Planea operar nueve yacimientos en la cuenca Galilea

Explotación de mina australiana acabará con población indígena

2,3 mil millones de toneladas de carbón estima producir la empresa india en Carmichael

Activistas en protesta

La extracción de 2,3 mil millones de toneladas de carbón  en sesenta años de la gigantesca mina de carbón Carmichael, Australia devastará con la contaminación no solo el Gran Arrecife de Coral sino a las poblaciones indígenas de esa nación.

 

La empresa india llamada Adani planea operar nueve mega minas que se ubican en la cuenca Galilea australiana para producir 330 millones de carbón, lo que contribuirá de forma masiva con el calentamiento global, dejando grandes secuelas al planeta.

 

La Organización No Gubernamental Greenpeace precisó que con el total de la cantidad de la explotación de carbón se llenaría un tren largo para envolver al m mundo 1,5 veces.

 

Medios locales han publicado que la empresa india que será exportado en tren desde la Cuenca Galilea hasta el puerto de Abbot Point en el Gran Arrecife de Coral y los pobladores aborígenes temen que este espacio natural sea destruido completamente.

 

Los dirigentes indígenas denuncian que más de un millón de metros cúbicos de fondo marino serían dragados del Arrecife para extender el puerto y detallaron que entre 2016-2017 “el arrecife sufrió grandes daños por niveles de blanqueos que hizo que las temperaturas marítimas crecieran poniéndolas en un riesgo mayor en 2018”.

 

Asimismo, señalaron que cientos de barcos de carbón en las aguas, el dragado, el ruido extra y la contaminación lumínica, así como el riesgo de vertidos de mineral, es probable que la mina Adami destruya completamente el Arrecife.

 

Sin embargo, los activistas de Australia y otros lugares están uniendo sus fuerzas para evitar lo que podría ser una de las mayores catástrofes ecológicas del planeta.

 

Protestas

Los pueblos indígenas, otras organizaciones  nacionales e internacionales instalaron un campamento de protesta cerca de Bowen, costa este australiana situada cerca del puerto de carbón de Abbot Point para oponerse al proyecto.

 

“Las carreteras estaban bloqueadas y los activistas se encadenaban a las vías ferroviarias que se usan para exportar carbón”, manifestó uno de los protestantes.

 

Ken Peters-Dodd, un anciano de las naciones originarias del pueblo birria, dijo que “Adani planea construir la línea ferroviaria a través de territorio birria para exportar el carbón a su puerto y no lo permitiremos”.

 

Ken llama a los activistas internacionales a unirse a la lucha contra la mina Adami. “Yo soy del pueblo birria, del río Bowen. También soy de los widi, la gente de las montañas y colinas de las zonas interiores. Formamos parte del grupo de idiomas birri gubba y no estamos de acuerdo a que nos dañen el Arrecife”.

 

Voceros de movimientos ecologistas australianos explicaron que este es sólo el último proyecto minero masivo en amenazar las conexiones del pueblo de las naciones originarias con sus tierras en Australia.

 

Enfatizaron que desde los primeros días de la colonización, la tierra indígena ha sido explotada en beneficio de los europeos y ahora se está haciendo lo mismo para aumentar los beneficios de empresas internacionales.

 

Problemas financieros

Un total de 28 bancos en el mundo, han descartado la mina Adani o parte de los proyectos en la Cuenca Galilea trayendo problemas financieros, debido a la difusión de las consecuencias que ha traído a las poblaciones indígenas.

 

En diciembre de 2017, Adania solicitud un crédito estatal de mil millones de dólares australianos que fue bloqueada por el jefe de Gobierno de Queensland. NO obstante, muchas empresas con sede en Londres están todavía involucradas,

 

Se prevé que las compañías internacionales involucradas entre ellas,  WSP/Parsons Brinckerhoff, Jefferies, Investec, KY, Marsh y Baker McKenzie, se retiren del proyecto por la presión pública

Decididos por la lucha

Un grupo numeroso de activistas de los pueblos indígenas como Acción de Primera Línea Contra el Carbón y Parar a Adani están decididos a detener la marcha del proyecto que pretende favorecer al capitalismo.

Comentarios