Descubren nuevos beneficios del Omega-3

A día de hoy, no son nuevos los conocimientos sobre el beneficio de los ácidos grasos Omega 3 en el organismo, en parte por la publicidad de algunas marcas de lácteos en radio y televisión

A día de hoy, no son nuevos los conocimientos sobre el beneficio de los ácidos grasos Omega 3 en el organismo, en parte por la publicidad de algunas marcas de lácteos en radio y televisión. Entre éste y los “no se cuantos millones” de L Casei Inmunitas que bloquean el efecto de los Radicales Libres, el vocabulario común de supermercado, se ha cuasi convertido en todo un diccionario de bioquímica universitaria. Igual, pensarán algunos: “más sanos no sé si estaremos, pero más listos sí que parecemos”.

Ahora en serio. Hoy, os quiero traer el último descubrimiento (publicado el 19 de enero de 2010 en Crítical Care) en el que científicamente se demuestran algunos de los beneficios de los ácidos grasos Omega 3, de los que no se tenía constancia. Esta vez se trata de los resultados del estudio realizado por un equipo de científicos británicos y portugueses que han puesto a prueba el valor de los suplementos de aceite de pescado en 23 personas ingresadas en el Hospital Padre Américo de Peñafiel, Portugal.

Los Omega 3, que se encuentran de forma natural en el pescado, las nueces y otros aceites vegetales, han demostrado ser muy beneficiosos en el tratamiento hospitalario de la Sepsis (infección microbiana en sangre), una enfermedad con un 35% de tasa de mortalidad en la actualidad.

Estos pacientes fueron alimentados por vía intravenosa con una mezcla de proteínas, carbohidratos y grasas. Los investigadores asignaron aleatoriamente a 13 pacientes recibir aceite de soja y aceite de pescado como su consumo diario de grasa, mientras que los otros 10 recibieron aceite de soja sólo como su componente de grasa de la dieta, con cantidades idénticas de aceites entre los dos grupos.

Cabe destacar que todos los pacientes precisaban de un respirador para ayudar a la respiración, dice el coautor del estudio, Felipe Calder, un bioquímico de la Universidad de Southampton, en Inglaterra. Después de cuatro semanas de tratamiento, cuatro personas de cada grupo habían muerto. Con excepción de los ocho pacientes que recibieron el aceite de pescado que se recuperaron y fueron dados de alta del hospital en una media de 28 días.

Además, el estudio arroja resultados sorprendentes sobre el beneficio de estos ácidos grasos, en la prevención de problemas y enfermedades cardiacas, así como los efectos del paso del tiempo en el organismo, tales como formas de reuma, artritis, demencias, pérdida de memoria.

La Asociación Americana del Corazón recomienda comer en general, dos comidas de pescado por semana, y en caso de pacientes pacientes cardíacos 1 gramo de omega-3. Así, ya lo sabes; Mi consejo, un filetito de buena caballa al día.

Fuente: www.tocandolosweb.com

Compártelo

Comentarios