Cómo combatir el cansancio crónico

Tips para energizar el cuerpo y la mente durante el día.

En estos tiempos acelerados en donde nos despertamos temprano en la mañana y no paramos hasta la noche, es necesario tomar algunos recaudos para que, después del almuerzo, no caigamos rendidos por la fatiga.

Aquí algunos consejos para energizar el cuerpo y la mente de manera natural:

Toma un buen desayuno: Debes estar harto de leer esto en todos lados, pero es cierto y efectivo. Un desayuno completo y equilibrado es básico para mantener el cuerpo y la mente en funcionamiento durante el resto del día. Varios estudios avalan que las personas que ingieren algún alimento cuando recién se despiertan, tienden a desarrollarse más favorablemente en el resto de la jornada.

Come cada tres o cuatro horas: La mayoría de los nutricionistas recomiendan cuatro comidas al día -siendo el desayuno el más importante- y luego tomar algún snack saludable cada cuatro o tres horas. Esto se debe a que los alimentos así distribuidos ayudan a mantener elevados los niveles de azúcar y de energía que tu cuerpo necesita para afrontar todas las tareas cotidianas.

Por otro lado, es fundamental que no comas en exceso, ya que el cuerpo se desgastará en tratar de digerir esa cantidad de comida y esto es absolutamente contraproducente. En este sentido, se recomienda que los bocadillos estén compuestos de fibras, ya que ésta entra ligeramente en la sangre y produce un buen y constante flujo de energía.

No pasarse con la cafeína: Si bien nos ayuda a mantenernos despiertos por la mañana, no es recomendable beber demasiado café en el resto del día  porque puede producirnos insomnio por la noche.

Ejercitar la fuerza de voluntad: Claro que es difícil no acostarse a dormir cuando tenemos esa hora en el medio de nuestras actividades. Pero los psicólogos recomiendan lo que ellos llaman «terapia acuática», es decir, lavarse la cara o darse una buena ducha para revitalizarse.

A su vez, hay pequeñas decisiones que pueden revertir el agotamiento: mantener un buen aspecto, por ejemplo, ya que si cuando nos miramos al espejo vemos a alguien desaseado o desalineado, nos genera la sensación de cansancio.

Los pensamientos negativos también son agotadores y fomentan el estrés. Mantener una visión positiva es casi tan difícil como no acostarse a dormir la siesta, pero funciona para mantener alta nuestra vitalidad diaria.


Comparte 👍

Comenta 💬