De película: Ocultó que era un rico príncipe y se casaron después de 12 años de relación (+Fotos)

Pocas historias se parecen tanto a un cuento de hadas
Publicado en

Tendencias

0 0


Pocas historias se parecen tanto a un cuento de hadas. Esta es la increíble historia de amor de Ariana Austin y Joel Makonnen.

El Sr. Makonnen, conocido como el Príncipe Yoel , es el bisnieto de 35 años de Haile Selassie, el último emperador de Etiopía. Y la señorita Austin, es una norteamericana conservadora de arte de 33 años, con ascendencia afroamericana y guyanesa.

El día de la boda.

Ellos se casaron el 9 de septiembre, en un maratónico día de eventos que duró desde las 11 a.m. hasta altas horas de la noche, y tuvo lugar dentro de dos estados.

Las festividades comenzaron con una ceremonia en la iglesia ortodoxa de Tewahedo, de Debre Genet Medhane Alem, en Temple Hills, Maryland.

En un santuario lleno de incienso, los invitados observaron cómo al menos 13 sacerdotes y clérigos ayudaban a oficiar la ceremonia ortodoxa etíope entre el Sr. Makonnen y la Sra. Austin, quienes días antes se habían convertido a la religión.

Horas después de la ceremonia, la pareja celebró con una recepción formal en Foxchase Manor en Manassas, Va., Con 307 invitados, en medio de lentejuelas de oro, platos de comida etíope y rebanadas de tarta negra guyanesa para llevar a la gente.

Su matrimonio llevaba más de una década en proceso.

En los casi 12 años desde que se conocieron en una pista de baile en el club nocturno de Washington Pearl, en diciembre de 2005, el Sr. Makonnen y la Sra. Austin han obtenido importantes trabajos.

Finalmente, la planificación de una boda se convirtió en el siguiente elemento en la lista de cosas pendientes de esta ambiciosa pareja.

Cuando los dos se conocieron, el Sr. Makonnen no le contó a la Sra. Austin sobre su origen real, y la Sra. Austin, que tenía 21 años en ese momento, no estaba necesariamente buscando conocer a su futuro esposo. Lo hizo tiempo después, cuando se dio cuenta de que su futura esposa no era una mujer interesada.

Estaba en medio de una época en su vida a la que se refería cariñosamente como “el verano que nunca terminó”. El Sr. Makonnen, soltero, se acercó a la Sra. Austin y su amigo Jami Ramberan, les dijo a las dos mujeres que ellos parecían modelos para una marca de alcohol.

“No esperas conocer a la persona con la que te vas a casar en un club nocturno”

El Sr. Makonnen se concentró rápidamente en la Sra. Austin:

“Ni cinco minutos más tarde dije: Vas a ser mi novia”

Si la historia te suena es porque Eddie Murphy ya lo predijo en su popular comedia “El príncipe de Zamunda”.

Su premonición resultó ser correcta.

La Sra. Austin recordó haber quedado impresionada con la amabilidad del Sr. Makonnen. Nació en Roma mientras sus padres, el príncipe David Makonnen y la princesa Adey Imru Makonnen, vivían en el exilio de Etiopía. Creció en Suiza; Su padre murió en 1989.

La familia del Sr. Makonnen es parte de la dinastía Solomónica, cuyo reinado terminó en 1974. Ese año, una guerra civil en Etiopía estalló después de que Haile Selassie , el 225 ° emperador de Etiopía, fue depuesto por un golpe militar marxista de Derg.

En el momento de su muerte bajo circunstancias misteriosasen 1975, estaba claro que el señor Selassie había presidido un país dividido por su legado.

La Sra. Austin dijo que se ha maravillado de la tradición que rodeaba a su nueva familia, una persona cuyo linaje se decía que se remontaba al rey bíblico Salomón y a la Reina de Saba.

“Es herencia e historia inmejorable”, dijo la Sra. Austin. “Combina el poder negro puro y la tradición cristiana antigua”.

A un paso de terminar la relación

Cuando la Sra. Austin se fue a la Universidad de Harvard en 2012 para obtener una maestría en educación artística, ambos se habían cansado de estar lejos por los constantes viajes de cada uno. Se tomaron un tiempo libre el uno del otro ese año.

Pero volvieron a estar juntos por el Día de San Valentín en 2014. El Sr. Makonnen, que estaba terminando su licenciatura en derecho en la Universidad de Howard, compró un anillo de diamantes talla princesa y se presentó en la casa de los padres de la Sra. Austin con el fino regalo en una mano y globos en otro.

“Creo que dije:  Tomemos este viaje juntos. Ya es hora”

Yaphet Kifle, un padrino de boda, dijo que las dos familias se habían unido sin problemas. “Se puede decir que ambos valoran las mismas cosas: profundo respeto por las familias y sus mayores, y el valor del matrimonio”, dijo.

La pareja dice que la fusión de sus familias se produjo con pequeños dolores de crecimiento. La Sra. Austin y su familia habían negociado para llevar sus deseos a la tradición de una ceremonia ortodoxa etíope.

Había presionado para que su padre la acompañara al altar, una costumbre inusual en esta iglesia. Ella tuvo éxito. El señor Austin tomó el brazo de su hija cuando entraron en el santuario, mientras todos admiraban su hermoso vestido nupcial.

 

La recepción se completó con una cabina de fotos, una mesa de caramelos y éxitos de Bob Marley, Marvin Gaye y Bruno Mars.

Después de que el baile se apagó, el Sr. Makonnen y la Sra. Austin, fiel a su forma, planeaban pasar a lo siguiente en su lista de tareas pendientes: mudarse juntos en Washington.

El día de su boda, la Sra. Austin todavía vivía con un compañero de habitación en Washington, y el Sr. Makonnen estaba en Alexandria, Virginia.

¿Y tú qué opinas?

 

 

Vía: Debate


Comparte 👍

Comenta 💬