Científicos aseguran que la Tierra cambió hace 42.000 años al invertir los polos magnéticos

El estudio sugiere que la próxima inversión geomagnética podría ser absolutamente desastrosa para el planeta en el clima actual, y precisamente estamos al borde de una

El período de cambios globales que tuvo lugar hace 42.000 años podría haber sido el resultado de una inversión del campo magnético de la Tierra, según una nueva investigación.

Un grupo de científicos llegó a esta conclusión tras estudiar los anillos de los árboles antiguos de Nueva Zelanda.El equipo de investigación ha bautizado este periodo como evento geomagnético transitorio Adams, en honor al escritor de ciencia ficción Douglas Adams, quien declaró que el número 42 era la respuesta definitiva a todo en el Universo en su legendaria serie de libros Guía del autoestopista galáctico.

“Por primera vez, hemos podido datar con precisión el momento y los impactos ambientales del último cambio de polos magnéticos”, comentó el científico Chris Turney de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia). El estudio fue publicado en la revista Science.

Este cambio de polos se conoce como evento Laschamp y consiste en que los polos brevemente intercambiaron sus lugares antes de volver a sus posiciones originales. Es uno de los eventos del campo magnético de la Tierra más estudiados, que tuvo lugar hace unos 41.000 años y duró unos 800 años. Hasta ahora, sin embargo, no ha sido claro qué impacto tuvo sobre la vida en el planeta.

Los árboles kauri de Nueva Zelanda permitieron al equipo de investigación estudiar los años que precedieron al evento Laschamp. Descubrieron que el evento Adams tuvo lugar hace unos 42.200 años, y que el campo magnético estaba en su punto más débil antes del evento Laschamp.

Esto se debe a que los árboles registran la actividad atmosférica en sus anillos de crecimiento anuales. En particular, el carbono-14, o radiocarbono, que se queda dentro del árbol puede revelar mucha información sobre la actividad celeste.

El radiocarbono se forma en la alta atmósfera bajo el bombardeo de rayos cósmicos procedentes del espacio. Un pico de radiocarbono en los anillos de los árboles indica que la Tierra tuvo una mayor exposición al radiocarbono durante ese año.

Cuando el campo magnético de la Tierra se debilita, como ocurrió durante el evento Laschamp, más rayos cósmicos penetran en la atmósfera y producen más radiocarbono. Por ello, los científicos habían podido determinar previamente que el campo magnético de la Tierra se había debilitado hasta un 28% de su fuerza normal durante ese periodo de 800 años.

No obstante, en el evento Adams, la situación llegó a ser mucho más dramática. “El campo magnético de la Tierra descendió a solo un 0%—6% de fuerza durante el evento Adams. Esencialmente no teníamos ningún campo magnético: nuestro escudo de radiación cósmica había desaparecido por completo”, explicó Turney.

Este debilitamiento habría causado unas alteraciones en el ozono atmosférico de la Tierra con consecuencias dramáticas como tormentas eléctricas y cambios climáticos en todo el mundo.

En este mismo tiempo tuvieron lugar otros acontecimientos que sacudieron el planeta como la misteriosa extinción de la megafauna en Australia. Las conclusiones del estudio también sugieren que la próxima inversión geomagnética podría ser absolutamente desastrosa para la Tierra en el clima actual, y precisamente estamos al borde de una.

Cortesía de Sputnik

Te podría interesar

¿Cómo afectan las tormentas magnéticas la vida en la Tierra?

Compártelo

Comentarios