[Columna de Opinión]

La guerra palestino-israelí en el contexto de la gran geopolítica

El mundo islámico está experimentando un importante reagrupamiento. Si los musulmanes son capaces de unirse frente a un enemigo feroz común, surgirá un polo islámico en toda regla. Si fracasan, se retrasará el inicio de la multipolaridad.

Por Wari

25/11/2023

0 0


Por Aleksandr Duguin

Dos catástrofes (Shoah vs Naqba)

En primer lugar, se produjeron dos catástrofes una tras otra en Israel y la Franja de Gaza: el ataque de Hamás contra Israel, con numerosas víctimas civiles y toma de rehenes, y los ataques de represalia de Israel contra la Franja de Gaza, que fueron mucho más brutales, con el número de víctimas civiles, especialmente mujeres y niños. La operación terrestre de las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] ha hecho que la situación sea aún más catastrófica, y el número de muertos -incluidos niños, mujeres y ancianos- ha aumentado hasta proporciones inimaginables.

Ambas son graves violaciones de los derechos naturales de las personas, crímenes contra la humanidad y no pueden justificarse. Pero al mismo tiempo, la aplicación por parte de Israel de los principios de la Lex Talionis ha dado lugar a un auténtico genocidio de la población de la Franja de Gaza, que ya se veía obligada a vivir en las horribles condiciones de un campo de concentración. Hamás cometió un acto de terrorismo, Israel respondió con un acto de genocidio a gran escala. Ambos se han situado fuera de los límites de la ley y de los métodos humanos aceptables para resolver las contradicciones políticas.

La geopolítica de la transición: multipolaridad frente a unipolaridad

Pero es la geopolítica la que comienza a continuación. Aunque la escala de la ofensiva israelí es mucho mayor, la evaluación de lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza no depende de esto, sino de patrones geopolíticos más profundos. Considerémoslos aisladamente del lado moral del problema.

El orden mundial existente es transitorio. Actualmente se está produciendo una transición de un mundo unipolar (formado tras el colapso de la URSS y el desmantelamiento del campo soviético) a un mundo multipolar. Los polos del mundo multipolar ya están emergiendo con bastante claridad. Son Rusia, China, el mundo islámico, India, y África y América Latina están en camino. De hecho, se trata de civilizaciones enteras independientes. Las principales están representadas en el BRICS, que -especialmente tras la cumbre de 2023 en Johannesburgo– reúne a todas estas civilizaciones (la entrada de Arabia Saudí, Irán y Egipto marca la presencia de países clave del mundo islámico, Etiopía refuerza el factor africano y Argentina completa el núcleo de países sudamericanos). El mundo multipolar refuerza su posición día a día. La hegemonía occidental se debilita.

Sin embargo, la dirección globalista de Occidente y, sobre todo, de Estados Unidos trata de preservar la unipolaridad a cualquier precio, de insistir en su dominio militar, político, económico, cultural e ideológico a gran escala. Esta es la principal contradicción de nuestra época: la escalada del enfrentamiento entre unipolaridad y multipolaridad. Los principales conflictos y procesos de la política mundial deben considerarse en este contexto.

El significado global del conflicto en Ucrania

El conflicto en Ucrania se explica por el deseo de debilitar a la Rusia soberana que se afirma como polo independiente. El Occidente global apoya al régimen títere de Zelensky sólo para detener el regreso de Rusia a la escena mundial como actor independiente. Esta política ha sido perseguida sistemáticamente por el presidente Putin durante su tiempo en el poder. Y tras haber empezado por reforzar la soberanía política de Rusia, ha llegado gradualmente a establecer a Rusia como una civilización independiente que rechaza no sólo la hegemonía geopolítica de Occidente sino también su sistema de valores. Rusia (en el decreto 809) proclamó explícitamente su lealtad a los valores tradicionales y rechazó firmemente el liberalismo occidental, la agenda LGBT y otras normas de la ideología occidental, reconocidas en Rusia como perversiones y anomalías.

En respuesta, Occidente apoyó el golpe de Estado de 2014 en Kiev, armó a Ucrania hasta los dientes, ayudó a difundir la ideología rusófoba neonazi en Ucrania y provocó a Rusia para que lanzara una Operación Militar Especial. Si Putin no la hubiera iniciado, Kiev lo habría hecho.

Así se abrió en Ucrania el primer frente de la guerra caliente de la multipolaridad contra la unipolaridad.

Al mismo tiempo, la Rusia de Putin se da perfecta cuenta de que no puede ser uno de los dos polos, como lo fue en tiempos de la URSS. Nuevas civilizaciones están levantando la cabeza: la china, la islámica, la india, la africana y la latinoamericana. Y Rusia las ve como aliadas y socias en una multipolaridad verdadera e igualitaria. El mundo aún no se ha dado cuenta de ello, pero poco a poco la conciencia multipolar crece y se fortalece.

Lo mismo puede decirse del problema de Taiwán, que podría convertirse (y algún día se convertirá) en la próxima línea de frente entre la unipolaridad y la multipolaridad, esta vez en la zona del Océano Pacífico.

Una nueva línea de falla

Pero los acontecimientos en Israel, el atentado de Hamás y el genocidio de represalia de Israel contra los palestinos, han abierto una línea de frente diferente. Esta vez Occidente, a través de un apoyo sesgado incondicional y unilateral (al igual que en Ucrania) a Israel, a pesar de la naturaleza atroz de los crímenes de las FDI contra los civiles en la Franja de Gaza, entró en una fase de confrontación con todo el mundo islámico. Así, otro polo -el polo islámico- ha pasado a primer plano. Ante lo que Israel está haciendo en la Franja de Gaza y en el resto de los territorios palestinos, y dadas las injusticias cometidas en el pasado contra la población palestina, expulsada a guetos y reservas en sus tierras, el mundo islámico no puede sino darse cuenta de su unidad.

La causa palestina une hoy a suníes y chiíes, turcos e iraníes, y a bandos enfrentados en conflictos internos con Yemen, Siria, Irak o Libia. Toca directamente a los musulmanes de Pakistán e Indonesia, Malasia y Bangladesh. No deja indiferentes a los musulmanes que viven en Estados Unidos y Europa, en Rusia o en África. Y, por supuesto, los palestinos de Gaza y Cisjordania, a pesar de sus diferencias políticas, están ahora unidos en la lucha por su dignidad.

En las últimas décadas, Estados Unidos ha conseguido suavizar la consolidación de los musulmanes en torno a la cuestión palestina, dividirlos en grupos, forzarlos y coaccionarlos astutamente para que normalicen sus relaciones con Israel. Pero toda esta política se ha hecho añicos en el último mes. El apoyo inequívoco a Israel, incluso después de lo que ya ha hecho en la franja de Gaza a la vista de toda la humanidad, está obligando al mundo islámico a trascender sus contradicciones internas y a entrar en confrontación directa con Occidente.

Tanto Israel como Ucrania no son más que apoderados de la hegemonía occidental, arrogantes y crueles, que no escatiman en crímenes y en discursos y actos racistas, pero ellos no son el problema. Sólo son instrumentos de la gran geopolítica: la geopolítica del mundo unipolar.  Esto es exactamente lo que esbozó recientemente el presidente ruso Vladimir Putin cuando habló de las arañas que tejen una red mundial de enemistad y discordia. Se refería a los globalistas y a sus tácticas colonizadoras de divide y vencerás. Pero si comprendemos la esencia de la estrategia de quienes tratan desesperadamente de salvar en la agonía el mundo unipolar y la hegemonía occidental, podremos construir conscientemente un modelo alternativo para contrarrestarlo y avanzar confiada y colectivamente hacia la creación de un mundo multipolar.

El imperativo de consolidar el polo islámico

El conflicto en la Franja de Gaza, y más ampliamente en Palestina, es un desafío directo a todo el mundo islámico, a la civilización islámica en su conjunto. No a ningún pueblo en particular -y ni siquiera a todos los árabes. Occidente está, de hecho, en guerra con el islam como tal. Esto lo entienden bien casi todos los dirigentes -desde Salman bin Abdul-Aziz Al Saud hasta Erdogan, desde el ayatolá Jamenei hasta los dirigentes de Pakistán, desde Túnez hasta Bahrein, desde Erdogan hasta las autoridades de Yemen, desde los salafíes y wahabíes hasta los chiíes y sufíes. Opositores políticos en la propia Palestina, en Siria, Libia, Líbano, chiíes y suníes deben ahora defender su dignidad, demostrar que los musulmanes son una civilización soberana independiente que no permitirá que se les trate de esta manera.

Erdogan amenazó a Occidente con la yihad y recordó las Cruzadas. Se trata de una comparación muy desafortunada. El Occidente globalista moderno no tiene nada que ver con la civilización cristiana. Durante muchos siglos Occidente ha roto los lazos con la cultura cristiana, se ha puesto del lado del materialismo, del ateísmo, del individualismo. El cristianismo no tiene nada en común con la ciencia material, con el sistema social y económico del beneficio desnudo, con la legalización de la perversión y la proclamación de la patología como norma, con la disposición a pasar a una existencia posthumana -sobre la que, por cierto, escribe con entusiasmo el filósofo posthumanista israelí Yuval Harari. Occidente es un fenómeno anticristiano, y no lleva ninguna cruz consigo ni sobre sí mismo. Israel es un Estado occidental judío y laico, y no tiene nada en común con el cristianismo. Por lo tanto, si el mundo musulmán se enfrentará a Occidente, entonces no será como la civilización de Cristo, sino como la civilización del Anticristo, Dajjal.

La misión de Rusia queda clara

Rusia, como polo del mundo multipolar, ya está en guerra con Occidente en Ucrania. Muchos países islámicos, bajo la influencia de la propaganda occidental, no comprendieron claramente las razones, los objetivos y la naturaleza misma de esta guerra, creyendo que se trataba de un conflicto regional (y no son pocos en el propio mundo islámico). Pero ahora, cuando el globalismo haya afectado directamente a todos los musulmanes del mundo, la Operación Militar Especial de Rusia adquirirá un significado completamente diferente a sus ojos. Al fin y al cabo, se trata de una lucha entre el mundo multipolar y el mundo unipolar, lo que significa que se lleva a cabo no sólo en interés de Rusia como polo, sino también indirectamente (o incluso directamente) en interés de todos los polos. Esto lo entienden mejor China y, entre los países islámicos, Irán. Recientemente, sin embargo, otras sociedades islámicas -Arabia Saudí, Egipto, Turquía, Pakistán, Indonesia- también han experimentado un rápido crecimiento de la conciencia geopolítica a gran escala. De ahí los intentos de acercamiento entre Arabia Saudí e Irán, y la política soberanista de Turquía. Y cuanto más se da cuenta el mundo islámico de que es un polo, una civilización unificada, más comprensible resulta el comportamiento de Rusia. Putin ya es un líder popular en todo el mundo, y especialmente en los países no occidentales. Y así su estrategia adquiere un sentido y una justificación muy claros. Rusia ya está luchando en toda regla contra la unipolaridad, es decir, contra el globalismo y Occidente.

El momento del Islam

Ahora Occidente, junto con su apoderado israelí, está atacando al mundo islámico, sometiendo a los árabes palestinos a un genocidio.

Entonces llega el momento del Islam. Y en esta guerra potencial entre los musulmanes y la hegemonía occidental, que podría estallar en cualquier momento -conociendo a los israelíes, no hay duda de que no pararán hasta destruir completamente a los palestinos (ya ahora la guerra es a escala bíblica)-, el mundo islámico tiene aliados objetivos. En esta situación, en primer lugar, Rusia y China, que a su vez está a punto de tener que resolver el problema de Taiwán. Pero lo más probable es que poco a poco se vayan abriendo otros frentes.

¿La III Guerra Mundial?

¿Podría esto desembocar en la III Guerra Mundial? Lo más probable es que sí. Y en cierto sentido ya está en marcha. Para que una guerra se convierta en una guerra mundial, en primer lugar, es necesaria una masa crítica de contradicciones acumuladas que no puedan resolverse de ninguna otra forma no militar. Esta condición se ha cumplido. Occidente no tiene intención de renunciar voluntariamente a su hegemonía. Y los nuevos polos -civilizaciones independientes en ascenso, grandes espacios- no están de acuerdo en tolerar esta hegemonía. Tanto más que EEUU y el Occidente colectivo demuestran su total incapacidad para ser los líderes de la humanidad, no eliminando sino sólo alimentando con su política nuevos y nuevos conflictos y guerras. Si no se puede evitar la guerra, queda ganarla.

La posición de Trump

¿Qué papel desempeña la posición de Donald Trump en este creciente enfrentamiento entre Occidente y el Islam? Biden es un globalista convencido, un rusófobo rabioso y un partidario extremo de la unipolaridad. Esto explica su apoyo incondicional al régimen neonazi de Kiev y su justificación total de Israel, incluido el genocidio descarado. La posición de Trump es más diferenciada. Es un nacionalista clásico, para él lo más importante son los intereses de Estados Unidos como Estado, no los planes efímeros de dominación mundial. Con respecto a Rusia, Trump se muestra indiferente, le preocupa más el comercio y la competencia económica con China. Pero al mismo tiempo está bajo la plena influencia del lobby sionista en la propia América. Por lo tanto, en la inminente guerra de Occidente contra el islam, no hay ninguna expectativa de debilitamiento por su parte, ni por parte del bando republicano en general. En este contexto, aunque la llegada de Trump puede debilitar el apoyo a Ucrania (que es muy importante para Rusia), llevará a cabo una política bastante dura hacia los musulmanes y especialmente hacia los palestinos, quizá incluso más dura que la de Biden. Así que debemos ser realistas y esperar una guerra difícil, seria y prolongada.

Sólo es importante darse cuenta de que no se trata de un conflicto religioso. Es una guerra del Dajjal materialista ateo contra todas las religiones tradicionales. Lo que significa, muy posiblemente, que ha llegado el momento de la batalla final.

La probabilidad de una guerra nuclear

¿Este conflicto que se avecina derivará en una guerra nuclear? Esto no puede descartarse. Especialmente el uso de armas nucleares tácticas. Es poco probable que quienes disponen de armas nucleares estratégicas (Rusia y los países de la OTAN) las utilicen. Equivaldría a la destrucción de toda la humanidad. Pero dado que Israel, Pakistán y posiblemente Irán disponen de armas nucleares tácticas, no se puede descartar un uso localizado.

Punto de bifurcación: multipolaridad ahora o más tarde

¿Cuál será el orden mundial durante esta inminente confrontación? No existe una respuesta prefabricada. Lo único que se puede descartar con seguridad es el establecimiento de un orden mundial unipolar fuerte y estable, al que tan desesperadamente se aferran los globalistas. El mundo no será unipolar bajo ninguna circunstancia. El mundo será multipolar o no existirá en absoluto. Cuanto más y más agresivo insista Occidente en mantener su hegemonía, más encarnizada será la batalla, hasta la Tercera Guerra Mundial inclusive.

Pero la multipolaridad no se formará por sí sola. El mundo islámico está experimentando un importante reagrupamiento. Si los musulmanes son capaces de unirse frente a un enemigo feroz común, surgirá un polo islámico en toda regla. Si fracasan, se retrasará el inicio de la multipolaridad.

El califato de Bagdad del futuro

En mi opinión, el retorno a un califato de Bagdad centrado en Irak sería óptimo. Todas las líneas principales de la civilización islámica se entrecruzan en Irak: árabes, suníes, chiíes, sufíes, salafíes, kurdos indoeuropeos y turcos. Fue en el califato de Bagdad donde florecieron las ciencias, las escuelas jurídicas, la filosofía y las corrientes espirituales. Pero esto es sólo una hipótesis, aunque el mundo islámico necesitará sin duda alguna una plataforma común. Bagdad es un punto de equilibrio. Pero para ello, por supuesto, Irak debe liberarse primero de la presencia estadounidense.

Parece que cada uno de los polos debe demostrar su derecho a serlo a través del conflicto. Rusia se convertirá en un polo de pleno derecho y soberano venciendo en Ucrania. China – resolviendo el problema de Taiwán. El mundo islámico – insistiendo en una solución justa de la cuestión palestina.

Luego llegará el turno de la India, de África, que ahora choca cada vez más ferozmente con las fuerzas neocoloniales de Occidente, y de América Latina. Todos los polos del mundo multipolar tendrán que pasar su prueba.

Y entonces volveremos en parte al orden mundial precolombino, en el que, además de Europa Occidental, coexistieron varios Imperios -chino, indio, ruso, otomano, iraní-, así como Estados fuertes independientes en el sur de Asia, África y América Latina. Incluso Oceanía tenía sus propios sistemas políticos y sociales, que más tarde fueron equiparados por los colonizadores y racistas europeos con el «salvajismo» y la «barbarie». Por lo tanto, la multipolaridad es muy posible. Así era la humanidad antes del inicio de la política imperialista planetaria de Occidente en la Edad Moderna.

Esto no significa que la paz vaya a instaurarse inmediatamente en el mundo. Pero tal orden mundial multipolar será en cualquier caso mucho más justo y equilibrado. Y todos los conflictos se resolverán sobre la base de una posición común equilibrada: la humanidad estará a salvo de excesos de racismo como los de la Alemania de Hitler, el Israel moderno o la agresiva hegemonía del Occidente globalista.

Por Aleksandr Duguin

Columna publicada originalmente en ruso el 8 y 12 de noviembre de 2023 en RIA Novosti y reproducida en castellano el 17 de noviembre de 2023 en Geopolitika.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬