motivación, demasiada ansiedad puede bloquear el logro cognitivo.

Por lo tanto, saber cómo encontrar el punto óptimo entre demasiada ansiedad y muy poca, puede ser una herramienta útil.

Está claro que la moderación es la clave cuando se trata de manejar nuestras emociones. Las personas emocionalmente inteligentes lo saben y tienen las habilidades para modificar sus emociones adecuadamente.

Esta es probablemente la razón por la cual se ha demostrado que la inteligencia emocional está relacionada con niveles más bajos de ansiedad.

Puedes ponerte en los zapatos de otras personas

Si puedes extender estas habilidades más allá de su propio funcionamiento personal, ese es otro signo de que tienes altos niveles de inteligencia emocional.

La inteligencia emocional puede ser particularmente importante en los espacios laborales que requieren un «trabajo emocional» intenso, donde las personas deben manejar sus emociones de acuerdo con las reglas de la organización.

Esto puede incluir trabajos de servicio al cliente, donde los trabajadores necesitan empatizar con los clientes, a pesar de que los clientes puedan tener comportamientos agresivos.

Esta es la razón por la que la capacitación en inteligencia emocional es más frecuente en los lugares de trabajo. La capacitación más efectiva se centra en el manejo y la expresión de las emociones, que están directamente relacionadas con la comunicación y el desempeño laboral.

Es esperanzador saber que la inteligencia emocional es una capacidad cognitiva que puede mejorar a lo largo de la vida, es decir, en cualquier momento de la vida podemos aprender a ser más hábiles emocionalmente. Si no te has identificado mucho con los cuatro rasgos mencionados anteriormente, no temas, aún hay tiempo para que trabajes en tu inteligencia emocional.

Fuente: The Conversation

4,225,922FansMe gusta
153,254SeguidoresSeguir
288,628SeguidoresSeguir
16,457SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -