¿Quién es la mujer con ojos saltones y patas de pollo que te ataca por WhatsApp?

Un juego viral conocido como «Momo» que acecha a sus víctimas de repente por WhatsApp se ha cobrado la vida de muchas personas, al igual que otros juegos fatales. Este macabro personaje de una mujer con ojos saltones, boca de pajáro y patas de pollo aparece en la lista de contactos del servicio de mensajería, sin ser invitada.
Aunque intentes eliminarla no podrás, pues la imagen de la escalofriante mujer aparecerá una y otra vez; pero la astuta figura empezará a escribir información sobre ti y te anunciará la muerte. Esto con la intención de que no pierdas el interés y hagas lo que te pida.

Si crees que te has sorprendido, quedarás boquiabierto cuando ésta comience a cambiar el idioma del interlocutor y te envié mensajes simples; después te llegarán amenazas; te aturdirá con escenas de violencia y te pedirá que te suicides.
En los pasos siguientes llamará a tu WhatsApp y te lanzará un llanto de pavor que se traduce en risa histérica. Pero, eso no es todo. Algunos medios han indicado que se trata de una especie de bot que recaba datos personales del teléfono inteligente y luego los usa para asustar a los contactados.
Supuestamente, una niña de 12 años de edad en Argentina fue hallada muerta en su vivienda. Luego de que la Policía analizará el celular y determinarán que la pequeña sostuvo diálogos por el «chat de WhatsApp» con un adolescente con el que intercambiaba esos mensajes con la intención de subirlo a las redes sociales, como parte de un nuevo reto que sería el Juego de Momo, publicó El Diario Popular.
¿Cómo se conoció Momo?
Según Meduza y catálogo de memes knowyourmeme.com, los primeros vídeos hablados en blogueros hispanohablantes fueron publicados, el pasado 10 de julio en portales mexicanos, fecha en que foros anónimos y en youtube iniciaron las historias sobre Momo.
En Rusia al igual que Europa apareció a finales de julio y principios de agosto. Presuntamente distintos blogueros desde diferentes países grabaron vídeos para llamar a los que «pertenecen al chat de Momo»; en esos espacios digitales  cuentan historias de terror sobre el reto o se burlan de todo eso. No en todos los casos, vuelven a escribir en WhatsApp y reciben mensajes como «Morirás». Se desconoce quién está detrás de esto.

Amenazas con consecuencias fatales

En la mayoría de los vídeos, los blogueros o participantes en juego viral llaman a los de la lista Momo y comienza la diversión asustándolos con vídeos espeluznantes y después te envía números telefónicos a los cuales no deberás llamar, pero si la curiosidad es mayor a la seguridad propia marcarás el número y recibirás por WhatsApp imágenes con escenas de violencia y amenazas con «consecuencias fatales» para el usuario.

Los autores de algunos vídeos mencionan como fuente de información un artículo sobre Momo publicado en el portal mexicano ayojon.mx el 11 de julio. Se cree que el juego podría haber comenzado en un grupo sin nombre en Facebook.

¿Quién lo compartió?

De acuerdo con informaciones publicadas por un usuario de Reddit, quien compartió en la sección de contenido la foto de una mujer con facciones anormalmente grandes. La imagen ganó popularidad rápidamente, obteniendo en dos días casi 4.700 ‘me gusta’.

Aunque el usuario no firmó la foto, para el 12 de julio, los comentarios puesto a la imagen la denominaron «Momo», cómo surgió el nombre y a quién se le ocurrió todavía no se sabe. No obstante, para el 16 de julio, los usuarios lograron descubrir que «Momo» es una escultura originaria de la compañía japonesa Link Factory, especializada en efectos especiales.

Momo fue exhibida en la exposición Ghost Gallery que Link Factory celebró en agosto de 2016, se dice que entre los autores de la obra está Midori Hayashi, conocido por hacer muñecas extrañas que parecen una fusión entre humanos y animales.

Peligrosos juegos virales: Colgarse con una soga y ser acosado hasta el suicidio

4,205,468FansMe gusta
129,377SeguidoresSeguir
289,446SeguidoresSeguir
16,411SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano