La ignorancia, nuestro peor enemigo…

Según el Centro de Estudios Nacional de Desarrollo Alternativo, Cenda, una conciencia ciudadana implica unir esfuerzos individuales y colectivos; intercambiar información verdadera; y formular propuestas alternativas y viables para un nuevo Pacto Social

Por Wari

09/01/2010

Publicado en

Actualidad / Columnas

0 0


Según el Centro de Estudios Nacional de Desarrollo Alternativo, Cenda, una conciencia ciudadana implica unir esfuerzos individuales y colectivos; intercambiar información verdadera; y formular propuestas alternativas y viables para un nuevo Pacto Social. Al respecto, se entiende que el derecho a voto, el activismo militante y la constitución de redes son elementos centrales para fortalecer y comprometer a la sociedad civil.

En este sentido, la conciencia ciudadana refiere a un estado permanente de vigilancia y alerta ante los acontecimientos que nos rodean… una propiedad del espíritu humano para reflexionar, conocer o reconocer los atributos esenciales y las modificaciones experimentadas en sí mismo/a y en los/las otros/as. Lo que coincide con la participación y el protagonismo de los actores sociales, que comprenden las vertiginosas transformaciones culturales, sociales, económicas, políticas, educativas, etc., se oponen a toda forma de exclusión, y se sienten comprometidos con aquello que merece ser conservado, nuestra existencia y dignidad…

Se trata de una ciudadanía empoderada y protagónica, donde los sujetos de derecho crean conciencia sobre las relaciones de poder y las responsabilidades sociales del Estado. Estamos hablando del ejercicio político y su vocación pública, cuyas formas de gobierno deben atender a las necesidades, intereses y expectativas, individuales y colectivas, e integrarlas al progreso o crecimiento equitativo de la Nación. Porque dirigir, guiar o conducir el progreso implica avanzar, perfeccionar y mejorar las condiciones materiales, simbólicas y espirituales de las personas, las que potencian el desenvolvimiento de sus derechos, deberes y libertades públicas.

En consecuencia, un Estado con conciencia ciudadana impide que los/las promotores/as de la muerte se adueñen de nuestros vecindarios… frena a los/las psicóticos/a sociales que le ofrecen basura líquida, degradaciones en polvo o felicidad momentánea a nuestros niños, niñas y jóvenes, en las inmediaciones de sus establecimientos educacionales… y aplaca a los individualistas que son incapaces de conciliar sus tendencias instintivas con el bienestar de la sociedad y la convivencia democrática. Por el contrario, un Estado sin conciencia ciudadana permanece como un observador pasivo ante la voracidad del mercado, estas formas de gobernar o gobernarse están plagadas de discursos autocomplacientes,  que siguen alimentando los apetitos desenfrenados y las ganancias inmorales de sus máximos promotores y manipuladores…

Asimismo, los estudios del Cenda señalan que “…la experiencia chilena proporciona sólidos argumentos para rechazar los engañosos postulados neoliberales, puesto que una tasa elevada y global de crecimiento económico no modifica la regresiva estructura distributiva”. Entiéndase como un crecimiento que mantiene inalterable o sin variaciones la organización socioeconómica y la distribución de los ingresos… un ordenamiento rígido y regresivo que aumenta la distancia entre los estratos de la sociedad y potencia las inequidades entre los sectores con mayores, medianos y menores ingresos… Y lo más insólito, la población con altos índices de vulnerabilidad tardará una o más generaciones en sobrepasar la Línea de la Pobreza…

Del mismo modo, se evidencia que “…el crecimiento del PIB sólo servirá para acrecentar las fortunas de las minorías acaudalas y acelerar la destrucción de los recursos naturales».  En este sentido, el progreso económico se relaciona con la concentración de riquezas, ingresos y recursos o se equipara con el consumo excesivo, de algunos sectores de la población. Lo que en palabras de Pinochet (1988) se traduce “…los ricos son quienes ahorran e invierten y los pobres solamente consumen… los ricos son los que producen plata y a ellos hay que tratarlos bien para que den más plata”. Vamos a cumplir 200 años de historia republicana, ¿hasta cuándo seguiremos manteniendo o sosteniendo estos pensamientos demagógicos, que ocultan la ambición política y económica…?

De esta forma, se nos quiere hacer creer que estos mecanismos de crecimiento, por sí solos y dentro de un periodo de tiempo, sacarán a los grupos vulnerables del círculo de la pobreza. Al respecto, me gustaría agregar que “…los pequeños progresos en materia de superación de la pobreza se deben en parte al chorreo”. Aplíquese a la creación de nuevos empleos asociados al crecimiento económico,  que si bien, ayudan, subsidian o complementan sus ingresos familiares, no logran  incrementar de manera sustantiva y significativa, sus niveles de vida. Estamos hablando de condiciones laborales y salariales altamente inestables y variables, donde la lógica liberal ha desprestigiado la organización sindical y la negociación colectiva entre empleadores/as y empleados/as…

Por lo tanto, un Estado con conciencia ciudadana aborda las causas y consecuencias de esta injusticia social…  una inequidad brutal, grosera e inmoral, que no se supera con políticas subsidiarias o complementarias… Atendiendo a estos planteamientos, a continuación presento la propuesta económica de la Coalición por el Cambio:

1º Crear 1 millón de empleos durante los próximos cinco años.
2º Erradicar la indigencia el 2014 y derrotar la pobreza el 2018.
3º Lograr una tasa de crecimiento promedio del PIB de 6% anual y aumentar la inversión desde un 21% a un 28% del PIB en el 2014.
4º Elevar la productividad a 1,5 puntos anuales.
5º Quebrarle la mano a la delincuencia y el narcotráfico.
6º Mejorar la calidad de la salud de nuestras familias y la educación de nuestros hijos, no sólo en las promesas o discursos, sino donde realmente importa: en el consultorio, el hospital, la sala de clases y la escuela.
7º Fortalecer la red de protección social y ampliarla para que proteja también a la clase media.
8º Combatir con fuerza la corrupción e incompetencia y terminar con la captura del estado por las cúpulas y los operadores políticos para que los mismos de siempre no se sigan repitiendo el plato…

Según la revista Forbes, Sebastián Piñera “…compra y vende empresas de distintos rubros y participa en sus directorios…”. Esta inversión ampliamente diversificada lo hace acreedor de una fortuna aproximada a los 1.200 millones de dólares, lo que equivale a una cifra estimativa de unos 610 billones de pesos chilenos… Si este candidato a la presidencia representa al 5% de la población, que actualmente concentra el poder y control sobre las riquezas nacionales… ¿Por qué estas urgentes medidas económicas no fueron implementadas con anterioridad… por qué esperar una elección presidencial para demostrar su vocación de servicio país…? Quizás, la generosidad no constituya una característica de este sector… o sus ganancias aún no son suficientes para distribuirlas de manera equitativa con los estratos de medianos y menores ingresos…

En el año del Tigre, quisiera recordar un extracto del discurso de Luis Emilio Recabarren Serrano, pronunciado el año 1910, a propósito del centenario de la Independencia de Chile:

“La última clase en la escala social, es decir, los gañanes, jornaleros, peones de campos y ciudades, carretoneros, etc. Hoy vive como en el año 1810. Si fuera posible reproducir y comparar su vida y costumbres, podríamos ver fácilmente que no existe ni un sólo progreso social. En cuanto a su situación moral podríamos afirmar que en los campos permanece estacionaria y en las ciudades se ha desmoralizado aún más…

La clase más pobre de la sociedad, más pobre en sentido material y moral… ha vivido en un ambiente completamente católico y cristiano. Si afirmáramos que HOY vive más dominada que antes por la Iglesia no haríamos una exageración… Con sobrada razón podríamos preguntarnos… ¿Por qué no ha progresado esta clase social que ha vivido siempre al amparo moral del catolicismo? Ante esta pregunta, cada persona debe buscar la respuesta con sus propios esfuerzos, porque es menester para el desarrollo de las inteligencias, que se realice este ejercicio mental, a fin de que cada persona resuelva este problema social y procure cooperar y mejorar las cosas…

Esta clase social constituye más de un tercio de nuestra población, es decir, más de un millón de personas no ha adquirido ningún progreso evidente…  Se dirá que el número de analfabetos es, en proporción, mucho menor que el de antes, pero con esta afirmación no se prueba nada que ponga en evidencia un progreso. Para estas personas, el saber leer y escribir, no es sino un medio de comunicación, que no le ha producido ningún bienestar social…

El escasísimo ejercicio que de estos conocimientos hace esta parte del pueblo, lo coloca en tal condición como si nada supiese. En las ciudades y en los campos, el saber escribir o simplemente firmar, ha sido para los hombres un nuevo medio de corrupción, puesto que la clase gobernante les ha degradado cívicamente enseñándoles a vender su conciencia, su voluntad, su soberanía…

El pueblo en su ingenua ignorancia aprecia mucho saber escribir para vender su conciencia… ¿Es esto un progreso? Haber aprendido a leer y a escribir pésimamente, como pasa con la generalidad del pueblo que vive en el extremo, opuesto de la comodidad, no significa en verdad el más leve átomo de progreso…”

Estas palabras fueron pronunciadas hace 100 años y aún permanecen vigentes… sobre todo si consideramos los resultados de la Prueba de Selección Universitaria, PSU, del año 2009, los que siguen manteniendo la brecha entre los establecimientos educacionales municipales, subvencionados y particulares. En otras palabras, la educación privada y pagada de la Región Metropolitana, concentra los mejores resultados académicos en Lenguaje y Comunicación, y Matemática. Y más del 51% de los/las estudiantes de los liceos y colegios del sector municipal no obtuvieron el puntaje mínimo en estas pruebas estandarizadas. Por consiguiente, no podrán acceder a las becas o créditos estatales, una situación que dificultará o impedirá su ingreso, permanencia y egreso, a las instituciones de Educación Superior.

Los precarios resultados académicos en la educación pública y gratuita, nos recuerdan que la injusticia social no pasa de moda, aunque los tiempos se vistan con nuevas telas y se tiñan con franjas de colores… La interpretación del ideograma chino “los tigres rugen cuando hay viento…” refiere a la grandeza de hombres y mujeres que se levantan cuando surgen retos. Por lo tanto, no ignoremos nuestros derechos, deberes y compromisos con el ejercicio político y su vocación pública…

Por Verónica Lizana Muñoz

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬