Arte Internacionalista

La Internacional Progresista presenta su plataforma artística, Arte del Internacionalismo
Publicado en

Wire

0 0


La plataforma de la Internacional Progresista, Arte del Internacionalismo, explora el papel del arte y la cultura en la imaginación y configuración del internacionalismo del siglo XXI.

El siguiente texto fue redactado y respaldado por varixs artistas y trabajadorxs culturales de todo el mundo, cada unx de lxs cuales invirtió en el patrimonio cultural y la importancia contemporánea del arte y la cultura en la lucha internacionalista. Si quieres participar en el Arte del Internacionalismo, escribe a [email protected].

El pasado, el futuro: El arte y nosotrxs en medio

El arte del internacionalismo se construye a partir de una comprensión del mundo basada en el lugar, fundamentada en historias localizadas, arraigada en nuestras comunidades y tierras, e íntimamente conectada a través de las geografías, apoyando nuestras luchas compartidas por la igualdad y la justicia social. El arte del internacionalismo representa tanto el oficio de organizar solidaridades transnacionales y planetarias, como el énfasis en el papel fundamental del arte y la cultura internacionalista que ayuda a configurar nuestras luchas y deseos comunes.

El internacionalismo, en la historia y en la actualidad, defiende el arte y la cultura como parte de la propiedad común en la gobernanza y el cuidado compartidos, porque contribuye a nuestra imaginación colectiva de igualdad y justicia social. Para transformar el mundo, es necesario imaginar el cambio y darle forma, tacto, sonido, gusto, sensación y tiempo. El arte y la cultura internacionalista provocan el deseo de un cambio material para asegurar formas de vida igualitarias. Es parte de la transformación cultural, económica y política que el mundo necesita desesperadamente.

En el sistema del capitalismo globalizado, las obras de arte más visibles se han convertido en acciones o activos[i5] y lxs artistas de mayor éxito comercial se han convertido en empresas. Para el 1% más rico, el arte se ha convertido en una oportunidad de inversión confiable con atractivos beneficios fiscales. Nosotrxs, como pueblos, podemos acceder a algunas de estas obras de arte en museos y galerías en principio públicos, pero la mayoría de nosotrxs estamos en gran medida privadxs del arte acaparado en los puertos francos y palacios privados de lxs ultrarricxs.

El arte y la cultura acumulados por una décima parte del 1% más rico es parte de su mundo, no del nuestro. El arte y la cultura del mundo que queremos es internacionalista, popular y comunitario. Es la cultura material de nuestros movimientos sociales, el lenguaje del contrapoder que nos mantiene unidxs como un «nosotrxs» insistente y pluralista. Es un arte que se basa en nuestras luchas compartidas para configurar nuevas solidaridades planetarias y poder popular. No solo para afirmar quiénes somos, sino para imaginar las comunidades en las que aún estamos por convertirnos: pueblos en construcción.

El arte y la cultura internacionalista surgen en y a través de las luchas internacionalistas, cada una de las cuales es específica a un lugar y tiempo. En cada uno de estos movimientos, lxs artistas y trabajadorxs culturales desempeñan un papel para ayudar a imaginar la transformación de nuestras sociedades, ya sea en lo que respecta a la autodeterminación indígena, las revoluciones socialistas, los levantamientos anticoloniales, los derechos civiles y la liberación negra, la sindicalización de la clase trabajadora, la resistencia antifascista, antirracista y antiimperialista, el feminismo, los movimientos LGBTQIA+, las naciones sin Estado, las organizaciones de migrantes indocumentadxs y refugiadxs, los derechos de lxs discapacitadxs o la justicia climática. Si bien cada una de estas luchas es particular a su contexto, un cambio específico logrado a través de cualquiera de ellas es simultáneamente un cambio para el mundo.

El arte y la cultura siempre han formado parte de los esfuerzos populares para hacer visibles las injusticias del pasado y del presente, y dar forma a futuros nuevos y justos. Esta es la trayectoria de la imaginación artística y cultural radical a la que se alinea la plataforma del Arte del Internacionalismo y a través de la cual pretendemos crear nuestras propias formas de arte internacionalista, así como sus infraestructuras para la creación de arte, la distribución cultural y el intercambio generoso.

La capacidad de hacer visibles las injusticias e imaginar nuestros mundos de nuevo pertenece a cada unx de nosotrxs. Contribuye y fortalece nuestro sentido de pertenencia y compromiso crítico con las realidades que habitamos, mientras conecta comunidades de todo el mundo con un propósito común. El arte y la cultura internacionalista no sólo contribuyen a configurar este contrapoder en nuestro pasado y presente, sino que también nos ayudan a imaginar las comunidades en las que hemos de convertirnos a través de los muchos mundos de solidaridad internacional, transnacional, planetaria, terrestre, comunitaria y cosmopolita que creamos juntxs.

Arte del Internacionalismo en la práctica

Nuestro objetivo es que la plataforma Arte del Internacionalismo:

1. Hacer que el arte sea comunitario

La imaginación pertenece a todxs. Lxs artistas y trabajadorxs culturales desarrollan competencias específicas que deben ser reconocidas, pero la alegría y la experiencia emancipadora de hacer arte, música y teatro deben ser accesibles para todxs. Es fundamental eliminar las barreras de cualquier tipo para que la mayoría de los pueblos puedan acceder al patrimonio artístico y cultural común, así como participar en su creación, ya que se trata de bienes comunes que se definen contínuamente de forma colectiva. Por consiguiente, nos proponemos desarrollar un arte y una cultura comunitarios que re-imaginen el internacionalismo del siglo XXI en forma de símbolos, carteles, vídeos, publicaciones, proyectos públicos y manifestaciones (digitales), a los que se pueda acceder o compartir, estudiar y experimentar de forma gratuita. Nuestro arte y cultura desean viajar tan lejos como nuestras solidaridades, y eso significa que iniciaremos y apoyaremos formas generosas de cultura pública distributiva en línea y fuera de línea.

2. Apoyar a miembros de la IP y campañas aliadas

El arte y la cultura son parte de la lucha. Para crear el cambio primero debemos imaginar el cambio. Por lo tanto, lxs artistas y trabajadorxs culturales que están involucradxs en, alineadxs con, o inspiradxs por los movimientos populares de justicia social e igualdad son esenciales para el éxito de estos movimientos. El arte y la cultura internacionalista se basan en la creatividad colectiva de los movimientos populares y nuestro objetivo es contribuir con un trabajo artístico y cultural crítico y solidario en relación con los partidos políticos progresistas, los sindicatos, las organizaciones indígenas y los movimientos sociales que forman parte de la Internacional Progresista, así como sus aliadxs.

3. Explorar las pedagogías del arte y la cultura internacionalista

Nuestro objetivo es aprender de y contribuir a las largas historias del arte y la cultura de los pueblos originarios y las naciones sin Estado, las revoluciones anticoloniales y socialistas, los movimientos por los derechos civiles y la liberación negra, el antirracismo, la clase obrera, el feminismo, la comunidad LGBTQIA+, los derechos de lxs refugiadxs y de lxs discapacitadxs y ecológicos, para crear nuevas narrativas pluralistas de arte internacionalista. A diferencia de las trayectorias eurocéntricas del arte que se han centrado en el llamado “genio masculino blanco moderno individual”, buscamos explorar y experimentar con pedagogías líderes en educación mutua y narración interseccional.

4. Aliar instituciones progresistas comunitarias

Muchos museos, teatros y centros culturales sufren las presiones autoritarias y neoliberales de gobiernos y corporaciones. Hacemos un llamado a lxs actores progresistas dentro de las instituciones existentes a que trabajen con nosotrxs para apoyar la creación, circulación, investigación y educación del arte y la cultura internacionalista. A través de este trabajo, pretendemos desarrollar una infraestructura internacionalista del arte y cultura bajo propiedad, gobierno y cuidado comunitarios.

5. Abolir el racismo cultural, el patriarcado y el fascismo

El imperialismo, el colonialismo, el fascismo y sus narrativas racistas y patriarcales han intentado borrar las contribuciones culturales y artísticas de lxs indígenas, lxs negrxs [VG14] y los pueblos de color, la clase obrera, las mujeres, la comunidad LGBTQIA+, las naciones sin Estado, lxs refugiadxs e indocumentadxs y las personas con capacidades diferentes. Nos comprometemos con el proyecto de descolonización y lucha antifascista en nuestra plataforma y en las instituciones culturales en general pidiendo una redistribución estructural del poder, reparaciones coloniales y cuotas para hacer cumplir la igualdad de representación y protagonismo. Rechazamos la supremacía fabricada de la historia del arte occidental y reconocemos y construimos sobre la herencia de las historias pluralistas anticoloniales y anticapitalistas del arte y la cultura que han estallado en las luchas populares en todo el mundo. Nos resistimos a la instrumentalización del arte para fines autoritarios de cualquier tipo.

6. Defender los derechos de lxs trabajadorxs culturales

El arte y la cultura requieren trabajo. Lxs artistas y trabajadorxs culturales contribuyen a los bienes comunes culturales y generan valores sociales. Su trabajo debe ser reconocido como tal, pagado y lxs artistas merecen los mismos beneficios sociales que cualquier otrx miembro de la sociedad. Invitamos a los organismos organizativos de trabajadorxs culturales a que se unan a la plataforma del Arte del Internacionalismo para hacer un frente común en favor de una remuneración adecuada y de la seguridad social, incluyendo la licencia parental y la jubilación.

7. Sostener los movimientos sociales

Invitamos a lxs artistas y trabajadorxs culturales a contribuir para apoyar a las organizaciones miembros de la Internacional Progresista y a nuestrxs aliadxs. Si bien nuestro objetivo es un futuro del arte que no se base en el mercado, en situaciones de urgencia organizaremos actividades de recaudación de fondos, ya que pueden ser una forma de canalizar los recursos existentes para proporcionar recursos esenciales y oxígeno a nuestros objetivos e ideales.

De la misma manera que el arte y la cultura internacionalista contribuyen a imaginar y configurar muchos mundos pasados, presentes y futuros, este texto de principios y prácticas se transformará continuamente a medida que crezca la comunidad de artistas y trabajadorxs culturales en la plataforma del Arte del Internacionalismo. Por lo tanto, este texto será revisado y modificado cada dos años.

Moussa Ag Assarid es un escritor, narrador, periodista y activista nacido en el Sahara entre Tombuctú y Gao. Escribió varios libros, entre los cuales se encuentra Children of the Sand: A Tuareg School (2008), y actualmente está desarrollando recursos de energía solar en el norte de África. Como activista político, Ag Assarid participa en las coaliciones de los pueblos kel tamasheq (tuareg), songhai, fula y árabe para aumentar los derechos políticos en la región del Sáhara y el Sahel (Azawad).

Zdenka Badovinac es curadora y escritora. De 1993 a 2020, ha sido directora de la Moderna galerija de Ljubljana (MG+MSUM). Su libro más reciente es Comradeship: Curating, Art, and Politics in Post-Socialist Europe (Independent Curators International [ICI], Nueva York, 2019). Badovinac es miembro fundadora de la confederación de museos L’Internationale.

Libia Castro (España) y Ólafur Ólafsson (Islandia) comenzaron a trabajar juntxs en 1997. Están basadxs en Rotterdam y se alojan y trabajan regularmente en Reykjavik y Málaga. Son artistas colaborativxs y multidisciplinarixs cuya práctica es informal, crítica y sociopolítica. Se han unido a grupos de activistas y han invitado a otrxs artistas, profesionales y personas de todos los ámbitos a trabajar en conjunto a través del arte y el activismo.

Chto Delat (¿Qué se debe hacer?) es un colectivo que fue fundado a principios de 2003 en San Petersburgo por un grupo de artistas, críticxs, filósofxs y escritorxs con el objetivo de fusionar la teoría política, el arte y el activismo.

Concerned Artists of the Philippines (Artistas Preocupadxs de Filipinas) es una organización de artistas y trabajadorxs culturales filipinxs comprometida con el avance de la libertad de expresión y el movimiento popular por la justicia, el nacionalismo y la democracia. Fue co fundada en 1983 por Lino Brocka, Artista Nacional de Cine.

Disarming Design from Palestine es una plataforma que provoca la reflexión para el desarrollo y la presentación del diseño contemporáneo de Palestina, difundiendo narrativas alternativas acerca de la vida bajo ocupación e invirtiendo en prácticas creativas como formas de resistencia y resiliencia.

Charles Esche es curador y escritor, miembro del Movimiento Democracia en Europa 2025 (DiEM25) y director del Van Abbemuseum de Eindhoven. Van Abbemuseum es miembro de la confederación de museos L’Internationale, una cooperación con seis instituciones europeas.

Etcétera es un colectivo multidisciplinario creado en Buenos Aires en 1997. En 2005, junto con otrxs artistas y activistas, ayudaron a fundar el movimiento Internacional Errorista, una organización que reivindica el error como filosofía de vida.

iLiana Fokianaki es una escritora y curadora radicada en Atenas y Rotterdam y la directora de State of Concept Athens, la primera institución de arte contemporáneo de Atenas que promueve la práctica social y política de lxs artistas y trabajadorxs culturales griegxs e internacionales.

Varsha Gandikota-Nellutla es una activista feminista de Hyderabad, India. Es coordinadora del Plan, la plataforma de políticas de la Internacional Progresista (IP), y miembro del Gabinete, el cuerpo ejecutivo de la IP.

Paweł Wargan es el Coordinador del Secretariado de la Internacional Progresista, el órgano encargado de llevar a cabo las actividades diarias de la organización. Originario de Gdańsk (Polonia), en la actualidad reside entre Berlín (Alemania) y Moscú (Rusia).

Quinsy Gario es un artista visual y de performance y poeta nacido en Curazao y criado en San Martín, que actualmente trabaja en los Países Bajos. Se enfoca en el recuerdo descolonial y las acciones que ese recuerdo puede engendrar. Su obra más conocida, Zwarte Piet Is Racisme (2011-2012), critica el conocimiento general que rodea a la figura racista holandesa y la práctica de «Zwarte Piet» (El Negro Pedro).

Paul Goodwin es un curador, investigador y teórico urbanista radicado en Londres. Los intereses de investigación y curaduría de Goodwin abarcan los campos del arte transnacional, el urbanismo y la práctica curatorial con un enfoque en el arte y las culturas visuales de la diáspora africana. El profesor Goodwin es presidente de Arte Contemporáneo y Urbanismo y director del Centro de Investigación TrAIN (Arte, Identidad y Nación Transnacionales, por sus siglas en inglés) de la Universidad de las Artes de Londres.

Diyar Hesso es cineasta, profesor, productor, organizador, teórico del cine revolucionario y cofundador de la Comuna de Cine de Rojava, en la región autónoma de Rojava, Kurdistán Occidental (Norte de Siria). Es productor de The End Will be Spectacular (Ersin Çelik dir., 2019) y director de fotografía de Stories of Destroyed Cities (Sêro Hindê, 2016).

Maria Hlavajova es una directora general y artística fundadora de BAK, basis voor actuele kunst, Utrecht, desde 2000. En 2008-2016 fue Directora Artística y de Investigación de FORMER WEST. Hlavajova ha instigado y (co)organizado numerosos proyectos en la BAK y más allá, incluyendo las series Propositions for Non-Fascist Living (2017-en curso), Future Vocabularies (2014-2017), y New World Academy (con el artista Jonas Staal, 2013-2016).

María Inés Plaza Lazo es escritora, crítica de arte, curadora y fundadora y editora de Artes de la Clase Obrera. También es fundadora de L’Union des Refusés, una organización global antiburocrática basada en El Holograma (Cassie Thornton, 2020), un modelo intercambiable de trabajo colectivo inspirado en las Clínicas Griegas de Solidaridad para ayudar a lxs trabajadorxs (del arte) a convertir el mundo del arte en un sistema de apoyo mutuo. Vive y trabaja entre Berlín y Guayaquil, Ecuador.

Lisa Ito es escritora, curadora y trabajadora cultural. Es la Secretaria General de Artistas Preocupadxs de Filipinas, una organización de artistas y trabajadorxs culturales progresistas con sede en Filipinas.

Komîna fîlm a Rojava (Comuna de Cine de Rojava) es una asociación cultural que fue fundada en 2015 por cineastas locales e internacionales en el contexto de la revolución de Rojava. La comuna crea y proyecta películas, apoya cineastas locales y capacita nuevos talentos para recuperar la cultura del cine en la región.

Sven Lütticken enseña historia del arte en la Vrije Universiteit de Amsterdam y teoría en el Instituto de Arte Holandés. Es el autor de Secret Publicity: Essays on Contemporary Art (2006), Idols of the Market: Modern Iconoclasm and the Fundamentalist Spectacle (2009), History in Motion: Time in the Age of the Moving Image (2013), y Cultural Revolution: Aesthetic Practice after Autonomy (2017).

MARCH es una revista internacional de arte y estrategia fundada por Sarrita Hunn y James McAnally y publicada por The Luminary (St. Louis, MO, E.E. U.U). MARCH adopta la publicación como un acto de protesta para abordar los temas sociales y políticos críticos de nuestro tiempo.

Golrokh Nafisi es un ilustrador, animador y fabricante de títeres que experimenta con actuaciones en el espacio público. Nafisi trabaja a través de cuerpos e ideologías para imaginar y dar forma a nuevas modalidades de acción colectiva.

Not An Alternative (No Es Una Alternativa) es un colectivo que trabaja en la intersección del arte, el activismo y la teoría. Tiene la misión de afectar la comprensión popular de los eventos, símbolos, instituciones e historia. A través de una investigación crítica y un diseño comprometidos, el grupo cura y produce intervenciones en el espacio material e inmaterial reuniendo herramientas del arte, la arquitectura, el diseño de exposiciones y la organización política.

Ahmet Öğüt vive y trabaja en Amsterdam y Estambul. Como iniciador sociocultural y artista transversal, Öğüt busca constantemente colaboradorxs fuera del mundo del arte, encontrando formas únicas de abordar cuestiones sociales complejas que van desde la migración hasta los disturbios civiles.

Gabriel Silveira es un director creativo y escritor brasileño radicado en Barcelona. Fundador de Contra, una agencia creativa de estrategia enfocada en apoyar movimientos políticos y sociales.

Kuba Szreder es un curador interdependiente, autor y conferencista que vive en Varsovia, coopera con consorcios de post-artistas y participa en las luchas de lxs trabajadores del arte.

Jonas Staal es un artista radicado en Rotterdam y Atenas cuyo trabajo aborda la relación entre el arte, la democracia y la propaganda. Es el fundador de la New World Summit (Nueva Cumbre Mundial) y trabaja con varias organizaciones políticas, como DiEM25 y el gobierno autónomo de Rojava.

The Anti-Fascist Year (El Año Antifascista) en Polonia es una iniciativa de alcance nacional promovida por una coalición de instituciones públicas, ONGs, movimientos sociales, colectivos de arte, artistas individuales y activistas. Su objetivo es conmemorar a todxs lxs activistas antifascistas que resistieron activamente al fascismo en el pasado y oponerse a la reaparición en el dominio público de los movimientos neofascistas y neonazis, así como de todos y cada uno de los partidos que respaldan e idolatran las ideas, el discurso y las prácticas fascistas.

We Sell Reality (Vendemos Realidad) es un colectivo de código abierto de diseñadorxs sociales indocumentadxs y documentadxs que crea productos, instalaciones e intervenciones públicas con el objetivo de proporcionar una visión de la vida de lxs refugiadxs indocumentadxs, buscando soluciones prácticas que puedan mejorar las condiciones de vida de lxs refugiadxs en el limbo.

What, How & for Whom/WHW (Qué, Cómo y para Quién) es un colectivo curatorial formado en 1999 y con sede en Zagreb y Berlín. Sus miembros son Ivet Ćurlin, Ana Dević, Nataša Ilić y Sabina Sabolović, y el diseñador y publicista Dejan Kršić.

Didem Pekün combina investigación y práctica. En sus películas de ensayo, aborda cómo la violencia y el desplazamiento definen y destruyen la vida. Miembro fundadora del Centro para la Justicia Espacial (MAD) de Estambul, es doctora en Culturas Visuales por Goldsmiths, y actualmente es becaria de la Escuela de Postgrado / Centro de Estudios Avanzados en Artes y Ciencias de Berlín @ UdK, Berlín.

Shela Sheikh es profesora en Goldsmiths, Universidad de Londres, donde convoca el Máster en Cultura Postcolonial y Política Global y el programa de Doctorado en Estudios Culturales. Su investigación actual se centra en el colonialismo, la botánica y la política de plantar.

The Wire


Comparte 👍

Comenta 💬