Investigadores afirman que el alcohol hace que las personas sean más racistas y homofóbicas al actuar como un «encendedor» para perjudicar a los diferentes

Investigadores han determinado que las personas parecen ser más racistas y homofóbicas cuando beben. Es más probable que se cometan crímenes de odio cuando las personas están borrachas, y el alcohol actúa como un «encendedor» para expresar sus prejuicios, según sugiere un nuevo estudio.

De 124 personas, el 18.5% se consideraba atacado por personas motivadas por prejuicios y la intoxicación por alcohol representaba el 90% de estos ataques. Los investigadores entrevistaron a personas que asisten a accidentes y emergencias con lesiones por la violencia en tres ciudades multiculturales británicas.

El profesor Jonathan Shepherd, director del Instituto de Investigaciones sobre Crimen y Seguridad de la Universidad de Cardiff, dijo: «Un aspecto sorprendente del estudio fue el descubrimiento de que la mayoría de los ataques no fueron alimentados solo por el odio; el alcohol parecía actuar como un encendedor. Nuestros hallazgos sugieren que abordar el abuso del alcohol no solo es importante en lo que respecta a la salud de las personas sino también a la salud de nuestra sociedad. Además, hemos aprendido que las encuestas de violencia en la sala de emergencias pueden actuar como un sensor de tensión comunitario y un sistema de alerta temprana».

La encuesta de la Universidad de Cardiff se llevó a cabo en Cardiff, Blackburn y Leicester.
Estas ciudades fueron elegidas porque las tres albergan poblaciones multiculturales, multiétnicas y multirreligiosas.

De las 23 personas que afirmaron que el ataque sobre ellas estuvo motivado por prejuicios, siete dijeron que pensaban que su apariencia era el motivo. Cinco sugirieron que era debido a las tensiones raciales dentro de las comunidades donde vivían, encontró el estudio.

Tres personas mencionaron su lugar de residencia y ocho casos se atribuyeron a la raza, religión u orientación sexual de las víctimas. Los 23 ataques tuvieron lugar fuera de los hogares de las víctimas.

Muchos de ellos consideraron limitar el consumo de alcohol como una buena estrategia para reducir el riesgo de ataques. La investigación publicada a principios de este año también encontró que las personas adictas a drogas duras son más propensas a cometer delitos violentos.

El estudio realizado por cinco investigadores de institutos con sede en Montreal, Canadá, examinó las vidas de 1,136 hombres y mujeres que eran pacientes en hospitales psiquiátricos en Missouri, Pittsburgh y Massachusetts.

Advirtió a los que fuman la droga regularmente que corren un mayor riesgo de usar la violencia contra otros.

 

4,197,790FansMe gusta
127,218SeguidoresSeguir
289,512SeguidoresSeguir
16,406SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Fraude en el Ejército: Ordenan arresto de coronel (r) Fernando Grossi

La ministra en visita de la Corte Marcial, Romy Rutherford, sometió a proceso al coronel (r) en retiro del Ejército, Fernando Grossi García, por su...

Edición Impresa El Ciudadano