[Columna de Opinión]

El ataque de Hamas y la guerra de Israel en Gaza

Hay el mismo número de judíos y palestinos en el territorio entre el Jordán y el mar. Ninguno de los dos grupos va a desaparecer. Pueden seguir matándose entre sí o encontrar una manera de vivir juntos. Ese debe ser el objetivo.

Por Wari

02/12/2023

0 0


Por Omer Bartov

Al igual que muchas otras personas en Israel y en todo el mundo, mi primera reacción al ataque del 7 de octubre fue de conmoción y horror. Pero esa reacción inicial estuvo acompañada de rabia, no sólo por la espantosa masacre perpetrada por Hamas contra mujeres y niños, ancianos y discapacitados, incluso bebés, sino también contra aquellos que podrían haber evitado este acto de violencia, muchos de los que lo precedieron, y las brutales represalias que han venido a su paso.

Dos meses antes del ataque de Hamás, varios colegas y yo lanzamos una petición titulada «El elefante en la habitación«. Firmada por cerca de 3.000 personas, muchas de ellas distinguidos académicos, líderes religiosos y figuras públicas, la petición se produjo en respuesta a las protestas en Israel contra el intento de «reforma» legal, un golpe gubernamental destinado a debilitar el poder judicial y fortalecer el poder ejecutivo. El «elefante en la habitación», advertimos, era la ocupación de millones de palestinos, y la supuesta reforma legal estaba siendo impulsada por una facción de colonos de extrema derecha cuyo objetivo era anexionarse Cisjordania. Sin embargo, el impresionante movimiento de protesta que había surgido en Israel contra el golpe judicial se había negado casi por completo a enfrentarse a esta cuestión.

El 7 de octubre, la realidad reprimida de los palestinos bajo el dominio israelí directo o indirecto literalmente explotó en la cara del país. Desde esta perspectiva, si bien me sorprendió y horrorizó la brutalidad del ataque de Hamas, no me sorprendió en absoluto que ocurriera. Este era un evento que estaba a punto de suceder. Si mantienes a más de dos millones de personas bajo asedio durante 16 años, hacinadas en una estrecha franja de tierra, sin suficiente trabajo, saneamiento adecuado, alimentos, agua, energía, educación, sin esperanza ni perspectivas de futuro, no puedes dejar de esperar brotes de violencia cada vez más desesperada y brutal.

Hubo quienes calificaron los acontecimientos del 7 de octubre como un pogromo. Este es un uso falso, engañoso e ideológicamente sobredeterminado del término. El término pogromo se aplicó inicialmente a los ataques contra las comunidades judías, especialmente en el sur de Rusia y Ucrania, por parte de turbas incitadas, a veces con el apoyo de las autoridades. Desde entonces, también se ha utilizado para denotar ataques de turbas contra otras minorías en otros lugares. Una de las razones del nacimiento del sionismo, junto con el auge del etnonacionalismo, fueron precisamente estos pogromos, que comenzaron a principios de la década de 1880 y anunciaron los primeros asentamientos seculares en la Palestina otomana.

El sionismo pretendía crear un Estado mayoritariamente judío en el que, por definición, los pogromos ya no serían posibles, ya que las autoridades políticas, militares y policiales serían todas judías. Por lo tanto, el uso de este término para el ataque terrorista de Hamas es completamente anacrónico. Pero la razón por la que se está empleando ahora tiene que ver con la evocación intencional o subconsciente de la violencia antijudía y específicamente del Holocausto, el mismo evento que condujo más directamente al establecimiento del Estado de Israel. Al decir «pogromo», se atribuye a Hamás, y por extensión a todas las demás organizaciones palestinas, o incluso a los palestinos en general, un antisemitismo implacable caracterizado por una predilección viciosa, irracional y asesina por la violencia, cuyo único objetivo es matar judíos. En otras palabras, según esta lógica, no hay espacio para las negociaciones con los palestinos. O nos matan a nosotros, o los matamos nosotros, o al menos los cercamos detrás de muros y alambre de púas.

Se ha hecho otra analogía entre el ataque de Hamás del 7 de octubre de 2023 y el ataque cincuenta años antes de los ejércitos egipcio y sirio del 6 de octubre de 1973, en el que serví como soldado. Hay similitudes y diferencias entre estos dos eventos. En ambos casos, Israel fue tomado desprevenido debido a una «concepción» estratégica, según la cual podía manejar fácilmente las amenazas militares sin necesidad de concesiones políticas y territoriales. El presidente de Egipto, Anwar Sadat, había estado tratando de persuadir a Israel para que devolviera la península del Sinaí, capturada en 1967, a cambio de la paz. Pero la política de Israel, como dijo infamemente el ministro de Defensa Moshe Dayan en ese momento, era que «es mejor mantener a Sharm el-Sheikh [el extremo sur de la península] sin paz, que tener paz sin Sharm el-Sheikh». Esta euforia de poder, nacida de la sorprendente victoria en la Guerra de los Seis Días, costó la vida a 3.000 soldados israelíes, algunos de los cuales eran mis compañeros de clase.

Del mismo modo, antes del ataque de Hamas del 7 de octubre, los políticos y generales israelíes creían que podían «manejar el conflicto» con los palestinos en lugar de tratar de resolverlo. En Gaza, esto se lograría ocasionalmente «cortando la hierba», es decir, haciendo llover destrucción desde el aire para mantener a Hamas en su lugar. De hecho, las muchas administraciones de Netanyahu optaron por mantener a Hamas lo suficientemente fuerte, y mantener a la Autoridad Palestina en Cisjordania lo suficientemente débil e impopular, como para poder argumentar que no era posible un acuerdo político con los palestinos. Mientras tanto, los asentamientos seguían proliferando en los territorios ocupados, lo que hacía cada vez más inviable cualquier compromiso territorial.

En otras palabras, en ambos casos, la violencia fue el resultado de un estancamiento político elegido por Israel en la creencia de tener una superioridad militar abrumadora. La principal diferencia entre estos dos eventos es que en 1973 Israel fue atacado por dos grandes ejércitos, con blindados, artillería y aviones de combate, mientras que esta vez fue atacado por insurgentes armados solo con armas ligeras y cohetes. A diferencia de 1973, Israel no se enfrenta a ninguna amenaza existencial por parte de Hamás. Pero debido a su incapacidad para concebir una solución política al conflicto del tipo que se vio obligado a aceptar después de 1973, se está arrastrando a un conflicto regional que puede tener importantes ramificaciones tanto para su seguridad como para su estabilidad interna.

La actual incursión de Israel en Gaza, y los intensos combates, la destrucción y el desplazamiento de población que esa operación ha conllevado, pueden provocar en cualquier momento una participación aún mayor, de Hezbolá en el norte, de lo que hemos visto hasta ahora. Esta milicia chií libanesa apoyada por Irán es una fuerza militar mucho más potente que Hamas, y está armada con unos 150.000 cohetes y misiles. Las milicias iraníes en Siria también pueden involucrarse y, como hemos visto recientemente, los hutíes chiítas yemenitas, también apoyados por Irán, han comenzado de manera similar a enfrentarse a Israel con misiles de largo alcance y la incautación de un buque de carga. Mientras tanto, en la Cisjordania ocupada, la creciente violencia de los colonos, a menudo respaldada por unidades militares locales, puede desencadenar otra Intifada, acelerando así los intentos de los colonos judíos de limpiar étnicamente esos territorios. Esto, a su vez, puede conducir a un aumento de la violencia en las ciudades «mixtas» de Israel, donde conviven ciudadanos judíos y palestinos, como ya ocurrió en mayo de 2021. Por lo tanto, Israel experimentará y empleará violencia y destrucción a largo plazo en una escala no experimentada desde 1948, con consecuencias regionales e internas impredecibles pero seguramente profundas.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha hecho recientemente otra analogía, que Israel aceptó con gusto, entre la guerra en Ucrania y los acontecimientos posteriores al 7 de octubre. Supuestamente, como sugirió, Israel y Ucrania son dos democracias que Estados Unidos está obligado a apoyar contra fuerzas oscuras, autoritarias o fanáticas religiosas. De hecho, las dos situaciones se invierten. Ucrania, un país independiente, soberano y democrático, fue invadido por su vecina Rusia, un estado autocrático con una historia imperial y objetivos expansionistas. Por el contrario, mientras que Israel es una democracia en lo que respecta a sus siete millones de ciudadanos judíos, en vísperas del ataque de Hamás estaba sufriendo un intento de golpe judicial por parte de su propio gobierno, con la intención de transformarlo en el mejor de los casos en una democracia iliberal siguiendo el modelo de Hungría. Además, los dos millones de ciudadanos palestinos del país nunca han disfrutado de plenos derechos democráticos. En cuanto a los tres millones de palestinos que viven bajo una ocupación israelí de 56 años en Cisjordania, casi no tienen ningún derecho. Y los dos millones de palestinos de Gaza han vivido bajo el asedio israelí durante más de una década y media.

En otras palabras, mientras que partes de Ucrania han sido ocupadas por Rusia, Israel ha estado ocupando Cisjordania y Gaza desde 1967 y ha sido una democracia plena solo para los judíos desde su fundación en 1948 (los ciudadanos palestinos de Israel vivieron bajo un gobierno militar hasta 1966, lo que facilitó la toma de posesión por parte de las autoridades israelíes de gran parte de sus tierras). Por lo tanto, la analogía entre las dos situaciones es falsa. El ataque de Hamas, por horrible y bárbaro que haya sido, debe verse como una respuesta a las políticas de ocupación y asedio de Israel, y a la absoluta negativa de los gobiernos de Netanyahu durante las últimas dos décadas a encontrar una solución política al conflicto. Deberíamos ser capaces de condenar el terrorismo de Hamás y condenar al mismo tiempo la intransigencia y la violencia israelíes contra los palestinos, y comprender que lo primero es una respuesta a lo segundo, incluso si Hamás, concretamente, es una organización dedicada a la sustitución violenta de Israel por un régimen palestino islámico.

Para mí, como historiador, es importante situar los acontecimientos actuales en el contexto histórico correcto y diagnosticar lo mejor posible sus causas más profundas. Un diagnóstico erróneo de tales causas, o una negación de ellas por completo, solo empeorará las cosas. Parecería que precisamente debido a este diagnóstico erróneo o negación, Israel se encuentra actualmente al borde de un precipicio, como está advirtiendo un número cada vez mayor de comentaristas bien informados (véase, por ejemplo, el artículo de opinión de Thomas Friedman en el NYT). La posibilidad de un conflicto regional, si no mundial, es cada vez mayor. Para empeorar las cosas, Israel ha desplazado forzosamente a más de un millón de civiles —la mayoría de los cuales son refugiados palestinos de la Nakba de 1948 y sus descendientes— de sus hogares en la parte norte de Gaza a la parte sur, a pesar de que las FDI están reduciendo gran parte de esa parte norte a escombros. Según la mayoría de los informes, ya ha matado diez veces más palestinos, incluidos numerosos niños (que representan el 50% de la población total allí), que los asesinados por Hamas. Más recientemente, se ha ordenado a los habitantes de Gaza desplazados en la parte oriental de la Franja meridional que se trasladen a su parte occidental, lo que aumenta aún más la congestión. Esta política militar está creando una crisis humanitaria insostenible, que no hará más que empeorar con el tiempo. La población de Gaza no tiene a dónde ir, y su infraestructura está siendo demolida.

Al justificar estas acciones, los líderes y generales israelíes han hecho declaraciones aterradoras. El 7 de octubre, el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que los habitantes de Gaza pagarían un «precio enorme» por el ataque de Hamas, y que las FDI convertirían partes de los centros urbanos densamente poblados de Gaza «en escombros». El 28 de octubre, agregó, citando Deuteronomio: «Debes recordar lo que Amalec te hizo». Como muchos israelíes saben, en venganza por el ataque de Amalec, la Biblia llama a «matar por igual a hombres y mujeres, niños y lactantes». El presidente israelí, Yitzhak Herzog, condenó a todos los palestinos de Gaza: «Es toda una nación la responsable. No es cierta esta retórica de que los civiles no son conscientes, no están involucrados. Es absolutamente falso». El ministro israelí de Energía e Infraestructura, Israel Katzdeclaró de manera similar: «No se encenderá ningún interruptor eléctrico, no se abrirá ninguna boca de riego y no entrará ningún camión de combustible, hasta que los secuestrados regresen a casa». El miembro de la Knesset, Ariel Kallner escribió en las redes sociales el 7 de octubre: «En este momento, un objetivo: ¡la Nakba! Una Nakba que eclipsará a la Nakba del 48. ¡Nakba en Gaza y Nakba a cualquiera que se atreva a unirse!» Nadie en el gobierno denunció esa declaración. En cambio, el 11 de noviembre, el miembro del gabinete de seguridad y ministro de Agricultura, Avi Dichterreiteró: «Ahora estamos desplegando la Nakba de Gaza».

El ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallantdeclaró el 9 de octubre: «Estamos luchando contra los animales humanos y actuaremos en consecuencia», una declaración que indica una deshumanización de las personas que tiene ecos genocidas. Más tarde anunció que había «eliminado todas las restricciones» a las fuerzas israelíes, y que «Gaza no volverá a ser lo que era antes. Vamos a eliminar todo». El 10 de octubre, el jefe del Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT) del ejército israelí, el general de división Ghassan Alian, se dirigió a la población de Gaza en árabe, declarando: «Los animales humanos deben ser tratados como tales. No habrá electricidad ni agua, solo habrá destrucción. Querías el infierno, lo conseguirás». El mismo día, el portavoz del ejército israelí, Daniel Hagar, anunció que en la campaña de bombardeos en Gaza «el énfasis está en el daño y no en la precisión». También el 10 de octubre, el general de división Giora Eiland escribió en el diario de circulación masiva Yedioth Ahronoth: «El Estado de Israel no tiene más remedio que convertir a Gaza en un lugar en el que sea temporal o permanentemente imposible vivir», y agregó que «crear una grave crisis humanitaria en Gaza es un medio necesario para lograr el objetivo, » y que «Gaza se convertirá en un lugar donde ningún ser humano puede existir».

En otro artículo del mismo periódico, el 19 de noviembre, Eiland escribió: «Israel no está luchando contra una organización terrorista sino contra el Estado de Gaza». Hamás, argumentó, «logró movilizarse… el apoyo de la mayoría de los habitantes de su estado… con pleno apoyo a su ideología. En este sentido, Gaza es muy similar a la Alemania nazi». Esto lo llevó a concluir que «la lucha debe llevarse a cabo en consecuencia». En su opinión, «la forma de ganar esta guerra más rápido y a un costo menor para nosotros requiere el colapso de los sistemas del otro lado, no el asesinato de más combatientes de Hamas. La comunidad internacional nos advierte de un desastre humanitario en Gaza y de graves epidemias. No debemos dejarnos disuadir por eso». De hecho, «las graves epidemias en el sur de la Franja acercarán la victoria y disminuirán el número de bajas de las FDI». Eiland insistió en que «cuando altos funcionarios israelíes dicen a los medios de comunicación ‘o somos nosotros o ellos’, debemos aclarar quiénes son ‘ellos’. ‘ No son solo los combatientes armados de Hamas, sino que… toda la población de Gaza que apoyó con entusiasmo a Hamas y aplaudió las atrocidades que ocurrieron el 7 de octubre».

Una vez más, ningún portavoz del ejército o político ha denunciado estas declaraciones genocidas. Podría citar muchos más. Cuando Sky News le preguntó: «¿Qué pasa con los palestinos en el hospital que están con soporte vital y los bebés en incubadoras cuyo soporte vital e incubadora tendrán que ser apagados porque los israelíes han cortado la electricidad a Gaza?», el ex primer ministro israelí Naftali Bennett respondió: «¿En serio… preguntándome por los civiles palestinos? ¿Qué te pasa? ¿No has visto lo que pasó? Estamos luchando contra los nazis».

En resumen, la retórica y las acciones israelíes están preparando el terreno para lo que bien puede convertirse en asesinatos masivos, limpieza étnica y genocidio, seguidos de anexión y asentamiento del territorio.

Con ese espíritu, el Kohelet Policy Forum, un think tank archiconservador con profundas raíces en Estados Unidos -que participó estrechamente en los planes de reforma judicial lanzados por el gobierno de Netanyahu en febrero de 2023-, se está remodelando ahora como parte de un esfuerzo supuestamente humanitario: «reubicar» a los refugiados palestinos de Gaza en otros países del mundo, donde, sugiere, vivirán vidas mucho mejores, dejando así la Franja de Gaza a los colonos judíos. Con el mismo espíritu, un capitán de las FDI fue filmado el 9 de noviembre en una playa de Gaza proclamando a los jóvenes oficiales: «Regresamos, fuimos expulsados de aquí hace casi 20 años [cuando Israel evacuó unilateralmente sus asentamientos en la Franja de Gaza]. Empezamos esta batalla divididos y la terminamos unidos. Estamos luchando por la Tierra de Israel. ¡Esta es nuestra tierra! Y esa es la victoria, volver a nuestras tierras».

Hay muchos otros miembros del gobierno, de la Knesset y de los militares a los que les gustaría ver al pueblo palestino, como tal, desaparecer del mapa y de la conciencia. Esto aún no ha sucedido y se puede prevenir. Estados Unidos sigue presionando por una solución de dos Estados. Pero dadas las circunstancias, es crucial seguir advirtiendo contra el potencial de genocidio antes de que ocurra, en lugar de condenarlo tardíamente después de que ya haya tenido lugar.

Desde la invasión a gran escala de Gaza por parte de las FDI, las pérdidas entre la población civil han aumentado constantemente. Y aunque el ejército ha progresado inicialmente más rápido de lo previsto, la probabilidad de que se empantanen en Gaza sigue siendo considerable, y Hezbolá está utilizando esto como una oportunidad para intensificar sus ataques en el norte. Esto puede significar que Israel se enfrentará no sólo a una crisis militar, sino también a una creciente crisis económica con cientos de miles de hombres y mujeres en servicio de reserva en lugar de en sus sitios de trabajo, y el apoyo internacional se erosionará rápidamente.

Si bien es deseable eliminar a Hamas de Gaza como hegemón político y militar, está lejos de ser seguro que Israel pueda «erradicarlo» por completo, descrito como el objetivo principal de la guerra. Hamas es a la vez una organización militante que utiliza el terror contra civiles con fines políticos, y una organización social que administra toda la infraestructura de Gaza, desde las escuelas hasta los servicios de salud, el saneamiento y la aplicación de la ley. Pero incluso si Hamas es retirado de Gaza como la OLP fue expulsada de Beirut, no hay ningún plan conocido por parte del gobierno israelí sobre lo que sucedería a continuación. ¿Quién se haría cargo? Los israelíes no quieren cuidar el territorio e incluso si lo intentan, como lo hicieron en el pasado, no podrán hacerlo por mucho tiempo. Egipto no quiere tener responsabilidad directa sobre la Franja. Y la Autoridad Palestina ha sido muy debilitada por Israel y será vista como su agente si es llevada a Gaza. En resumen, Israel parece no tener ningún plan político y uno militar muy peligroso. Solo puede culparse a sí mismo, no solo a Netanyahu, sino también a la cúpula militar, por haber llegado a este punto.

Como escribió el gran teórico militar prusiano Carl von Clausewitz hace casi doscientos años, la guerra es la extensión de la política por otros medios. La guerra sin objetivos políticos claramente definidos se convertirá en una guerra absoluta, lo que significa una guerra de destrucción y aniquilación. En el caso de la invasión israelí de Gaza, el estricto cumplimiento por parte de las FDI de las leyes y costumbres de la guerra, tal como se definen en los Convenios de Ginebra de 1949 y los protocolos posteriores, probablemente habría dificultado mucho el progreso militar. Ese no fue el camino elegido, y las pruebas disponibles indican que las FDI están violando gravemente estos acuerdos, de los que Israel es signatario. No es de extrañar que se encuentre con una creciente censura internacional y que esté perdiendo rápidamente apoyo en los Estados Unidos, una circunstancia que seguramente se reflejará con el tiempo también en las respuestas y acciones de la administración estadounidense. La única manera de salir de este dilema es que Israel declare claramente que tiene un fin político en mente: una solución pacífica del conflicto con un liderazgo palestino apropiado y dispuesto. Hacer esa declaración transformaría instantáneamente la situación y abriría el camino para que se adoptaran medidas intermedias sobre el terreno, la primera de las cuales sería el cese de la matanza y el regreso de todos los rehenes supervivientes.

Sin embargo, tal curso político por parte de Israel parece muy poco probable ahora, especialmente bajo el liderazgo político actual, que es tan extremo como incompetente. Llegados a este punto, sobre todo debido a la acalorada retórica en Israel, incluso por parte de bastantes comentaristas de izquierda consternados por la masacre del 7 de octubre, es crucial que se ejerza presión moral sobre los responsables políticos israelíes y el público para que desistan de cada vez más acciones que están destinadas a dar lugar a crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, limpieza étnica e incluso genocidio.

En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial y a la derrota del nazismo y el fascismo, los historiadores y otros intelectuales a menudo reprendieron a sus predecesores por haber carecido del coraje de enfrentarse a sus gobiernos y a los sentimientos populares y por no haber advertido contra lo que veían claramente que estaba a punto de suceder. Como historiador del Holocausto, he pedido al Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos en Washington DC, y a Yad Vashem en Jerusalén, que se mantengan a la vanguardia de las advertencias contra las violaciones israelíes de los derechos humanos y el derecho internacional, que actualmente están siendo legitimadas por los líderes políticos y militares israelíes, las cabezas parlantes en la televisión y las redes sociales. He instado a quienes se dedican a investigar y conmemorar el Holocausto a que adviertan contra la retórica deshumanizante de Israel dirigida a la población de Gaza que literalmente llama a su extinción. También les he pedido que condenen la escalada de violencia en la Ribera Occidental, perpetrada por colonos incitados y tropas de las FDI, que también se inclina hacia la depuración étnica al amparo de la guerra en Gaza. Pero por ahora, todo lo que escuchamos de estos eruditos es silencio.

También hay que decir que el ambiente actual en los campus estadounidenses con respecto a la cuestión palestina e Israel es otro motivo de preocupación. Algunos autodenominados izquierdistas y partidarios de Palestina han elogiado las atroces masacres llevadas a cabo por Hamas y han rechazado por completo el derecho de Israel a defender a sus ciudadanos atacando a Hamas, que se refugia entre civiles en la densamente poblada Franja de Gaza. Otros han mostrado una notable falta de empatía con los cientos de víctimas y rehenes judíos. De hecho, las condenas al bombardeo israelí de Gaza a menudo ni siquiera mencionan el ataque del 7 de octubre.

Por el contrario, los partidarios de Israel, en su mayoría judíos, aunque se sienten profundamente traicionados por sus colegas liberales que no muestran ninguna simpatía por las víctimas del 7 de octubre, y pueden ser ambivalentes acerca de la inmensa destrucción que están produciendo las fuerzas israelíes en Gaza, generalmente se niegan a reconocer las causas políticas más profundas de este estado de cosas. De hecho, a menudo caen en clichés familiares, demasiado comunes en Israel, de barbarie palestina, árabe y musulmana, y de antisemitismo eterno y universal, que también detectan entre algunos de sus propios colegas liberales.

Lo que parece faltar es una conversación entre estos dos grupos, ninguno de los cuales, después de todo, se ve directamente afectado por la violencia. En cambio, parecen reflejar la misma incapacidad de comunicación que caracteriza a la propia región. De hecho, la predilección académica general por adoptar posturas de apoyo a una causa justa pagando un precio mínimo por ella, un lamentable tipo de santurronería barata, ha alcanzado nuevas cotas desde el actual estallido de violencia. En lugar de educar a sus estudiantes sobre las complejas realidades de la región, algunos profesores parecen incitar a la ira y la rabia, mientras que los equívocos de los rectores de las universidades, incluido el mío, temerosos de disgustar a sus donantes o de enfurecer a un lado u otro entre profesores y estudiantes, no han satisfecho a nadie. Es un triste espectáculo.

El principio del fin de este conflicto y el regreso de la política pueden comenzar con negociaciones para liberar a los rehenes, como parece estar sucediendo en este momento. El argumento de que vincular la estrategia militar a los rehenes sólo alentaría a Hamas y a otros a retenerlos, o incluso a tomar otros, es falso en varios aspectos. En primer lugar, está claro que Hamás quiere intercambiar rehenes por sus propios prisioneros, muchos de los cuales son ancianos y han estado en cárceles israelíes durante décadas, mientras que otros son muy jóvenes. En segundo lugar, es impensable que Israel simplemente ignore el destino de los rehenes, entre los que se encuentran ancianos y enfermos, niños e incluso bebés; el retraso en las negociaciones hasta este punto demuestra una cierta insensibilidad en el gobierno israelí que lo ha caracterizado también en otras esferas.

Las declaraciones hechas por algunas figuras militares y otros observadores, en el sentido de que la cuestión de los rehenes sólo debería abordarse al final de la guerra, momento en el que, por supuesto, la mayoría de los rehenes estarían casi con toda seguridad muertos, ya han tenido un efecto tremendamente desmoralizador en las familias de los rehenes y en la población israelí en su conjunto. sobre todo las muchas familias cuyos hijos e hijas serían enviados a luchar y podrían ser capturados. Incluso para este gobierno excepcionalmente despiadado e inepto, la elección de tal política solo puede describirse como inhumana y estúpida. Hay que hacer todo lo posible para liberar a los rehenes ahora mismo. Además, esos esfuerzos pueden señalar el inicio de negociaciones sobre otros aspectos del conflicto, más que una señal de derrota.

A pesar de la violencia aterradora y la intransigencia destructiva de ambas partes y sus partidarios, el objetivo debe ser un acuerdo de paz.

Hay el mismo número de judíos y palestinos en el territorio entre el Jordán y el mar. Ninguno de los dos grupos va a desaparecer. Pueden seguir matándose entre sí o encontrar una manera de vivir juntos. Ese debe ser el objetivo. Todos los sueños de hacer desaparecer al otro lado o someterse a la opresión de una generación a otra solo producirán más violencia y una creciente brutalización de ambos grupos. La mera afirmación de la voluntad de llegar a un acuerdo tiene el potencial de transformar el paradigma. La matanza en curso solo empeorará las cosas. Ningún golpe de Estado interno y ningún acuerdo político externo –como las relaciones con los Estados del Golfo o la paz con Arabia Saudí– logrará esconder bajo la alfombra la necesidad de un acuerdo político entre palestinos e israelíes.

Por ahora, todo lo que podemos hacer es suplicar a nuestros propios gobiernos que utilicen este momento de profunda crisis y horrible derramamiento de sangre como una palanca para obligar a Israel a poner fin a su política de ocupación y opresión de otro pueblo y buscar soluciones creativas para la coexistencia, ya sea en dos estados, un estado o una estructura federativa. que garantizará la dignidad humana, la igualdad y la libertad para todos.

Por Omer Bartov

Copresidente de Estudios sobre Genocidio, Holocausto y Desastres, CGC. Autor de «Genocidio, Holocausto e Israel-Palestina: Historia en primera persona en tiempos de crisis».

Columna publicada originalmente en inglés el 24 de noviembre de 2023 en Consejo para la Cooperación Global.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬