¿Tiene la sal un impacto negativo sobre nuestro sistema inmune?

72
Foto: Pixabay.

Investigadores alemanes analizaron en ratones las consecuencias de una dieta con alto consumo de sal y su incidencia en las infecciones


Agencia Sputnik.– En un mundo afectado por el coronavirus, nuestra arma más importante es la inmunidad, y una dieta saludable ayuda a mantenerla en buenas condiciones. Para ello, debemos excluir los productos que puedan tener un impacto negativo sobre ella, como el que tiene este que ingerimos a diario.

Los investigadores de la Universidad de Bonn (Alemania) descubrieron que cuando alimentaban a los ratones con una dieta rica en sal, los animales desarrollaban infecciones bacterianas mucho más graves que cuando la dieta no era rica en sal.

Lo mismo pasaba con los humanos: cuando las personas añadían seis gramos más de sal al día a su ingesta diaria habitual, sus células inmunitarias eran significativamente menos eficaces en la lucha contra las bacterias. Este consumo adicional de sal equivale aproximadamente a dos comidas rápidas.

Foto: Pixabay.

«Los ratones que seguían una dieta rica en sal sufrieron infecciones renales exacerbadas por E.coli o infecciones sistémicas por la Listeria monocytogenes debido a la reducción de la capacidad de los neutrófilos —un tipo de leucocitos— de matar las bacterias ingeridas. Además, los neutrófilos de los voluntarios sanos eran menos capaces de controlar las bacterias después de consumir una dieta alta en sal. Dado que la típica dieta occidental está repleta de sal, estos hallazgos revelan que las personas podrían estar haciéndose más vulnerables a las infecciones bacterianas», destacan Katarzyna Jobin, Natascha E. Stumpf, Sebastian Schwab y otros en su estudio.

La función principal de los neutrófilos es ingerir células extrañas, en particular bacterias, ya que, de lo contrario, las infecciones pueden progresar y agravarse. Los científicos lo demostraron en ratones infectados con listeria —bacterias que están presentes en alimentos contaminados y que desencadenan fiebre y sepsis—.  

Relacionado:  En España combaten la soledad de los abuelos con el programa “Minutos en compañía”
Foto: Pixabay.

«En el bazo y el hígado de estos animales, localizamos entre 100 y 1.000 veces el número de patógenos causantes de enfermedades [comparando con los que consumían menos sal]», aclara Katarzyna Jobin, autora principal del estudio. Los investigadores descubrieron que las infecciones del tracto urinario en estos ratones también tardaron mucho más tiempo en curarse.

Los investigadores se quedaron sorprendidos por los hallazgos, ya que investigaciones anteriores habían sugerido lo contrario. Por ejemplo, animales con ciertas infecciones parasitarias de la piel las eliminan de una forma mucho más rápida una vez que empiezan a consumir una dieta rica en sal. Los macrófagos —las grandes células que se dirigen a los parásitos y los ingieren— se vuelven más activos en un entorno salino. Pero por lo visto, solo vale para las infecciones de la piel y no para los órganos interiores. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que la ingesta máxima de sal por día no sea superior a cinco gramos, lo que equivale a aproximadamente una cucharadita llena.