¡Inédito! Fiscalía de España demanda a aficionados por insultos racistas contra un jugador

Los hechos tuvieron lugar en enero en el estadio del Espanyol, en Barcelona y marcan un precedente de justicia social

La Fiscalía contra los delitos de odio de Barcelona (España) ha interpuesto una querella contra dos aficionados del equipo de fútbol Espanyol por, presuntamente, proferir insultos y expresiones racistas al jugador del Athletic de Bilbao, Iñaki Williams. Es la primera vez que el Ministerio Público de España se querella por este delito en un partido de la primera división de la liga de fútbol española.

El suceso denunciado ocurrió el pasado 25 de enero durante el encuentro de liga ente ambos equipos en el campo del Espanyol, en Barcelona. Cuando Williams fue sustituido los acusados “profirieron gritos y gestos de menosprecio con el indudable efecto de humillación y menoscabo de su dignidad por motivos racistas”, según la querella.

Los gritos consistieron en imitar los gestos y sonidos que emiten los primates dirigidos hacia el jugador negro del club vasco. Los hechos denunciados podrían constituir un delito de odio por motivos racistas, castigado con penas de prisión de seis meses a dos años y una multa.

Los dos aficionados fueron entonces identificados, al igual que una tercera persona, en este caso, menor de edad. El jugador recibió entonces numerosos apoyos tras el encuentro, tanto de políticos y deportistas como de la propia Liga Profesional de Fútbol, que presentó una denuncia ante la Fiscalía contra los delitos de odio de Barcelona. Por su parte, el Comité de Competición abrió expediente al club catalán.

Ahora, tras conocer la noticia, Williams ha mostrado su alegría en las redes sociales, donde ha afirmado que “es un paso muy, muy importante”, porque “estamos en una sociedad en la que tiene que haber cambios”. Además, ha aprovechado para dar las gracias “por el ánimo recibido y por los mensajes de apoyo”.

Cortesía de RT

Te podría interesar

Equipos y jugadores de la NBA protestan contra violencia policial y racismo en EE.UU.

Compártelo

Comentarios