Alerta por nuevos peligros y desastres salmoneros en las aguas del sur de Chile: sobreproducción, escape de peces y posible virus ISA

Continúan hechos preocupantes para la salud y medio ambiente con relación al funcionamiento de centros industriales salmoneros que involucran parques nacionales

Por Seguel Alfredo

03/03/2023

0 0


Alarma en los aguas del sur de Chile por nuevas amenazas y peligros derivados de la actividad industrial salmonera.

Ver también: El mundo avanza con el retroceso de la industria salmonera y protección de los mares: Chile se queda atrás

A continuación, reporte sobre diversos episodios que vienen sucediendo en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes.

Sospechan presencia de virus ISA en zona de Magallanes con 7 centros y 6,5 millones de salmones

Se trata del Centro Punta Entrada de AquaChile, en cuarentena preventiva desde el 28 de febrero. Ubicado en la Agrupación de Concesiones de Salmónidos 48, esa zona tiene en operación siete centros de cultivo, en los que se mantienen 6.593.847 peces.

Desde Sernapesca dijeron que el objetivo es «actuar rápidamente para, en caso de confirmarse la positividad, evitar la diseminación», de acuerdo a publicación en Radio Bio Bío.

A la fecha, este centro mantiene un total de 766.402 peces de la especie Salmón del Atlántico, distribuidos en nueve jaulas con un peso promedio de 1.124 gramos, lo que presenta una biomasa total superior a las 861 toneladas.

Ahora “el centro debe cumplir con las medidas señaladas en el Programa Sanitario Específico de Vigilancia y Control de ISAv, lo que considera el envío de información específica en 48 horas, informes sanitarios semanales, encuesta epidemiológica remitida. Además, por nuestra parte activamos acciones de fiscalización presencial y remota para monitorear el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad por parte de la empresa”, sostuvo Constanza Silva, subdirectora (s) de acuicultura de Sernapesca.

Te puede interesar también / La tragedia en los mares del sur de Chile: fondos marinos muertos por industria salmonera

El virus ISA, según Sernapesca, es una enfermedad producida por un virus de la familia Orthomyxoviridae y que afecta a peces cultivados en agua de mar, de la especie salmo salar (Salmón del Atlántico).

“Es una enfermedad con grandes efectos en la producción de salmones, ya que provoca importantes mortalidades entre los grupos infectados”, alertan.

Esta llegó a Chile en 2007 y desató el caos y una seguidilla de desastres en centros de cultivos de salmones ya que los peces se enfermaban y dejaban de comer. Eso obligó a tomar medidas como la cosecha anticipada de ejemplares, e incluso su matanza, destaca radio Bio Bío.

“Actualmente los cuadros ya no son tan complejos como antes, especialmente por el uso de vacunas que disminuyen su severidad”, publica la nota del medio, sin embargo, el uso indiscriminado de antibióticos y la fuga de peces infectados o la mortandad expuesta al mar, pueden generar verdaderas catástrofes ambientales y sanitarias.

«La mortandad masiva de individuos originaría el ingreso de nutrientes y compuestos como antibióticos y pesticidas en el hábitat bentónico, causando alteraciones en los ciclo biogeoquímicos y el funcionamiento de las comunidades bentónicas. Los salmones escapados podrían introducir patógenos en los ecosistemas y alterar patrones de enfermedades”, señala el informe “Efectos y consecuencias ambientales del escape de salmónidos ocurridos en Centro Punta Redonda, Isla Guar, durante julio de 2018”.

Reportan escape de 60.023 peces no aptos para el consumo en el lago Llanquihue por estar “en tratamiento veterinario”

La empresa Caleta Bay Agua Dulce SpA, notificó a fines de febrero al Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), la ocurrencia de un escape de peces desde los centros Phillipi y Puerto Phillipi, respectivamente, ubicados en el sector Totoral del lago Llanquihue.

Funcionarios de Sernapesca Los Lagos llegaron hasta el lugar para fiscalizar la activación de planes de contingencia por parte de la empresa, donde corroboraron el escape.

Además, confirmaron a través de la revisión de cámaras de vigilancia y la inspección de los centros de cultivo, que el escape sería producto de acciones de terceros.

Desde Sernapesca además verificaron el cumplimiento del Reglamento Ambiental para la Acuicultura (Rama).

Según la información entregada por la empresa, a la mañana del viernes 24 de febrero, se dio cuenta de un total de 60.023 peces escapados, de los cuales 20.780 corresponden a trucha arcoíris con peso promedio de 23,2 gramos y 39.243 a salmón coho de peso promedio 419,4 gramos.

Los peces recapturados a la misma fecha y hora, son 7.761 peces, de los cuales el 62% corresponden a truchas y el resto a salmón coho. Estos últimos se encontraban en tratamiento médico veterinario por lo que no son aptos para consumo.

La Fiscal Lorena Meza, de la Fiscalía Local de Puerto Varas, señaló a Salmonexpert este 03 de marzo, que “la Fiscalía Local de Puerto Varas se encuentra investigando los hechos denunciados por la Armada de Chile, donde se detalla que en el centro de cultivo Philippi, en la comuna de Llanquihue, perteneciente a la empresa Caleta Bay, habrían ingresado dos embarcaciones no matriculadas ocasionando daños en las redes peceras”.

Cabe consignar que el salmón es una especie exótica y carnívoro de agua fría no-nativo. En una primera etapa desarrolla su ciclo de vida en agua dulce y luego es transportado al mar para su cultivo que se realiza en la zona sur del país, entre las regiones de la Araucanía y Magallanes.

El consumo de especies nativas por aquellas no-nativas como los salmones podría ser solo uno de los impactos directos que puede generar el escape de estos grandes depredadores. Otro, puede ser el traspaso de enfermedades debido a las altas concentraciones de antibióticos que se utilizan durante el desarrollo de estos peces”, asegura el Dr. Alejandro Perez-Matus en una publicación de Bilogía de la Universidad Católica.

 Sobreproducción salmonera en Aysén y Magallanes

La investigación se enfoca en dos centros de cultivo de Nova Austral, ubicados dentro del Parque Nacional Alberto de Agostini de Magallanes; y un tercer centro de Multiexport, ubicado dentro de la Reserva Nacional Las Guaitecas.

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) inició tres procedimientos sancionatorios relativos a la sobreproducción de Centros de Engorda de Salmónidos (CES), dos casos ubicados en la Región de Magallanes y uno en la Región de Aysén. En estos casos, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), ha presentado los informes que detallan el exceso de producción a la SMA, por lo cual se ha formulado un cargo grave por cada CES para la salmonera Nova Austral y para Multiexport.

La Superintendenta del Medio Ambiente, Marie Claude Plumer, explica que uno de los ejes en materia de fiscalización al sector salmonero es la sobreproducción. “Los permisos ambientales otorgados a los proyectos de engorda de salmones establecen límites máximos de producción, asociados a la carga ambiental que puede recibir ese sector efectivamente evaluado. Cuando estos límites se superan hay un riesgo potencial de generación de condiciones anaeróbicas, que es falta de oxígeno en esa columna de agua, como también de dificultades para absorber, dispersar o consumir los residuos que se generan en ese proceso de engorda por el alimento no consumido por los salmones. Esto es de especial cuidado en las áreas protegidas, en que los equilibrios ecosistémicos deben mantenerse””, explica la autoridad.

En el caso de la empresa Nova Austral, el cargo se formula por el CES Aracena 1, el cual superó la producción máxima autorizada en un 11%; mientras que en el CES Aracena 13, la producción se superó en un 24,4%, ambos en el ciclo productivo 2019-2021. Cabe destacar que los dos centros de cultivo se ubican en el Estero Staples, Isla Capitán Aracena, dentro del Parque Nacional Alberto de Agostini. Dicho Parque es un sector con un ecosistema de carácter sub-antártico patagónico, que busca asegurar su biodiversidad y sus procesos evolutivos.

Por otra parte, la empresa Multiexport, registró el incumplimiento de la producción máxima de su CES May, ubicado en el Canal Chaffers, dentro del área correspondiente a la Reserva Nacional “Las Guaitecas” en la Región de Aysén. A partir de la información enviada por Sernapesca a la SMA, se pudo constatar que en el ciclo productivo 2018-2020 tuvo una superación de un 13,2% por sobre lo autorizado en su permiso ambiental.

Cabe señalar que, en el caso de la infracción clasificada grave, cada salmonera puede ser objeto de la revocación de su RCA, clausura, o multa de hasta 5.000 UTA, equivalente a más de $3.700 millones.
Cada compañía tendrá un plazo de 10 días hábiles para presentar un Programa de Cumplimiento (PdC) y de 15 días hábiles para formular sus descargos tras la notificación del presente sancionatorio.

*Más información en el Sistema Nacional de Información de Fiscalización Ambiental (SNIFA):

• CES May, Multiexport
• 
CES Aracena 1, Nova Austral
• 
CES Aracena 13, Nova Austral

Seguir leyendo más…

Evalúan primer año del gobierno de Boric en materia ecológica y marina: Organizaciones de la Patagonia califican como deficientes las acciones

El mundo avanza con el retroceso de la industria salmonera y protección de los mares: Chile se queda atrás

La tragedia en los mares del sur de Chile: fondos marinos muertos por industria salmonera

Expertos ambientales advierten que impacto de la industria salmonera está dejando sin oxígeno al mar del sur de Chile

El mortífero asedio de la industria salmonera a ballenas en el sur de Chile

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬