Busca en El Ciudadano

Salen a la luz fotos de las esclavas sexuales que Japón usaba en la Segunda Guerra Mundial

Las mujeres fueron rescatadas en China durante la liberación de pueblos dominados por Japón

Salen a la luz fotos de las esclavas sexuales que Japón usaba en la Segunda Guerra Mundial

Autor: Andrea Peña
06/07/2017

Las mujeres fueron rescatadas en China durante la liberación de pueblos dominados por Japón. Es la primera vez que se muestran en video a las «mujeres de confort

 

Los archivos permanecieron ocultos y olvidados durante 73 años. Las imágenes, impactantes, muestran el momento en que esclavas sexuales coreanas capturadas por Japón son liberadas por tropas norteamericanas y chinas. Era 1944 y la Segunda Guerra Mundial estaba en su punto más feroz.

El video, en blanco y negro, es el primero que exhibe las condiciones en que estaban las mujeres que eran utilizadas por los soldados del ejército japonés para sus placeres. Puede observarse cómo una de ellas, en una blusa sucia, conversa con uno de los oficiales chinos que participó de la operación.

Siete mujeres son rescatadas por soldados norteamericanos y chinos. Estaban bajo el control de soldados japoneses que las utilizaban para sus placeres sexuales (Archivos Nacionales de EEUU)

Siete mujeres son rescatadas por soldados norteamericanos y chinos. Estaban bajo el control de soldados japoneses que las utilizaban para sus placeres sexuales (Archivos Nacionales de EEUU)

Las imágenes salieron se hicieron públicas luego de un trabajo hecho por historiadores coreanos en los Archivos Nacionales de los Estados Unidos. Las víctimas, conocidas como «mujeres de confort» durante ese periodo están en pésimo estado y visiblemente conmovidas. Una, incluso, aparenta estar embarazada.

Según la información dada por los responsables de la investigación académica, la escena del rescate transcurre en Songshan, en la provincia de Yunnan, China, uno de los lugares sometidos por el imperio japonés durante sus años de expansión y conquista. Las imágenes fueron halladas por un grupo de estudiantes y profesores de la Universidad de Seúl y del gobierno de Corea del Sur. «Es una evidencia crucial sobre la disputa con Japón sobre la esclavitud sexual«, indicó Sung Kong Hoe, quien participó del trabajo presentado hoy.

Las imágenes en video son las primeras que salen a la luz pública. Siempre se vieron fotografías y se conocieron testimonios. El tema es uno de los más sensibles en la agenda bilateral entre Corea del Sur y Japón

Las imágenes en video son las primeras que salen a la luz pública. Siempre se vieron fotografías y se conocieron testimonios. El tema es uno de los más sensibles en la agenda bilateral entre Corea del Sur y Japón

Estas mujeres eran muy jóvenes, en la inmensa mayoría, eran secuestradas de sus propios hogares. En muchos casos, también, eran engañadas ya que se les aseguraba que se les iba a ofrecer un trabajo en las fábricas o en los restaurantes y terminaban siendo encarceladas en las «estaciones de consuelo» en otros países.

Allí eran retenidas a punta de pistola y violadas.

Los japoneses apostaban por la existencia de estas «estaciones de consuelo» en un intento de evitar las violaciones cometidas por los propios soldados japoneses y que provocaban hostilidades con la población de los territorios ocupados. Se basaron en el sistema de organización de la prostitución en Japón que era conocido por su carácter más o menos abierto y por estar muy organizado.

Pero, las estaciones de consuelo no cumplieron su objetivo: las violaciones no sólo no mermaron, sino que aumentaron; como sucedió con el contagio de enfermedades venéreas entre los soldados japoneses.

 

Al no existir documentación oficial, no se conoce con exactitud el número de mujeres que sufrieron esta pesadilla, aunque se piensa que el número podría ser de unas 2000 coreanas y de hasta 200.000 mujeres de diferentes nacionalidades.

Las mujeres debían proveer de servicios sexuales a los soldados y a los oficiales de alto rango desde la mañana hasta las siete de la noche, no tenían horarios ni tiempos de descanso, además de que se conocen casos de mujeres que tuvieron que estar con 70 u 80 hombres durante un mismo día.

Algunas imágenes son realmente crudas:

El tema es uno de los más sensibles en la agenda bilateral entre ambos países y una herida difícil de cerrar. Para la mayoría de los coreanos, simboliza los abusos que Japón ejerció durante su penetración en la península entre 1910 y 1945. Los burdeles con «mujeres de confort» -el eufemismo usado en la época- eran comunes en las ciudades del Pacífico que estaban bajo el poder imperial.

Las imágenes expuestas por las autoridades e investigadores coreanos hoy exhibe el estado en que se encontraban las víctimas bajo la dominación japonesa. En 2015, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se disculpó con Corea por el abuso durante esa época y ofreció una compensación de unos siete millones de dólares para las familias de las víctimas.

blasting news/infobae


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones