Entrevista

«Dina Boluarte ha cometido crímenes contra la humanidad»

Una amplia entrevista con un abogado indígena de Perú sobre la escalada represiva del gobierno "usurpador" de Dina Boluarte en Perú.
Publicado en

Wire

0 0


Esta entrevista se realizó el 10 de enero de 2023 a un abogado indígena y dirigente de un movimiento social de Perú que ha solicitado el anonimato por su seguridad.

Internacional Progresista: ¿Usted podría describirnos cómo se siente ahora la situación en Perú?

Anónimo: Para nosotros, para la gran parte del Perú, en especial en el Sur y en los sectores indígenas, Pedro Castillo continúa siendo el Presidente constitucional.

Creemos que Dina Boluarte es una usurpadora y es una gobernante ilegítima que no ha asumido conforme las reglas de la Constitución porque la votación que eligió el congreso fue de 102 votos y la Constitución establece que debe ser de 104 votos.  No respetaron el procedimiento constitucional. No se habla mucho de esto, pero este es un asunto que — al menos en el sur en los sectores indígenas – pesa bastante, además de la propia ilegitimidad de la señora Dina. 

Nosotros nos sentimos — tratando de hacerme cierta vocería del sector rural del sur — nos sentimos muy indignados, atropellados. Hubo un racismo desde el primer día contra nuestro Presidente. Lo consideraban, en palabras de ellos, un incapaz. En palabras de ellos, le decían burro. Se burlaban de su forma de hablar intelectuales, limeños, blancos. 

Y esa era una ofensa que parecía ser contra él. Pero en realidad era contra todos nosotros y nosotras contra todos los indígenas. Porque hablamos así. Venimos de este orígen. Puede ser un estudiante, pero no niego a mi mamá, mis abuelos. Hablamos así y se burlaron.

Y desde el primer día hicieron todo lo posible para poder imposibilitar un gobierno, para poner trabas. Y en los últimos días, el Presidente se vio cercado atrozmente por la Fiscalía general y en nuestra consideración, eso lo llevó a tomar una decisión equivocada en términos políticos, pero no en términos legales ni penales.

Decisión equivocada quizás desde un punto de vista estrictamente constitucional, pero quizás también acorde a las necesidades de lo que pedía el pueblo. Porque él cierra el Congreso y llama una nueva Constitución a una asamblea constituyente. A las 2 horas, lo tenían apresado el cuello. Lo tenían vejado públicamente. Claro, si nos basamos en el margen formal de esta Constitución, era incorrecto lo que hizo. Pero si nos basamos en la sustancia de lo que es este país, esta Constitución siempre nació espúrea, nació incorrecta y era un corset para afectar al país, para beneficiar a los extranjeros.

Entonces, si nos basamos en la legitimidad, en lo que el pueblo quería, esto es una realidad extrajurídica, extraformal. Hizo bien él en hacer eso. Pero claro, los mecanismos formales automáticamente actuaron como mecanismos formales diseñados por la derecha y para favorecer a la derecha y a los intereses extranjeros. Entonces en este contexto, nosotros nos sentimos muy molestos, profundamente molestos.

Vamos a un mes de protestas en el Perú y no vamos a parar. Vamos a ir hasta el final. Eso te podría decir como una introducción.

IP: Estamos hablando, sólo unos días después de la masacre que dejó 17 personas muertas en Puno. Ya más que 40 personas han muerto desde que Dina Boluarte ha asumido la presidencia. Podría describir lo que ocurrió en estas masacres? 

A: En Perú han habido tres masacres desde que Dina Boluarte ha asumido el cargo. Y no se dice. 

La primera masacre a los cuatro días que ella asume el cargo en Abancay, donde matan a siete jóvenes en un solo día. Pensábamos que ha sido hacer suficiente para que las cosas cambiaran y sacar a su Ministro de Defensa de este entonces Otárola, tenemos muy en cuenta este nombre Otárola. 

Pero a los tres días, Ayacucho otra región del sur, se levanta y se da la segunda matanza, donde en el aeropuerto, los militares — que no los policías, los militares —  matan a seis jóvenes, dos menores de edad y dejan como 50 heridos. Segunda matanza. 

Y la tercera matanza es la que ocurrió hace tres días en Puno, donde ya no está Otárola como Ministro de Defensa, sino está como Premier, primer Ministro. Lo premiaron por las dos primeras matanzas y asumió como Premier. La indolencia de esta presidenta. Es indolencia porque todos los sectores le dijeron ‘no está bien que mantengas ese señor,’ y lo premian una ofensa de las dos primeras masacres. 

En esta tercera masacre se murieron, en un solo día, han muerto 22 personas. En 3 horas murieron 15 personas disparadas. Disparos en la cabeza, en el pecho, en el cuello. Y una de estas balas, bueno, varias de estas balas, eran balas explosivas que entraban al cuerpo y explotaban. Una bala que entró al pulmón explotó y le reventó el pulmón. No es normal. Son un armamento de guerra. 

Nos ven como enemigos. No nos ven como ciudadanos. Nos ven como enemigos a quienes destruir, maniatar, asustar, intimidar. 

Muchos estamos asustados, auto censurados de opinar. Tenemos miedo. La resistencia que estamos acá en Lima tenemos miedo. Y es una ciudad enemiga. Somos indígenas acá y nos preocupa. Pero ahí en el sur, los matan. Dicen, ‘quisieron proteger un aeropuerto.’ Para proteger un aeropuerto matas a personas?

Lo que está sucediendo estos días es algo terrible. Son crímenes de lesa humanidad que van a tener que ser juzgados en la Corte Penal Internacional de Justicia. Ya el presidente Boric ha pedido eso, el presidente Petro ha pedido eso y esperamos en cualquier momento más presidentes se unan para que se investigue por crímenes de lesa humanidad. 

Lo que está haciendo es equivalente a lo que han hecho diversos dictadores y asesinos en el mundo. Esto es limpieza étnica. Es el inicio de eso. Y si no se limpieza étnica es asesinato contra etnias específicas porque son netamente indígenas — o quechuas o aymaras — que no son ciudadanos para la Lima — blanca, colonial, conectada a Miami, conectada a la derecha fascista del mundo. Y no es que esto sea un tema de las izquierdas. Los indígenas no somos de izquierdas necesariamente.

Esto es un tema contra todo un sector del país que son propietarios de riquezas. Porque nosotros somos los dueños de las riquezas. El oro es nuestro, la plata es nuestra, el litio es nuestro. Pero ellos no lo aceptan. Todo es parte de una política extractivista. Es una lucha muy fuerte. Podría yo decir de étnias inclusive, de blancos descendientes de españoles. 

Sí, todos ellos son descendientes de españoles. Dina Boluarte es una indígena, no se asume indígena. Pero su rostro es indígena. Proviene de una región indígena del sur, habla quechua, pero trabaja para ellos. 

IP: ¿Por qué sigue el pueblo en la calle para manifestarse, a pesar de tanta represión violenta?

A: Buena pregunta. Mira, creo que esa es la pregunta más importante de todas. Porqué movimientos de protesta siempre han habido, políticos, se podría decir. Si no está de acuerdo con un gobernante, protesta. Pero puede ser que quede allí. Y tú dices ‘¿Por qué seguimos saliendo a pesar de tantas muertes?’ Y la respuesta? Ya he andado con varios sociólogos y politólogos están analizando la situación. Pero también creo que quienes estamos en el sector indígena, lo sabemos. Es la primera vez en 200 años que un indígena pobre humilde llegó a la presidencia. Un profesor. Cuando yo miraba su rostro como indígena, me miraba a mí mismo, miraba a mis familiares, a mis tíos, su ser. Nunca hemos visto un peruano en el poder.

Cuando él llegó, llegamos todos. Llegamos todos. Fue la primera vez que llegamos todos. No llegamos bien. Es verdad que el presidente a veces también cometió muchos errores. Pésimos errores. Se rodeó de personas equivocadas. Pero allí estábamos. Entramos a palacio de gobierno. Él invitaba a muchos indígenas, líderes sociales, niños. Era distinto. 

Y es por eso que todas estas revueltas son por una identificación indígena, de clase, de identidad. No vamos a permitir que Dina siga haciendo y usurpando este poder. Ella tiene que salir del cargo porque ella no nos representa porque no le elegimos. Elegimos a Pedro Castillo. Nos han quitado la democracia, nos han arrebatado el poder que lo habíamos ganado democráticamente por primera vez en 200 años de colonia y 500 desde España, si contáramos. Es medio milenio. Esa es la diferencia y no vamos a acabar. 

Dicen que esta no es una demanda por temas puntuales de salud. No están pidiendo agua. No están pidiendo algo. Viendo representatividad, queremos que se cambien el orden de las cosas. Ya no queremos estar acá. Queremos estar iguales con Lima. Y sí, si esto lo podemos ver como un conflicto de Lima versus regiones, lo es. Y en el fondo no es otra cosa más que una herencia de toda esta estructura colonial. 

Queremos cambiar eso. Tenemos que ir a una nueva refundación. Creemos que eso pasa por una nueva constitución, una constitución indígena, plurinacional en la que tengamos representación. Porque la constitución que se hizo fue con un grupo de hombres blancos elegidos a dedo por un dictador llamado Fujimori.

IP: ¿Cómo Ud ve las posibilidades para una constitución así? Me parece que el pueblo se está consolidando en torno a esta exigencia de una nueva constitución como su principal demanda. 

A: Yo, hace un año, yo creía que no era factible. El día en que Pedro Castillo disuelve el congreso, llama a una asamblea constituyente, y a las 2 horas lo meten preso por sedición. En ese momento — un trasvase del poder, un vacío de poder – él trasladó el poder que él tenía en sí mismo a todo el pueblo. 

Y eso es un acto muy, muy sabio que recién estoy viendo. Él ha transferido el poder y la responsabilidad de nuestro destino a nosotros el día que renunció. No era lo ideal, era así que él mismo llevara el año. Pero eso fue casi mágico porque ha transferido todo el poder al pueblo. 

El pueblo ahora está convencido. En el sur él quiere una nueva constitución. Estamos teniendo marchas. Nos están matando, nos están asesinando. Quien sabe si lleguemos a 500 muertos. Pero la forma, lo orgánico, lo sistemático de este movimiento, me lleva a la conclusión de que el contrato social — como lo establece Hobbes — en Perú, está quebrado. 

Y a la derecha lo entienden. Yo creo que es cuestión de tiempo para que ellos también sean conscientes de que si quieren estar bien con nosotros, hagamos un nuevo contrato y compartamos en la casa. A ‘new agreement’, a ‘new deal’ si lo podríamos llamar. 

Porque de lo contrario, no hay casa, no hay empleo, no hay minas. ¿Quieres tu mina? No vas a tener mina. ¿Quieres tu euroimportadora millonaria? No va a ver eso. Tienes que estar bien con nosotros. Eso, antes era impensable decirlo. Pero a raíz de todo lo que está sucediendo ahora es más factible y viable porque la nomía social y la liquiebre social es tan alta. Y ya la economía y el negocio capitalista no pueden ubicarse en esta situación, en este contexto social, fruto de que Pedro transfirió prácticamente el poder al país. 

Y hay que decirlo también, fruto de nuestros héroes que han sido asesinados por Dina Boluarte, nuestros 40 héroes. Esa sangre se multiplica por millones, como dijo Tupac Amaru y crea las bases, la conciencia económica, social, cultural y política para que inclusive la clase gobernante sepa que este sistema tiene que refundarse. 

El sur está parado, las minas están paradas, las exportadoras están paradas. Obras millonarias, millonarias, inversiones millonarias no están funcionando. Los hoteles, los riquísimos de Cusco de ultra millonarios están parados. Acaso le queda un nuevo contrato si queremos seguir adelante, que este país sea viable económicamente. Ya a ese nivel estamos, aún cuando estamos todavía cuesta abajo, el camino hacia lente, hacia arriba es muy fuerte. Lo que te digo, obviamente es un horizonte que yo creo que podría tardar quizás un año o menos, o mucho menos. 

Pero ya las cosas están calentándose en Perú. El pasto está quemándose, la pradera está incendiándose y ese incendio está llegando cada vez más lejos. 

Es una situación bien delicada también. El lado triste son nuestras muertes, son nuestros hermanos caídos, las familias destruidas, las madres que lloran. Es muy triste, muy triste. 

IP: ¿Qué papel puede desempeñar la solidaridad internacional para apoyar estas fuerzas populares, indígenas, campesinas en Perú en este momento? 

A: Es una gran pregunta, se me ocurre primero a través de la comunicación, rebotar todas las noticias, seguir a los peruanos en Twitter, seguir a lo que están hablando, seguir a los radios indígenas, líderes indígenas, empezar a conectar con los organizaciones peruanas que tiene en el exterior que también tienen mucho contacto con nosotros y nos ayudan.

Es importante también la parte legal a través de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a través de la Corte Penal de Justicia. Y un asunto importante es que empiecen a canalizar con gobiernos amigos, insistan con Petro, insistan con Chile, con Boric para que ellos, a través de sus abogados, puedan presentar demandas contra Dina Boluarte en la Corte Penal Internacional y medidas a través de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Boric lo ha pedido ayer a través de un tweet. Pero en serio que eso se plasma a través de un abogado de Chile que presenta un escrito contra Dina Boluarte. Sólo los Estados pueden actuar así. Es importante que como estados hay esa presión. Necesitamos esa ayuda. 

También necesitamos por ahora alimentos, comida. Hay, pero en el Sur se está sufriendo mucho de la pobreza. Hay muchas muertes de gente humilde. No tienen cómo enterrar a sus muertos. En ese aspecto todavía falta conectar un poco la cadena de ayuda económica. Yo mismo todavía no pediría todavía ese apoyo, pero si hay una necesidad habrá que ver cómo estructurar eso. 

IP: Si las fuerzas del statu quo y de la derecha cierran el paso a una nueva Constitución, obviamente este movimiento popular que ha despertado no se parará ahí. Algunos han hablado de una división del país, o un paro nacional, o otras posibilidades. Cómo ve el final de esta crisis, si no termina con una nueva Constitución?

A: Mira, yo lo que veo es el inicio de una revolución mayor que en Perú, que debiera ser visto con mayores ojos a nivel internacional y los estudiosos y por todos las clases en el mundo, porque somos hermanos. Las clases obreras somos hermanos. Los indígenas en el mundo somos hermanos.

Esto va a escalar a un paro nacional, creo yo, en algún momento. Es de esperar que esto va a aumentar más. Las protestas ya están acercándose a Lima lentamente y creemos que ya estamos viviendo un estallido social, como le gusta llamarlas algunos, como en Chile. Pero el horizonte que se viene es muy difícil, muy difícil, porque hay que decirlo: ellos, la derecha, tampoco quieren ceder. Y cuando dos fuerzas chocan, y no hay conexiones ni diálogos – ellos no quieren dialogar — la situación se va a tornar muy insostenible. 

Creo e avisoro, midiendo un poco las cosas que veo en el Sur, que lo que se viene es la posibilidad de… Son un poquito fuertes de decirlo en estos términos, pero… Nosotros no tenemos armas, ni nunca sería. Somos pueblos pacíficos. Pero lo que sí podría suceder es que no enviemos alimentos a Lima y que las principales comunicaciones de Lima se corten. Es posible que suceda eso. Nuestros hermanos tomen esas medidas. 

Ya se hizo en el pasado con Cusco, hace 300 años se dejó sin alimentos a Lima, que era cuna de los españoles, una época. Porque, como repito, no somos pueblos violentos, pero sí somos dueños de los alimentos. Y la escalada puede ser mayor en ese nivel. 

Obviamente habría más represión y lo que se espera acá no sé si una guerra civil es la palabra, pero algo parecido a eso es lo que en el horizonte se avisara en Perú. Y es triste decirlo, pero las posibilidades son cada vez más reales. 

Yo pensaba que no, no quisiera que sea así. Soy pacifista. Yo quiero a todos los peruanos, incluso a todos los blancos, todos, porque hay también buenas personas ahí, compañeros también. Pero lastimosamente, la cosa está yendo mal. Y a menos que haya un entendimiento, lo cual veo con muy bajas probabilidades, muy bajas probabilidades. Te lo digo con mucha tristeza. Estamos en un choque de trenes, de civilizaciones, podría decir.

Internacional Progresista: ¿Usted podría describirnos cómo se siente ahora la situación en Perú?

Anónimo: Para nosotros, para la gran parte del Perú, en especial en el Sur y en los sectores indígenas,  Pedro Castillo continúa siendo el Presidente constitucional.

Creemos que Dino Boluarte es una usurpadora y es una gobernante ilegítima que no ha asumido conforme las reglas de la Constitución porque la votación que eligió el congreso fue de 102 votos y la Constitución establece que debe ser de 104 votos.  No respetaron el procedimiento constitucional. No se habla mucho de esto, pero este es un asunto que — al menos en el sur en los sectores indígenas – pesa bastante, además de la propia ilegitimidad de la señora Dina. 

Nosotros nos sentimos — tratando de hacerme cierta vocería del sector rural del sur — nos sentimos muy indignados, atropellados. Hubo un racismo desde el primer día contra nuestro Presidente. Lo consideraban, en palabras de ellos, un incapaz. En palabras de ellos, le decían burro. Se burlaban de su forma de hablar intelectuales, limeños, blancos. 

Y esa era una ofensa que parecía ser contra él. Pero en realidad era contra todos nosotros y nosotras contra todos los indígenas. Porque hablamos así. Venimos de este orígen. Puede ser un estudiante, pero no niego a mi mamá, mis abuelos. Hablamos así y se burlaron.

Y desde el primer día hicieron todo lo posible para poder imposibilitar un gobierno, para poner trabas. Y en los últimos días, el Presidente se vio cercado atrozmente por la Fiscalía general y en nuestra consideración, eso lo llevó a tomar una decisión equivocada en términos políticos, pero no en términos legales ni penales.

Decisión equivocada quizás desde un punto de vista estrictamente constitucional, pero quizás también acorde a las necesidades de lo que pedía el pueblo. Porque él cierra el Congreso y llama una nueva Constitución a una asamblea constituyente. A las 2 horas, lo tenían apresado el cuello. Lo tenían vejado públicamente. Claro, si nos basamos en el margen formal de esta Constitución, era incorrecto lo que hizo. Pero si nos basamos en la sustancia de lo que es este país, esta Constitución siempre nació espúrea, nació incorrecta y era un corset para afectar al país, para beneficiar a los extranjeros.

Entonces, si nos basamos en la legitimidad, en lo que el pueblo quería, esto es una realidad extrajurídica, extraformal. Hizo bien él en hacer eso. Pero claro, los mecanismos formales automáticamente actuaron como mecanismos formales diseñados por la derecha y para favorecer a la derecha y a los intereses extranjeros. Entonces en este contexto, nosotros nos sentimos muy molestos, profundamente molestos.

Vamos a un mes de protestas en el Perú y no vamos a parar. Vamos a ir hasta el final. Eso te podría decir como una introducción.

IP: Estamos hablando, sólo unos días después de la masacre que dejó 17 personas muertas en Puno. Ya más que 40 personas han muerto desde que Dina Boluarte ha asumido la presidencia. Podría describir lo que ocurrió en estas masacres? 

A: En Perú han habido tres masacres desde que Dina Boluarte ha asumido el cargo. Y no se dice. 

La primera masacre a los cuatro días que ella asume el cargo en Abancay, donde matan a siete jóvenes en un solo día. Pensábamos que ha sido hacer suficiente para que las cosas cambiaran y sacar a su Ministro de Defensa de este entonces Otárola, tenemos muy en cuenta este nombre Otárola. 

Pero a los tres días, Ayacucho otra región del sur, se levanta y se da la segunda matanza, donde en el aeropuerto, los militares — que no los policías, los militares —  matan a seis jóvenes, dos menores de edad y dejan como 50 heridos. Segunda matanza. 

Y la tercera matanza es la que ocurrió hace tres días en Puno, donde ya no está Otárola como Ministro de Defensa, sino está como Premier, primer Ministro. Lo premiaron por las dos primeras matanzas y asumió como Premier. La indolencia de esta presidenta. Es indolencia porque todos los sectores le dijeron ‘no está bien que mantengas ese señor,’ y lo premian una ofensa de las dos primeras masacres. 

En esta tercera masacre se murieron, en un solo día, han muerto 22 personas. En 3 horas murieron 15 personas disparadas. Disparos en la cabeza, en el pecho, en el cuello. Y una de estas balas, bueno, varias de estas balas, eran balas explosivas que entraban al cuerpo y explotaban. Una bala que entró al pulmón explotó y le reventó el pulmón. No es normal. Son un armamento de guerra. 

Nos ven como enemigos. No nos ven como ciudadanos. Nos ven como enemigos a quienes destruir, maniatar, asustar, intimidar. 

Muchos estamos asustados, auto censurados de opinar. Tenemos miedo. La resistencia que estamos acá en Lima tenemos miedo. Y es una ciudad enemiga. Somos indígenas acá y nos preocupa. Pero ahí en el sur, los matan. Dicen, ‘quisieron proteger un aeropuerto.’ Para proteger un aeropuerto matas a personas?

Lo que está sucediendo estos días es algo terrible. Son crímenes de lesa humanidad que van a tener que ser juzgados en la Corte Penal Internacional de Justicia. Ya el presidente Boric ha pedido eso, el presidente Petro ha pedido eso y esperamos en cualquier momento más presidentes se unan para que se investigue por crímenes de lesa humanidad. 

Lo que está haciendo es equivalente a lo que han hecho diversos dictadores y asesinos en el mundo. Esto es limpieza étnica. Es el inicio de eso. Y si no se limpieza étnica es asesinato contra etnias específicas porque son netamente indígenas — o quechuas o aymaras — que no son ciudadanos para la Lima — blanca, colonial, conectada a Miami, conectada a la derecha fascista del mundo. Y no es que esto sea un tema de las izquierdas. Los indígenas no somos de izquierdas necesariamente.

Esto es un tema contra todo un sector del país que son propietarios de riquezas. Porque nosotros somos los dueños de las riquezas. El oro es nuestro, la plata es nuestra, el litio es nuestro. Pero ellos no lo aceptan. Todo es parte de una política extractivista. Es una lucha muy fuerte. Podría yo decir de étnias inclusive, de blancos descendientes de españoles. 

Sí, todos ellos son descendientes de españoles. Dina Boluarte es una indígena, no se asume indígena. Pero su rostro es indígena. Proviene de una región indígena del sur, habla quechua, pero trabaja para ellos. 

IP: ¿Por qué sigue el pueblo en la calle para manifestarse, a pesar de tanta represión violenta?

A: Buena pregunta. Mira, creo que esa es la pregunta más importante de todas. Porqué movimientos de protesta siempre han habido, políticos, se podría decir. Si no está de acuerdo con un gobernante, protesta. Pero puede ser que quede allí. Y tú dices ‘¿Por qué seguimos saliendo a pesar de tantas muertes?’ Y la respuesta? Ya he andado con varios sociólogos y politólogos están analizando la situación. Pero también creo que quienes estamos en el sector indígena, lo sabemos. Es la primera vez en 200 años que un indígena pobre humilde llegó a la presidencia. Un profesor. Cuando yo miraba su rostro como indígena, me miraba a mí mismo, miraba a mis familiares, a mis tíos, su ser. Nunca hemos visto un peruano en el poder.

Cuando él llegó, llegamos todos. Llegamos todos. Fue la primera vez que llegamos todos. No llegamos bien. Es verdad que el presidente a veces también cometió muchos errores. Pésimos errores. Se rodeó de personas equivocadas. Pero allí estábamos. Entramos a palacio de gobierno. Él invitaba a muchos indígenas, líderes sociales, niños. Era distinto. 

Y es por eso que todas estas revueltas son por una identificación indígena, de clase, de identidad. No vamos a permitir que Dina siga haciendo y usurpando este poder. Ella tiene que salir del cargo porque ella no nos representa porque no le elegimos. Elegimos a Pedro Castillo. Nos han quitado la democracia, nos han arrebatado el poder que lo habíamos ganado democráticamente por primera vez en 200 años de colonia y 500 desde España, si contáramos. Es medio milenio. Esa es la diferencia y no vamos a acabar. 

Dicen que esta no es una demanda por temas puntuales de salud. No están pidiendo agua. No están pidiendo algo. Viendo representatividad, queremos que se cambien el orden de las cosas. Ya no queremos estar acá. Queremos estar iguales con Lima. Y sí, si esto lo podemos ver como un conflicto de Lima versus regiones, lo es. Y en el fondo no es otra cosa más que una herencia de toda esta estructura colonial. 

Queremos cambiar eso. Tenemos que ir a una nueva refundación. Creemos que eso pasa por una nueva constitución, una constitución indígena, plurinacional en la que tengamos representación. Porque la constitución que se hizo fue con un grupo de hombres blancos elegidos a dedo por un dictador llamado Fujimori.

IP: ¿Cómo Ud ve las posibilidades para una constitución así? Me parece que el pueblo se está consolidando en torno a esta exigencia de una nueva constitución como su principal demanda. 

A: Yo, hace un año, yo creía que no era factible. El día en que Pedro Castillo disuelve el congreso, llama a una asamblea constituyente, y a las 2 horas lo meten preso por sedición. En ese momento — un trasvase del poder, un vacío de poder – él trasladó el poder que él tenía en sí mismo a todo el pueblo. 

Y eso es un acto muy, muy sabio que recién estoy viendo. Él ha transferido el poder y la responsabilidad de nuestro destino a nosotros el día que renunció. No era lo ideal, era así que él mismo llevara el año. Pero eso fue casi mágico porque ha transferido todo el poder al pueblo. 

El pueblo ahora está convencido. En el sur él quiere una nueva constitución. Estamos teniendo marchas. Nos están matando, nos están asesinando. Quien sabe si lleguemos a 500 muertos. Pero la forma, lo orgánico, lo sistemático de este movimiento, me lleva a la conclusión de que el contrato social — como lo establece Hobbes — en Perú, está quebrado. 

Y a la derecha lo entienden. Yo creo que es cuestión de tiempo para que ellos también sean conscientes de que si quieren estar bien con nosotros, hagamos un nuevo contrato y compartamos en la casa. A ‘new agreement’, a ‘new deal’ si lo podríamos llamar. 

Porque de lo contrario, no hay casa, no hay empleo, no hay minas. ¿Quieres tu mina? No vas a tener mina. ¿Quieres tu euroimportadora millonaria? No va a ver eso. Tienes que estar bien con nosotros. Eso, antes era impensable decirlo. Pero a raíz de todo lo que está sucediendo ahora es más factible y viable porque la nomía social y la liquiebre social es tan alta. Y ya la economía y el negocio capitalista no pueden ubicarse en esta situación, en este contexto social, fruto de que Pedro transfirió prácticamente el poder al país. 

Y hay que decirlo también, fruto de nuestros héroes que han sido asesinados por Dina Boluarte, nuestros 40 héroes. Esa sangre se multiplica por millones, como dijo Tupac Amaru y crea las bases, la conciencia económica, social, cultural y política para que inclusive la clase gobernante sepa que este sistema tiene que refundarse. 

El sur está parado, las minas están paradas, las exportadoras están paradas. Obras millonarias, millonarias, inversiones millonarias no están funcionando. Los hoteles, los riquísimos de Cusco de ultra millonarios están parados. Acaso le queda un nuevo contrato si queremos seguir adelante, que este país sea viable económicamente. Ya a ese nivel estamos, aún cuando estamos todavía cuesta abajo, el camino hacia lente, hacia arriba es muy fuerte. Lo que te digo, obviamente es un horizonte que yo creo que podría tardar quizás un año o menos, o mucho menos. 

Pero ya las cosas están calentándose en Perú. El pasto está quemándose, la pradera está incendiándose y ese incendio está llegando cada vez más lejos. 

Es una situación bien delicada también. El lado triste son nuestras muertes, son nuestros hermanos caídos, las familias destruidas, las madres que lloran. Es muy triste, muy triste. 

IP: ¿Qué papel puede desempeñar la solidaridad internacional para apoyar estas fuerzas populares, indígenas, campesinas en Perú en este momento? 

A: Es una gran pregunta, se me ocurre primero a través de la comunicación, rebotar todas las noticias, seguir a los peruanos en Twitter, seguir a lo que están hablando, seguir a los radios indígenas, líderes indígenas, empezar a conectar con los organizaciones peruanas que tiene en el exterior que también tienen mucho contacto con nosotros y nos ayudan.

Es importante también la parte legal a través de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a través de la Corte Penal de Justicia. Y un asunto importante es que empiecen a canalizar con gobiernos amigos, insistan con Petro, insistan con Chile, con Boric para que ellos, a través de sus abogados, puedan presentar demandas contra Dina Boluarte en la Corte Penal Internacional y medidas a través de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Boric lo ha pedido ayer a través de un tweet. Pero en serio que eso se plasma a través de un abogado de Chile que presenta un escrito contra Dina Boluarte. Sólo los Estados pueden actuar así. Es importante que como estados hay esa presión. Necesitamos esa ayuda. 

También necesitamos por ahora alimentos, comida. Hay, pero en el Sur se está sufriendo mucho de la pobreza. Hay muchas muertes de gente humilde. No tienen cómo enterrar a sus muertos. En ese aspecto todavía falta conectar un poco la cadena de ayuda económica. Yo mismo todavía no pediría todavía ese apoyo, pero si hay una necesidad habrá que ver cómo estructurar eso. 

IP: Si las fuerzas del statu quo y de la derecha cierran el paso a una nueva Constitución, obviamente este movimiento popular que ha despertado no se parará ahí. Algunos han hablado de una división del país, o un paro nacional, o otras posibilidades. Cómo ve el final de esta crisis, si no termina con una nueva Constitución?

A: Mira, yo lo que veo es el inicio de una revolución mayor que en Perú, que debiera ser visto con mayores ojos a nivel internacional y los estudiosos y por todos las clases en el mundo, porque somos hermanos. Las clases obreras somos hermanos. Los indígenas en el mundo somos hermanos.

Esto va a escalar a un paro nacional, creo yo, en algún momento. Es de esperar que esto va a aumentar más. Las protestas ya están acercándose a Lima lentamente y creemos que ya estamos viviendo un estallido social, como le gusta llamarlas algunos, como en Chile. Pero el horizonte que se viene es muy difícil, muy difícil, porque hay que decirlo: ellos, la derecha, tampoco quieren ceder. Y cuando dos fuerzas chocan, y no hay conexiones ni diálogos – ellos no quieren dialogar — la situación se va a tornar muy insostenible. 

Creo e avisoro, midiendo un poco las cosas que veo en el Sur, que lo que se viene es la posibilidad de… Son un poquito fuertes de decirlo en estos términos, pero… Nosotros no tenemos armas, ni nunca sería. Somos pueblos pacíficos. Pero lo que sí podría suceder es que no enviemos alimentos a Lima y que las principales comunicaciones de Lima se corten. Es posible que suceda eso. Nuestros hermanos tomen esas medidas. 

Ya se hizo en el pasado con Cusco, hace 300 años se dejó sin alimentos a Lima, que era cuna de los españoles, una época. Porque, como repito, no somos pueblos violentos, pero sí somos dueños de los alimentos. Y la escalada puede ser mayor en ese nivel. 

Obviamente habría más represión y lo que se espera acá no sé si una guerra civil es la palabra, pero algo parecido a eso es lo que en el horizonte se avisara en Perú. Y es triste decirlo, pero las posibilidades son cada vez más reales. 

Yo pensaba que no, no quisiera que sea así. Soy pacifista. Yo quiero a todos los peruanos, incluso a todos los blancos, todos, porque hay también buenas personas ahí, compañeros también. Pero lastimosamente, la cosa está yendo mal. Y a menos que haya un entendimiento, lo cual veo con muy bajas probabilidades, muy bajas probabilidades. Te lo digo con mucha tristeza. Estamos en un choque de trenes, de civilizaciones, podría decir.

Leer más: “Reanudaremos las relaciones con todos los países del mundo”

Foto: Zoe Alexandra, Peoples Dispatch

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 https://t.me/ciudadanomx
📰 elciudadano.com


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬