Revelarían testimonios del 7 de octubre

Ejército de Israel habría bombardeado a sus propios ciudadanos con tanques, helicópteros y misiles

Según el reportaje de Max Blumenthal, "El ejército de Israel recibió órdenes de bombardear hogares israelíes e incluso sus propias bases cuando fueron abrumados por militantes de Hamas el 7 de octubre. ¿Cuántos ciudadanos israelíes que supuestamente habían sido “quemados vivos” murieron en realidad por fuego amigo?". A continuación, reproducimos el texto completo, aparecido el pasado 27 de octubre en la publicación The Grayzone.

Por Wari

14/11/2023

0 0


Por Max Blumenthal

Varios nuevos testimonios de testigos israelíes del ataque sorpresa de Hamás del 7 de octubre contra el sur de Israel se suman a la creciente evidencia de que el ejército israelí mató a sus propios ciudadanos mientras luchaban para neutralizar a los pistoleros palestinos.

Tuval Escapa, miembro del equipo de seguridad del kibbutz Be’eri, instaló una línea directa para coordinar entre los residentes del kibutz y el ejército israelí. Le dijo al periódico israelí Haaretz que a medida que la desesperación comenzaba a invadir, “los comandantes en el campo tomaron decisiones difíciles, incluido bombardear las casas de sus ocupantes para eliminar a los terroristas junto con los rehenes”.

Un informe separado publicado en Haaretz señaló que el ejército israelí se vio “obligado a solicitar un ataque aéreo” contra sus propias instalaciones dentro del cruce de Erez hacia Gaza “para rechazar a los terroristas” que habían tomado el control. Esa base estaba llena de oficiales y soldados de la Administración Civil israelí en ese momento.

Estos informes indican que el alto mando militar recibió órdenes de atacar hogares y otras áreas dentro de Israel, incluso a costa de muchas vidas israelíes.

Una mujer israelí llamada Yasmin Porat confirmó en una entrevista con Radio Israel que los militares “indudablemente” mataron a numerosos no combatientes israelíes durante tiroteos con militantes de Hamas el 7 de octubre. “Eliminaron a todos, incluidos los rehenes”, afirmó, refiriéndose a las fuerzas especial israelí.

Como informaron David Sheen y Ali Abunimah en Electronic Intifada, Porat describió un “fuego cruzado muy, muy intenso” y el bombardeo de tanques israelíes, que provocaron muchas bajas entre los israelíes.

Mientras estaba detenido por los pistoleros de Hamás, Porat recordó : “No abusaron de nosotros. Nos trataron muy humanamente… Nadie nos trató violentamente”.

Y añadió: “El objetivo era secuestrarnos y llevarnos a Gaza, no asesinarnos”.

Según Haaretz, el ejército sólo pudo restablecer el control sobre Be’eri después de «bombardear» las casas de los israelíes que habían sido hechos cautivos. “El precio fue terrible: al menos 112 residentes de Be’eri murieron”, relata el periódico. “Otros fueron secuestrados. Ayer, 11 días después de la masacre, fueron descubiertos los cuerpos de una madre y su hijo en una de las casas destruidas. Se cree que todavía hay más cadáveres entre los escombros”.

Gran parte del bombardeo en Be’eri fue llevado a cabo por tripulaciones de tanques israelíes. Como señaló un reportero del medio i24, patrocinado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, durante una visita a Be’eri, “casas pequeñas y pintorescas [fueron] bombardeadas o destruidas” y “los jardines bien mantenidos [fueron] destrozados por las huellas de un vehículo blindado, tal vez un tanque”.

Los helicópteros de ataque Apache también tuvieron un papel importante en la respuesta del ejército israelí el 7 de octubre. Los pilotos dijeron a los medios israelíes que llegaron al campo de batalla sin ningún tipo de información de inteligencia, incapaces de diferenciar entre los combatientes de Hamas y los no combatientes israelíes, y aun así decididos a “vaciar el vientre” de sus máquinas de guerra. “Me encuentro en el dilema de a qué disparar, porque hay muchísimos”, comentó un piloto de Apache.

Un vídeo filmado por hombres armados uniformados de Hamás deja claro que dispararon intencionalmente a muchos israelíes con rifles Kalashnikov el 7 de octubre. Sin embargo, el gobierno israelí no se ha conformado con confiar en evidencia en video verificada. En cambio, continúa impulsando afirmaciones desacreditadas de “bebés decapitados” mientras distribuye fotografías de “cuerpos quemados hasta quedar irreconocibles” para insistir en que los militantes inmolaron sádicamente a sus cautivos, e incluso violaron a algunos antes de quemarlos vivos.

El objetivo detrás de la exhibición de atrocidades de Tel Aviv es claro: pintar a Hamás como “peor que ISIS” y al mismo tiempo cultivar apoyo para el actual bombardeo del ejército israelí en la Franja de Gaza, que ha dejado más de 8.000 muertos, incluidos al menos 3.500 niños en el momento de esta publicación. Mientras cientos de niños heridos en Gaza han sido tratados por lo que un cirujano describió como “quemaduras de cuarto grado” causadas por armas novedosas, la atención de los medios occidentales sigue centrada en los ciudadanos israelíes supuestamente “quemados vivos” el 7 de octubre.

Sin embargo, la creciente evidencia de órdenes de fuego amigo dictadas por comandantes del ejército israelí sugiere fuertemente que al menos algunas de las imágenes más discordantes de cadáveres israelíes calcinados, casas israelíes reducidas a escombros y cascos de vehículos quemados presentadas a los medios occidentales eran, de hecho, obra de tripulaciones de tanques y pilotos de helicópteros que cubren el territorio israelí con proyectiles, disparos de cañones y misiles Hellfire.

De hecho, parece que el 7 de octubre, el ejército de Israel recurrió a las mismas tácticas que ha empleado contra civiles en Gaza, aumentando el número de muertes de sus propios ciudadanos con el uso indiscriminado de armas pesadas.

Israel bombardea su propia base, centro neurálgico del asedio a Gaza

Hamás y la Jihad Islámica Palestina (JIP) lanzaron la Operación Inundación de Al-Aqsa a las 6 de la mañana del 7 de octubre, abrumando rápidamente las bases militares desde las que Israel mantiene su asedio a la Franja de Gaza. El principal de los objetivos delineados por Hamás y la Jihad Islámica fue la liberación de los palestinos encarcelados por Israel, incluidos hasta 700 niños que pasan por el sistema cada año junto con 1.264 palestinos que actualmente se encuentran detenidos sin cargos.

El intercambio de 2011 por Gilad Shalit, un soldado israelí capturado cinco años antes y liberado a cambio de 1.027 prisioneros, proporcionó una clara inspiración para la Inundación de Al-Aqsa. Al asaltar bases militares y kibutzes, los militantes palestinos pretendían capturar tantos soldados y civiles israelíes como fuera posible y traerlos de regreso vivos a Gaza.

El ataque relámpago abrumó inmediatamente a la División de Gaza de Israel. El vídeo grabado con cámaras GoPro montadas en los cascos de los combatientes palestinos muestra a soldados israelíes asesinados en rápida sucesión, muchos de ellos todavía vestidos con ropa interior y tomados por sorpresa. Al menos 340 soldados y oficiales de inteligencia activos murieron el 7 de octubre, lo que representa cerca del 50% de las muertes israelíes confirmadas. Entre las bajas se encontraban oficiales de alto rango como el coronel Jonathan Steinberg, comandante de la Brigada Nahal de Israel (Muchos socorristas y civiles israelíes armados también murieron).

El cruce de Erez es el hogar de una enorme instalación militar y de Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios [Ocupados] (COGAT) que funciona como centro neurálgico del asedio de Israel a Gaza. Cuando fue invadido por combatientes palestinos el 7 de octubre con hordas de burócratas del ejército dentro, el ejército israelí entró en pánico.

Según Haaretz, el comandante de la División de Gaza, el general Avi Rosenfeld “se atrincheró en la sala de guerra subterránea de la división junto con un puñado de soldados, tratando desesperadamente de rescatar y organizar el sector bajo ataque. Muchos de los soldados, la mayoría de ellos no personal de combate, murieron o resultaron heridos afuera. La división se vio obligada a solicitar un ataque aéreo contra la propia base [Erez Crossing] para repeler a los terroristas”.

Un vídeo publicado por el COGAT de Israel diez días después de la batalla –y del ataque aéreo israelí– muestra graves daños estructurales en el techo de las instalaciones del cruce de Erez.

i24NEWS English en X: «🔴 Israeli officials returned to the Erez Crossing on Israel’s border with Gaza today for the time since the war’s outbreak Ministry of Defense personnel assessed the damage caused by Hamas terrorists to the crossing’s infrastructure https://t.co/Ax5t0UDGNR» / X (twitter.com)

Helicópteros Apache israelíes atacan dentro de Israel: “Me encuentro en el dilema de a qué disparar”

A las 10:30 a.m., según un relato que los militares dieron al medio de noticias israelí Mako, “la mayoría de las fuerzas [palestinas] de la ola de invasión original ya habían abandonado el área hacia Gaza”. Pero con el rápido colapso de la División de Gaza del ejército israelí, saqueadores, espectadores comunes y guerrilleros de bajo nivel, no necesariamente bajo el mando de Hamas, fluyeron libremente hacia Israel.

En ese momento, los dos escuadrones de helicópteros Apache de Israel tenían ocho helicópteros en el aire, “y casi no había inteligencia para ayudar a tomar decisiones fatídicas”, informó Mako. Los escuadrones no alcanzaron su fuerza máxima hasta el mediodía.

Mientras la ola de infiltraciones desde Gaza sembraba el caos en tierra, los desconcertados pilotos israelíes desataron un frenesí de salvas de misiles y ametralladoras: “Los pilotos Apache testifican que dispararon una enorme cantidad de municiones, vaciaron la ‘panza del helicóptero’ en minutos, voló para rearmarse y volvió al aire, una y otra vez. Pero no ayudó y lo entienden”, informó Mako.

Los helicópteros Apache parecen haberse centrado en los vehículos que regresaban a Gaza desde el festival de música electrónica Nova y los kibutzes cercanos, y atacaron automóviles con aparente conocimiento de que podría haber cautivos israelíes en su interior. También dispararon contra personas desarmadas que salían de automóviles o caminaban a pie por los campos en la periferia de Gaza.

Heyman_101 en X: «🇮🇱⚔️🇵🇸Israeli AH-64 Apache attacking Hamas fighters with it’s cannon and missiles. https://t.co/flzwHYP7dg» / X (twitter.com)

En una entrevista con el medio de noticias israelí Mako, un piloto de Apache reflexionó sobre el tortuoso dilema de disparar contra personas y automóviles que regresaban a Gaza. Sabía que muchos de esos vehículos podrían haber contenido cautivos israelíes. Pero decidió abrir fuego de todos modos. “Elijo objetivos así”, reflexionó el piloto, “donde me digo a mí mismo que la posibilidad de disparar aquí también contra rehenes es baja”. Sin embargo, admitió que su criterio “no fue al 100%”.

«Entiendo que tenemos que disparar aquí y rápidamente», dijo a Mako el comandante de la unidad Apache, el teniente coronel E., en un informe separado. “Disparar a personas en nuestro territorio es algo que nunca pensé que haría”.

El teniente coronel A., piloto de reserva de la misma unidad, describió una niebla de confusión: “Me encuentro en el dilema de a qué disparar, porque hay muchos”.

Un informe sobre los escuadrones Apache del medio israelí Yedioth Aharanoth señaló que “los pilotos se dieron cuenta de que había una tremenda dificultad para distinguir dentro de los puestos de avanzada y asentamientos ocupados quién era un terrorista y quién era un soldado o un civil… El ataque de los terroristas fue tremendo al principio, y sólo en cierto momento los pilotos comenzaron a frenar los ataques y a seleccionar cuidadosamente los objetivos».

Un comandante de escuadrón le explicó a Mako cómo estuvo a punto de atacar la casa de una familia israelí ocupada por militantes de Hamas y terminó disparando junto a ella con balas de cañón. «Nuestras fuerzas aún no habían tenido tiempo de llegar a este asentamiento», recordó el piloto, «y ya me quedé sin misiles allí, que es el armamento más preciso».

Con la familia dentro de un refugio antiaéreo fortificado, el piloto “decidió disparar un cañón a 30 metros de esta casa, una decisión muy difícil. Disparo para que si actualmente están allí, escuchen las bombas dentro de la casa, que entiendan que se sabe que están allí, y con la esperanza de que salgan de esa casa. También te digo la verdad, se me pasó por la cabeza que estaba disparando contra la casa”.

En última instancia, los pilotos de helicópteros israelíes culparon a las inteligentes tácticas de Hamás por su incapacidad para distinguir entre militantes armados y no combatientes israelíes. “Resulta que el ejército de Hamás puso deliberadamente las cosas difíciles a los pilotos de helicópteros y a los operadores de vehículos aéreos no tripulados”, afirmó Yedioth Aharanoth.

Según el periódico israelí, “quedó claro que en las últimas sesiones informativas se pidió a las fuerzas invasoras que caminaran lentamente hacia los asentamientos y puestos de avanzada o dentro de ellos, y bajo ninguna circunstancia corrieran, para que los pilotos pensaran que eran israelíes. Este engaño funcionó durante un tiempo considerable, hasta que los pilotos de Apache se dieron cuenta de que debían saltarse todas las restricciones. Sólo alrededor de las 9:00 am algunos de ellos comenzaron a rociar a los terroristas con los cañones por su cuenta, sin autorización de sus superiores”.

Y así, sin ningún tipo de inteligencia o capacidad para distinguir entre palestinos e israelíes, los pilotos soltaron una furia de disparos de cañones y misiles contra las zonas israelíes que se encontraban debajo.

Una de las muchas casas del kibbutz Be’eri que parece haber sido bombardeada con armas pesadas.

El ejército de Israel “eliminó a todos, incluidos los rehenes”, disparando proyectiles de tanque contra las casas de los kibutz.

Las fotografías de las secuelas de los combates dentro de kibutz como Be’eri –y del bombardeo israelí de estas comunidades– muestran escombros y casas carbonizadas que se asemejan a las secuelas de los ataques con tanques y artillería israelíes dentro de Gaza. Como dijo a Haaretz Tuval Escapa, coordinador de seguridad del kibbutz Be’eri, los comandantes del ejército israelí habían ordenado el “bombardeo [de] casas contra sus ocupantes para eliminar a los terroristas junto con los rehenes”.

Yasmin Porat, una asistente al festival de música Nova que huyó al Kibbutz Be’eri, dijo a la radio israelí que cuando las fuerzas especiales israelíes llegaron durante un enfrentamiento con rehenes, «eliminaron a todos, incluidos los rehenes, porque hubo un fuego cruzado muy, muy intenso».

Después de un loco fuego cruzado”, continuó Porat, “dos proyectiles de tanque fueron disparados contra la casa. Es una casa pequeña de kibutz, nada grande”.

Casas destruidas en el kibbutz Be’eri tras los combates del 7 de octubre, que incluyeron bombardeos de residencias con tanques israelíes.

Un vídeo publicado por la cuenta de Telegram de Israel’s South Responders muestra los cuerpos de israelíes descubiertos debajo de los escombros de una casa destruida por una poderosa explosión, probablemente un proyectil de tanque. El derechista New York Post publicó un informe sobre un incidente similar sobre el cuerpo de un niño encontrado chamuscado bajo las ruinas de su casa en Be’eri.

El fenómeno de los cadáveres carbonizados, atados de manos y tobillos y que fueron encontrados en grupos bajo los escombros de las casas destruidas, también plantea interrogantes sobre el fuego de tanques «amigos».

Yasmin Porat, la rehén que sobrevivió a un enfrentamiento en Be’eri, describió cómo los militantes de Hamas ataron las manos de su compañero a la espalda. Después de que un comandante militante se rindiera, usándola como escudo humano para garantizar su seguridad, vio a su compañero tirado en el suelo, todavía con vida. Afirmó que las fuerzas de seguridad israelíes “sin duda” lo mataron a él y a los demás rehenes cuando abrieron fuego contra los militantes que quedaban en el interior, incluso con proyectiles de tanque.

Las fuerzas de seguridad israelíes también abrieron fuego contra israelíes que huían, a quienes confundieron con pistoleros de Hamas. Una residente de Ashkelon llamada Danielle Rachiel describió que casi fue asesinada después de escapar del festival de música Nova cuando fue atacado por militantes de Gaza. “¡Cuando llegamos a la rotonda [en un kibutz], vimos fuerzas de seguridad israelíes!” Rachiel recordó. “Mantuvimos la cabeza gacha [porque] automáticamente sabíamos que sospecharían de nosotros, en un auto pequeño y destartalado… desde la misma dirección de donde venían los terroristas. ¡Nuestras fuerzas comenzaron a dispararnos!

«Cuando nuestras fuerzas nos dispararon, nuestras ventanas se hicieron añicos», continuó. Fue sólo cuando gritaron en hebreo: “¡Somos israelíes!” que cesaron los disparos y fueron llevados a un lugar seguro.

Del testimonio en video de Danielle Rachiel del 7 de octubre

Algunos israelíes no tuvieron tanta suerte como Rachiel. Adi Ohana fue asesinado a tiros por la policía israelí cerca de su casa después de ser confundido con un guerrillero palestino. “Un hombre inocente fue asesinado de la forma más negligente posible”, se quejó su sobrina. Los medios israelíes ahora se están llenando de informes de militares disparando a compatriotas israelíes, incluso cuando defendían sus hogares de los pistoleros palestinos.

¿Las fotos de la «atrocidad de Hamas» de Israel, ahora desaparecidas, mostraban a combatientes de Hamas muertos?

Entre los vídeos más espantosos de los días posteriores al 7 de octubre, también publicados en la cuenta Telegram de South Responders, se muestra un coche lleno de cadáveres carbonizados (abajo) a la entrada del kibbutz Be’eri. El gobierno israelí ha retratado a estas víctimas como víctimas israelíes de la violencia sádica de Hamás. Sin embargo, la carrocería de acero derretido y el techo derrumbado del automóvil, y los cadáveres completamente chamuscados en el interior, evidencian un impacto directo de un misil Hellfire.

También es posible que los ocupantes masculinos del coche fueran activistas de Hamás que habían entrado en tropel después de que se rompieran las vallas. Es posible que también hubieran regresado a Gaza con cautivos israelíes dentro de su automóvil.

El embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, parece haber promocionado fotografías que mostraban a combatientes de Hamás muertos durante su diatriba del 26 de octubre ante las Naciones Unidas. Erdan gesticuló enojado en el podio, gritando que “estamos luchando contra animales” antes de sacar un papel que mostraba un código QR con la leyenda “Escanee para ver las atrocidades de Hamás”.

Cuando escaneé el código ese día al mediodía, encontré alrededor de ocho imágenes espantosas de cuerpos quemados y partes de cuerpos ennegrecidos. Una mostraba una pila de cadáveres masculinos completamente carbonizados amontonados en un contenedor de basura. ¿Los rescatistas y médicos israelíes se habrían deshecho de los judíos israelíes muertos de esa manera?

Todos los israelíes asesinados el 7 de octubre parecen haber sido recogidos en bolsas para cadáveres individuales y transportados a morgues. Mientras tanto, numerosos vídeos grabados por israelíes los mostraban profanando los cadáveres de hombres armados de Hamás asesinados por las fuerzas de seguridad: desnudándolos, orinando sobre ellos y mutilando sus cuerpos. Tirar sus cuerpos a un contenedor de basura parecería ser parte de la política de facto de abuso de cadáveres.

Poco más de doce horas después de que el embajador Erdan promocionara las supuestas fotografías de las atrocidades de Hamás en la ONU, el archivo de Google Drive contenía sólo un breve vídeo. Entre las fotografías misteriosamente desaparecidas estaba la imagen del contenedor de basura lleno de cuerpos quemados. ¿Había sido eliminado porque mostraba a combatientes de Hamás incendiados por un misil Hellfire y no a israelíes “quemados vivos” por Hamás?

El embajador israelí Gilad Erdan en la ONU, 26 de octubre. El código QR que mostró actualmente conduce a un aviso 404.

Una destrucción que recuerda a los ataques israelíes contra Gaza

Algunos socorristas que llegaron a los lugares de matanza en el sur de Israel después del 7 de octubre dijeron que nunca habían visto tal destrucción. Sin embargo, para aquellos que han sido testigos del bombardeo israelí de la Franja de Gaza, las imágenes de casas bombardeadas y coches quemados deberían haberles resultado familiares.

Mientras informaba sobre el asalto de 51 días de Israel a Gaza en 2014, me encontré con un vehículo destruido en el centro de la ciudad de Gaza perteneciente a un joven taxista llamado Fadel Alawan que había sido asesinado por un dron israelí después de que, sin saberlo, dejara a un combatiente herido de Hamas en un hospital cercano. En el interior del coche aún se podían ver los restos de la sandalia de Alawan fundidos en el pedal del acelerador.

En la tarde del 7 de octubre, los plácidos asentamientos y las carreteras desérticas del sur de Israel estaban carbonizados y llenos de coches bombardeados que se parecían mucho a los de Alawan. ¿Eran realmente capaces los combatientes de Hamás, ligeramente armados, de provocar una destrucción a una escala tan amplia?

Max Blumenthal en X: «Fadel Alawah drove a wounded man to a hospital, not knowing he was a fighter. Here’s what a drone did to his car: http://t.co/84GTpgPxSo» / X (twitter.com)

¿El gobierno israelí está distribuyendo fotografías de víctimas de fuego amigo?

El 23 de octubre, el gobierno de Israel reunió a miembros de la prensa internacional para una sesión de propaganda extraoficial. Dentro de una base militar cerrada, los funcionarios bombardearon a la prensa con películas snuff y una colección de escabrosas acusaciones de “escenas desgarradoras de asesinato, tortura y decapitación durante el ataque de Hamás del 7 de octubre”, según el Times of Israel.

(((Emanuel Miller))) 🌻 en X: «Hundreds of journalists and photographers from media companies all over the world attended today the screening of a film of assorted footage showing the extent of the horrors committed by Hamas. Footage was taken from numerous sources, including from bodycams worn by the… https://t.co/c2HRdI98Lh» / X (twitter.com)

En quizás el documento más inquietante presentado por el gobierno israelí, los periodistas pudieron ver un vídeo que mostraba «el cadáver de una mujer parcialmente quemado, con la cabeza mutilada… El vestido de la mujer muerta está levantado hasta la cintura y le han quitado los calzones», según Los Tiempos de Israel.

Daniel Amram, el bloguero de noticias privado más popular de Israel, tuiteó el vídeo del cadáver quemado de la mujer, afirmando que “fue violada y quemada viva”.

daniel amram – דניאל עמרם en X: «Dear @GretaThunberg, please watch this family who just found her sister after she was raped and burned alive, they can’t even recognize her. their own sister. They do it in the name of «free palestine» today you gave them a reason and justification to continue. Be proud. https://t.co/UDh1a1pz9g» / X (twitter.com)

De hecho, la joven parecía haber muerto instantáneamente por una poderosa explosión. Y parecía que la habían sacado del coche en el que estaba sentada y que podría haber pertenecido a un captor de Gaza. El vehículo quedó completamente destruido y se encontraba en un campo de tierra, como muchos otros atacados por helicópteros Apache. Estaba escasamente vestida y con las piernas abiertas.

Aunque había asistido al festival de música electrónica Nova, donde muchas asistentes vestían ropa diminuta y sus extremidades dobladas eran típicas de un cuerpo que había estado sentado en un automóvil después del rigor mortis, los expertos y funcionarios israelíes afirmaron que había sido violada.

Pero hasta ahora las acusaciones de agresión sexual han resultado infundadas. El portavoz del ejército israelí, Mickey Edelstein, insistió ante los periodistas en la conferencia de prensa del 23 de octubre que “tenemos pruebas” de violación, pero cuando se le pidieron pruebas, dijo al Times of Israel, “no podemos compartirlas”.

¿Fue esta joven una víctima más de las órdenes de fuego amigo del ejército israelí? Sólo una investigación independiente puede determinar la verdad.

El ejército de Israel mata a cautivos israelíes dentro de Gaza y se queja de su liberación

Dentro de Gaza, donde unos 200 ciudadanos israelíes son rehenes, hay pocas dudas sobre quién está matando a los cautivos. El 26 de octubre, el brazo armado de Hamás conocido como Brigadas Al-Qassam anunció que Israel había matado a “casi 50 cautivos” en ataques con misiles.

Si el ejército de Israel hubiera atacado intencionalmente áreas donde sabía que estaban retenidos los cautivos, sus acciones habrían sido consistentes con la Directiva Aníbal de Israel. El procedimiento militar se estableció en 1986 tras el Acuerdo Jibril, un acuerdo en el que Israel intercambió 1.150 prisioneros palestinos por tres soldados israelíes. Tras una fuerte reacción política, el ejército israelí redactó una orden de campo secreta para evitar futuros secuestros. La operación propuesta tomó su nombre del general cartaginés que prefirió envenenarse a sí mismo antes que ser cautivo del enemigo.

La última aplicación confirmada de la Directiva Aníbal tuvo lugar el 1 de agosto de 2014 en Rafah, Gaza, cuando los combatientes de Hamás capturaron a un oficial israelí, el teniente Hadar Goldin, lo que llevó a los militares a lanzar más de 2.000 bombas, misiles y proyectiles sobre la zona, matando al soldado junto con más de 100 civiles palestinos.

Ya sea que Israel esté matando intencionalmente o no a sus ciudadanos cautivos en Gaza, ha demostrado ser extrañamente alérgico a su liberación inmediata. El 22 de octubre, después de rechazar una oferta de Hamás de liberar a 50 rehenes a cambio de combustible, Israel rechazó una oferta de Hamás de liberar a Yocheved Lifshitz, un activista por la paz israelí de 85 años, y a su amiga Nurit, de 79 años.

Cuando Israel aceptó su liberación un día después, un video mostró a Liftshitz estrechando la mano de un militante de Hamas y entonándole “Shalom” mientras la escoltaba fuera de Gaza. Durante una conferencia de prensa ese día, relató el trato humano que recibió por parte de sus captores.

The Cradle en X: «Following her release from Gaza by Hamas, 85 year old Yosheved Lifshitz is interviewed about her experience in captivity. https://t.co/MOTEJ82BmB» / X (twitter.com)

El espectáculo de la liberación de Lifshitz fue tratado como un desastre propagandístico por los expertos del gobierno israelí, y los funcionarios se quejaron de que permitirle hablar en público era un grave “error”.

El ejército israelí no estaba menos disgustado por su repentina libertad. Como informó el Times of Israel, “Al ejército le preocupa que nuevas liberaciones de rehenes por parte de Hamas puedan llevar a los líderes políticos a retrasar una incursión terrestre o incluso detenerla a mitad de camino”.

Por Max Blumenthal

Editor en jefe de The Grayzone, es un periodista galardonado y autor de varios libros.

Reporte publicado originalmente el 27 de octubre de 2023 en The Grayzone, y reproducido en castellano el 5 de noviembre de 2023 en Geoestrategia.

Relacionado:

¿Qué pasó realmente el 7 de octubre?

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬