La atrevida confesión sexual de Antonella Ríos que no tuvo tapujos por decir al aire

Durante la mañana de ayer, Antonella Ríos fue una de las invitadas a Mucho Gusto
Publicado en

Tendencias

0 0


Durante la mañana de ayer, Antonella Ríos fue una de las invitadas a Mucho Gusto. Compartiendo con los panelistas, conversaron también con Rodrigo Jarpa, sexólogo, que eventualmente llevó a una que otra declaración de parte de la actriz y animadora sobre su vida íntima, lo que fue muy inesperado.

Ríos se encuentra en pareja con Daniel Elosúa, con quien tuvo a su segundo hijo hace unos años atrás – a sus 42 primaveras. Según ella, esto fue beneficioso para su vida sexual, lo que llevó a la íntima confesión.

“Hay veces que no tengo simplemente ganas y otras veces que sí. ¿Y cuándo tengo ganas? No cuando me prenden la velita, cuando se equiparan efectivamente los roles en la casa. Yo sé que si yo voy a estar intimando en un momento con mi pareja, sé que después mi pareja me va a apañar para que yo haga otras cosas con la guagua, que en este caso tiene un año”.

También fue más allá y agregó que el cumplimiento del rol de su pareja, y que estuvieran iguales dentro de la casa la excitaba. Y sobre la pregunta a “¿cómo lo hace?” con dos niños en la casa, respondió que:

“En mi caso desde la falta o de la necesidad de intimidad uno va creando dinámicas así para poder tener encuentros con tu pareja. En mi caso, lo ponemos al guaguito en un coche a ver Bruno Mars, a ver diferentes videos musicales, ponemos como un biombo y nosotros nos ponemos atrás a hacer nuestras cositas como corresponde y fíjate que ha funcionado bien porque es un poquitito como hacer una travesura. Está la guagua, no la vamos a hacer dormir porque es una guagua, no le podemos decir ‘ándate para el living que queremos nuestra intimidad en la pieza’. Al otro lo engañamos y le decimos que estamos haciendo dormir a la guagua y ahí vamos haciendo nuestras mecánicas“. Pero eso no es todo, ya que Antonella reveló que con Daniel viven en departamentos separados, “y eso genera también ganas de estar juntos y deseo, es como un pololeo eterno”.

Compártelo

Comentarios