Nota aclaratoria:

Lo que realmente dijo Putin en su mensaje del 16 de marzo

Para responder a una acusación que nos hizo Facebook, en cuanto a que su sistema de verificación había detectado que la información entregada en nuestra nota del 20 de marzo era falsa, hicimos una investigación para dar con el verdadero mensaje que Vladimir Putin emitió el 16 de marzo de 2022. Nuestra conclusión es que el 67% de lo que nosotros publicamos, efectivamente corresponde a una edición con extractos de lo manifestado por el Presidente de Rusia en dicha videoconferencia. Y ahora, para rectificar, les entregamos el discurso íntegro.

Por Wari

0 0


El 20 de marzo pasado publicamos, en la sección columnas de opinión, un texto titulado “Ciudadanos de Rusia, ciudadanos del Mundo, hermanos todos”, en el entendido de que se trataba de un extracto de las palabras pronunciadas por Vladimir Putin durante una reunión, por videoconferencia –realizada el 16 de marzo de 2022-, sobre el apoyo socioeconómico a las entidades constitutivas de la Federación Rusa.

Dicho texto fue extraído de la publicación El Sudamericano, quienes lo publicaron previamente el mismo día 20 de marzo.

Aproximadamente dos meses después de dicha publicación, la administración de Facebook nos comunicó que, a través de un servicio de verificación de datos, habían determinado que la información entregada era falsa.

Debido a esto, iniciamos la búsqueda de las fuentes originales de dicho texto, para lo cual comenzamos por preguntarle a quienes editan El Sudamericano, dónde habían obtenido ese documento. Ellos nos respondieron que la habían tomado de dos sitios: un blog llamado Cuba por siempre” (17 de marzo), y de una twittera de nombre Juliette Beauchamp (19 de marzo). Y, además, colocaron el registro de la videoconferencia del 16 de marzo (pero en ruso y sin traducción).

Finalmente, mediante la Embajada de Rusia en Chile, conseguimos la transcripción íntegra (en inglés) del mensaje del Presidente Putin efectuado ese día, y procedimos a compararlo con lo que nosotros habíamos publicado el 20 de marzo.

Nuestra conclusión es que la mayor parte del texto (2/3) corresponde a lo que dijo ese día el primer mandatario ruso (ver más abajo el segmento que subtitulamos como «Las sanciones» ), y que solo el primer y último párrafos de la «columna» no coinciden (no descartamos que puedan haber sido extraídos de otro discurso de Putin, pero no fueron parte del mensaje del 16 de marzo).

Como una forma de enmendar este error, a continuación publicamos -en castellano- el mensaje completo de Putin, emitido aquel 16 de marzo de 2022 en Moscú:

“Buenas tardes, colegas.

En nuestra reunión participan altos funcionarios del Gobierno, enviados presidenciales plenipotenciarios en los distritos federales y jefes de las regiones rusas.

Nos reunimos en un período complicado ya que nuestras Fuerzas Armadas están realizando una operación militar especial en Ucrania y Donbass. Me gustaría recordarles que al principio, en la mañana del 24 de febrero, anuncié públicamente las razones y el objetivo principal de las acciones de Rusia. Es para ayudar a nuestro pueblo en Donbass, que ha sido objeto de un verdadero genocidio durante casi ocho años en las formas más bárbaras, es decir, a través del bloqueo, operaciones punitivas a gran escala, ataques terroristas y ataques de artillería constantes. Su única culpa fue que exigieron derechos humanos básicos: vivir de acuerdo con las leyes y tradiciones de sus antepasados, hablar su idioma nativo y criar a sus hijos como ellos quieren.

Durante estos años, las autoridades de Kiev han ignorado y saboteado la implementación del Paquete de Medidas de Minsk para una solución pacífica de la crisis y, finalmente, a fines del año pasado se negaron abiertamente a implementarlo.

También comenzaron a implementar planes para unirse a la OTAN. Además, las autoridades de Kiev también anunciaron su intención de tener armas nucleares y vehículos vectores. Esta era una amenaza real. Con el apoyo técnico extranjero, el régimen pronazi de Kiev habría obtenido armas de destrucción masiva en un futuro previsible y, por supuesto, las habría apuntado contra Rusia.

Había una red de docenas de laboratorios en Ucrania, donde se llevaron a cabo programas biológicos militares bajo la guía y con el apoyo financiero del Pentágono, incluidos experimentos con cepas de coronavirus, ántrax, cólera, peste porcina africana y otras enfermedades mortales. Se están haciendo intentos frenéticos para ocultar rastros de estos programas secretos. Sin embargo, tenemos motivos para suponer que los componentes de las armas biológicas se estaban creando en las proximidades directas de Rusia en el territorio de Ucrania.

Nuestras numerosas advertencias de que tales acontecimientos suponían una amenaza directa para la seguridad de Rusia fueron rechazadas con abierta y cínica arrogancia por parte de Ucrania y sus patrocinadores, EE.UU. y la OTAN.

En otras palabras, todos nuestros esfuerzos diplomáticos fueron en vano. Nos hemos quedado sin una alternativa pacífica para resolver los problemas que se desarrollaron por causas ajenas a nosotros. En esta situación, nos vimos obligados a iniciar esta operación militar especial.

El movimiento de las fuerzas rusas contra Kiev y otras ciudades ucranianas no está relacionado con el deseo de ocupar ese país. Ese no es nuestro objetivo, como señalé abiertamente en mi declaración del 24 de febrero.

En cuanto a las tácticas de combate redactadas por el Ministerio de Defensa de Rusia y el Estado Mayor, esto se ha justificado plenamente. Nuestros compañeros, soldados y oficiales, están mostrando coraje y heroísmo y están haciendo todo lo posible para evitar pérdidas civiles en las ciudades ucranianas.

Esto es lo que me gustaría decir por primera vez: al comienzo mismo de la operación en Donbass, a las autoridades de Kiev se les ofrecieron oportunidades para evitar las hostilidades, a través de diferentes canales, para simplemente retirar sus tropas de Donbass como alternativa al derramamiento de sangre. Ellos no querían hacer esto. Bueno, esta fue su decisión; ahora entenderán lo que está sucediendo en la realidad, sobre el terreno.

La operación se está llevando a cabo con éxito, en estricta conformidad con el plan aprobado.

Debo señalar que, alentada por los Estados Unidos y otros países occidentales, Ucrania se estaba preparando deliberadamente para un escenario de fuerza, una masacre y una limpieza étnica en Donbass. Un ataque masivo en Donbass y luego en Crimea era solo cuestión de tiempo. Sin embargo, nuestras Fuerzas Armadas han hecho añicos estos planes.

Kiev no solo se estaba preparando para la guerra, para la agresión contra Rusia, sino que la estaba llevando a cabo. Hubo un sinfín de intentos de organizar actos de subversión y organizar una clandestinidad terrorista en Crimea. Las hostilidades en Donbass y el bombardeo de zonas residenciales pacíficas han continuado durante todos estos años. Casi 14.000 civiles, incluidos niños, han muerto durante este tiempo.

Como saben, hubo un ataque con misiles en el centro de Donetsk el 14 de marzo. Este fue un acto sangriento de terror que se cobró más de 20 vidas. Los bombardeos han estado en curso durante los últimos días. Están golpeando plazas al azar con el fervor de los fanáticos y la exasperación de los condenados. Están actuando como lo hicieron los nazis cuando trataron de arrastrar tantas víctimas inocentes como pudieron a sus tumbas.

Pero lo que es impactante en su cinismo extremo no son solo las mentiras y declaraciones descaradas de Kiev de que Rusia supuestamente lanzó este misil en Donetsk (han llegado tan lejos), sino la actitud del llamado mundo civilizado. La prensa europea y estadounidense ni siquiera se percató de esta tragedia en Donetsk, como si nada hubiera pasado.

Así es como hipócritamente han estado mirando para otro lado durante los últimos ocho años mientras las madres enterraban a sus hijos en Donbass, mientras los ancianos eran asesinados. Esto es simplemente degradación moral, deshumanización completa.

Ya no era posible tolerar esta actitud escandalosa hacia la gente de Donbass. Para poner fin a este genocidio, Rusia reconoció las repúblicas populares de Donbass y firmó con ellas tratados de amistad y ayuda mutua. Con base en estos tratados, las repúblicas pidieron ayuda militar a Rusia para rechazar la agresión. Prestamos esta ayuda porque simplemente no podíamos hacer otra cosa. No teníamos derecho a actuar de otra manera.

Me gustaría enfatizar este punto y llamar su atención: si nuestras tropas hubieran actuado solo dentro de las repúblicas populares y las hubieran ayudado a liberar su territorio, no habría sido una solución final, no habría llevado a la paz y no habría finalmente eliminado la amenaza a nuestro país, esta vez a Rusia. Por el contrario, se habría extendido una nueva línea de frente alrededor de Donbass y sus fronteras, y habrían continuado los bombardeos y las provocaciones. En otras palabras, este conflicto armado habría continuado indefinidamente. Habría sido alimentado por la histeria revanchista del régimen de Kiev, ya que la OTAN desplegó su infraestructura militar de forma más rápida y agresiva. En este caso, nos habríamos enfrentado al hecho de que el ataque, las armas ofensivas de la alianza ya estaban en nuestras fronteras.

Repito: no teníamos alternativa para la autodefensa, para garantizar la seguridad de Rusia, a esta operación militar especial. Alcanzaremos las metas que nos propongamos. Ciertamente garantizaremos la seguridad de Rusia y de nuestro pueblo y nunca permitiremos que Ucrania sea cabeza de puente para acciones agresivas contra nuestro país.

Seguimos dispuestos a discutir asuntos de importancia fundamental para el futuro de Rusia durante las conversaciones. Esto incluye el estatus de Ucrania como país neutral y la desmilitarización y desnazificación. Nuestro país ha hecho todo lo posible para organizar y celebrar estas conversaciones, consciente de que es importante aprovechar todas las oportunidades para salvar a las personas y sus vidas.

Pero una y otra vez vemos que el régimen de Kiev, al que sus controladores occidentales le han encargado la tarea de crear una postura agresiva “antirrusa”, no se preocupa por el futuro del pueblo de Ucrania. No les importa que la gente esté muriendo, que cientos de miles, o incluso millones de personas hayan tenido que huir de sus hogares, y que se esté desarrollando un horrendo desastre humanitario en las ciudades controladas por los neonazis y los criminales armados que fueron liberados.

Claramente, los patrocinadores occidentales de Kiev simplemente los están presionando para que continúen con el derramamiento de sangre. Proporcionan incesantemente a Kiev armas e inteligencia, así como otros tipos de asistencia, incluidos asesores militares y mercenarios.

LAS SANCIONES [subtítulo nuestro]

Están utilizando las sanciones económicas, financieras, comerciales y de otro tipo contra Rusia como armas, pero estas sanciones han fracasado en Europa y en los Estados Unidos, donde los precios de la gasolina, la energía y los alimentos se han disparado, y los empleos en las industrias asociadas con el mercado ruso han sido cortados. Entonces, no nos echen la culpa y no acusen a nuestro país de todo lo que va mal en sus países.

Quiero que la gente occidental común también me escuche. Se le dice persistentemente que sus dificultades actuales son el resultado de las acciones hostiles de Rusia y que tiene que pagar los esfuerzos para contrarrestar la supuesta amenaza rusa de su propio bolsillo. Todo eso es mentira.

La verdad es que los problemas que enfrentan millones de personas en Occidente son el resultado de muchos años de acciones de la élite gobernante de sus respectivos países, sus errores y políticas y ambiciones miopes. Esta élite no está pensando en cómo mejorar la vida de sus ciudadanos en los países occidentales. Están obsesionados con sus propios intereses egoístas y sus superganancias.

Así lo demuestran los datos facilitados por organismos internacionales, que muestran claramente que los problemas sociales, incluso en los principales países occidentales, se han agudizado en los últimos años, que se amplía la desigualdad y la brecha entre ricos y pobres, y que la discriminación racial y étnica se hacen sentir en los conflictos. El mito de la sociedad del bienestar occidental, los llamados mil millones de oro, se está desmoronando.

Para reiterar, todo el planeta está pagando ahora por las ambiciones de Occidente y los intentos de Occidente de mantener su escurridizo dominio por todos los medios posibles.

La imposición de sanciones es la continuación lógica y la destilación de la política irresponsable y miope de los gobiernos y bancos centrales de los Estados Unidos y los países de la UE. Ellos mismos han impulsado la inflación mundial en los últimos años y, con sus acciones, han provocado un aumento de la pobreza mundial y una mayor desigualdad en todo el mundo. Ahora surge la pregunta: ¿quién responderá por los millones que morirán de hambre en los países más pobres del mundo debido a la creciente escasez de alimentos?

Permítanme reiterar que la economía mundial y el comercio mundial en su conjunto han sufrido un duro golpe, al igual que la confianza en el dólar estadounidense como principal moneda de reserva.

La congelación ilegítima de algunas de las reservas de divisas del Banco de Rusia marca el final de la fiabilidad de los llamados activos de primera clase. De hecho, EE.UU. y la UE han incumplido sus obligaciones con Rusia. Ahora todo el mundo sabe que las reservas financieras simplemente pueden ser robadas. Y muchos países en el futuro inmediato pueden comenzar -estoy seguro de que esto es lo que sucederá- a convertir sus activos digitales y de papel en reservas reales de materias primas, tierra, alimentos, oro y otros activos reales, lo que solo resultará en más escasez en estos mercados.

Permítanme agregar que la incautación de activos y cuentas extranjeras de empresas e individuos rusos también es una lección para las empresas nacionales, de que no hay nada tan confiable como invertir en el propio país. Yo personalmente lo he dicho varias veces.

Agradecemos la posición de aquellas empresas extranjeras que continúan trabajando en nuestro país a pesar de la descarada presión de EE.UU. y sus vasallos. Seguro que encontrarán oportunidades adicionales de crecimiento en el futuro.

También conocemos a aquellos que traicionaron cobardemente a sus socios y se olvidaron de su responsabilidad con los empleados y clientes en Rusia, apresurándose a ganar dividendos ilusorios al unirse a la campaña contra Rusia. Sin embargo, a diferencia de los países occidentales, respetaremos los derechos de propiedad.

Esto es lo que me gustaría señalar. Debemos entender claramente que se nos habría impuesto un nuevo paquete de sanciones y restricciones sin importar nada. Quiero enfatizar esto. Para Occidente, nuestra operación militar en Ucrania es solo un pretexto para imponernos más sanciones. Efectivamente, esta vez están concentrados. De la misma manera, Occidente usó como pretexto el referéndum en Crimea, que, por cierto, tuvo lugar el 16 de marzo de 2014, hace hoy ocho años, cuando los residentes de Crimea y Sebastopol eligieron libremente ser uno con su patria histórica.

Para reiterar, estos son solo pretextos. La política de contención y debilitamiento de Rusia, incluso mediante el aislamiento económico, el bloqueo, es una estrategia premeditada a largo plazo. Los líderes occidentales ya no ocultan el hecho de que las sanciones no están dirigidas contra individuos o empresas. Su objetivo es dar un golpe a toda nuestra economía, nuestra esfera social y cultural, cada familia y cada ciudadano ruso.

De hecho, las medidas destinadas a empeorar la vida de millones de personas tienen todos los atributos de una agresión, una guerra por medios económicos, políticos e informativos, y es de carácter integral y descarado. Una vez más, los principales círculos políticos de Occidente ni siquiera dudan en hablar de ello abiertamente.

El oropel verbal de la corrección política, la inviolabilidad de la propiedad privada y la libertad de expresión desapareció de la noche a la mañana. Incluso los principios olímpicos fueron pisoteados. No dudaron en ajustar cuentas a través de los atletas paralímpicos. Esto en cuanto a que “el deporte está separado de la política”.

En muchos países occidentales, las personas son objeto de persecución solo porque son originarios de Rusia. Se les niega atención médica, sus hijos son expulsados de las escuelas, los padres pierden sus trabajos y la música, la cultura y la literatura rusas están prohibidas. En sus intentos de “cancelar” Rusia, Occidente se arrancó la máscara de la decencia y comenzó a actuar con crudeza mostrando sus verdaderos colores. Uno no puede dejar de recordar los pogromos nazis antisemitas en Alemania en la década de 1930, y luego los pogromos perpetrados por sus secuaces en muchos países europeos que se unieron a la agresión nazi contra nuestro país durante la Gran Guerra Patria.

Un ataque masivo contra Rusia también se ha desatado en el ciberespacio. Se ha lanzado una campaña de información sin precedentes a través de las redes sociales globales y todos los medios de comunicación occidentales, cuya imparcialidad e independencia han resultado ser un mero mito. Se está restringiendo el acceso a la información y se está abarrotando a la gente con todo tipo de historias falsas, propaganda y fabricación, o simplemente, engaño. Incluso llegó al punto en que las empresas estadounidenses de redes sociales dijeron directamente que era posible publicar llamadas para el asesinato de ciudadanos rusos.

Nos damos cuenta de qué tipo de recursos tiene a su disposición este imperio de la mentira pero, de todos modos, cuando se enfrenta a la verdad y la justicia, es impotente. Rusia nunca dejará de intentar dejar clara su posición al mundo entero. Y nuestra posición es honesta y abierta, y un número cada vez mayor de personas la escuchan, la entienden y la comparten.

Quiero ser lo más directo posible: los diseños geopolíticos hostiles se esconden detrás del discurso hipócrita y las acciones recientes del llamado Occidente colectivo. No les sirve, simplemente no les sirve una Rusia fuerte y soberana, y no nos perdonarán por nuestra política independiente o por defender nuestros intereses nacionales.

Todavía recordamos cómo apoyaron el separatismo y el terrorismo alentando a terroristas y bandidos en el norte del Cáucaso. Al igual que en los años 90 y principios de los 2000, quieren volver a intentar acabar con nosotros, reducirnos a la nada, convirtiéndonos en un país débil y dependiente, destruyendo nuestra integridad territorial y desmembrando Rusia como mejor les parezca. Fallaron entonces y fallarán esta vez.

Sí, por supuesto, respaldarán a la llamada quinta columna, los traidores nacionales, los que ganan dinero aquí en nuestro país pero viven allá, y “viven” no en el sentido geográfico de la palabra sino en sus mentes, en su mentalidad servil.

No condeno en lo más mínimo a los que tienen villas en Miami o en la Riviera francesa, que no pueden prescindir del foie gras, las ostras o la libertad de género como ellos lo llaman. Ese no es el problema, en absoluto. El problema, nuevamente, es que muchas de estas personas están, esencialmente, en sus mentes y no aquí con nuestra gente y con Rusia. En su opinión, ¡en su opinión! – es un signo de pertenencia a la casta superior, a la raza superior. Gente así vendería a sus propias madres solo para que se les permitiera sentarse en el banco de entrada de la casta superior. Quieren ser como ellos e imitarlos en todo. Pero se olvidan o simplemente no ven que incluso si esta supuesta casta superior los necesita, los necesita como materia prima prescindible para infligir el máximo daño a nuestra gente.

El Occidente colectivo está tratando de dividir nuestra sociedad utilizando, en su propio beneficio, las pérdidas de combate y las consecuencias socioeconómicas de las sanciones, y provocar disturbios civiles en Rusia y utilizar su quinta columna en un intento por lograr este objetivo. Como mencioné anteriormente, su objetivo es destruir Rusia.

Pero cualquier nación, y más aún el pueblo ruso, siempre podrá distinguir a los verdaderos patriotas de la escoria y los traidores y simplemente los escupe como un insecto en la boca, los escupe en el pavimento. Estoy convencido de que una autodesintoxicación natural y necesaria de la sociedad como esta fortalecería a nuestro país, nuestra solidaridad y cohesión y nuestra disposición a responder a cualquier desafío.

El llamado Occidente colectivo y su quinta columna están acostumbrados a medir todo y a todos con sus propios estándares. Creen que todo se vende y todo se puede comprar, y por eso creen que nos vamos a derrumbar y dar marcha atrás. Pero no conocen lo suficientemente bien nuestra historia y nuestra gente.

De hecho, muchos países de todo el mundo han soportado durante mucho tiempo vivir con la espalda doblada, aceptando obsequiosamente todas las decisiones que provienen de su soberano, admirándolo servilmente. Así viven muchos países. Desafortunadamente, en Europa también.

Pero nunca se verá a Rusia en una situación tan miserable y humillante, y la lucha que estamos librando es la lucha por nuestra soberanía y el futuro de nuestro país y de nuestros hijos. Lucharemos por el derecho a ser y seguir siendo Rusia. El coraje y la fortaleza de nuestros soldados y oficiales, los fieles defensores de la Patria, deben inspirarnos.

Colegas,

Claramente, los desarrollos en curso están trazando una línea bajo el dominio global de los países occidentales en la política y la economía. Además, cuestionan el modelo económico que se ha impuesto a los países en desarrollo y al mundo entero en las últimas décadas.

Es importante destacar que la obsesión de Estados Unidos y sus defensores con las sanciones no es compartida por los países que albergan a más de la mitad de la población mundial. Estos estados representan la parte más prometedora y de más rápido crecimiento de la economía global. Eso incluye a Rusia.

De hecho, es difícil para nosotros en este momento. Las empresas financieras rusas, las grandes empresas, las pequeñas y medianas empresas se enfrentan a una presión sin precedentes.

El sistema bancario fue el primero en ser sancionado, pero nuestros bancos enfrentaron este desafío. Trabajan literalmente las 24 horas del día para realizar pagos y liquidaciones entre clientes individuales y garantizar el funcionamiento de las empresas.

La segunda ola de sanciones fue diseñada para provocar el pánico en el área del comercio minorista. Según las estimaciones, en las últimas tres semanas, la demanda adicional de bienes superó el billón de rublos. Sin embargo, nuestros fabricantes, proveedores, empresas de transporte y logística hicieron todo lo humanamente posible para evitar grandes desabastecimientos en las cadenas comerciales.

Me gustaría agradecer a la comunidad empresarial y a los equipos de empresas, bancos y organizaciones, que no solo están respondiendo de manera efectiva a los desafíos relacionados con las sanciones, sino que también están sentando las bases para el desarrollo sostenible continuo de nuestra economía. Me gustaría hacer una mención especial al Gobierno, el Banco de Rusia, los gobernadores regionales y los equipos regionales y municipales. En las duras condiciones actuales, está desempeñando sus responsabilidades de manera admirable.

Obviamente, los intentos de organizar una guerra relámpago económica contra Rusia, desmoralizar a nuestra sociedad y presionarnos han fracasado, por lo que estamos seguros de que veremos intentos de ejercer una presión aún mayor sobre nuestro país. Pero también superaremos estas dificultades. La economía rusa se adaptará a las nuevas realidades. Fortaleceremos nuestra soberanía en ciencia y tecnología, asignaremos recursos adicionales para apoyar la agricultura, la industria de procesamiento, la infraestructura y la vivienda, y continuaremos desarrollando lazos de comercio exterior para acceder a mercados internacionales dinámicos y de rápido crecimiento.

LAS MEDIDAS [subtítulo nuestro]

Claramente, en las nuevas realidades tendremos que hacer profundos cambios estructurales en nuestra economía, y no pretendo que sean fáciles o que no lleven a un aumento temporal de la inflación y el desempleo.

En esta situación, nuestra tarea es minimizar dichos riesgos. No solo debemos cumplir con todos los compromisos sociales del Estado, sino también poner en marcha nuevos mecanismos más efectivos para apoyar a nuestra gente y sus ingresos.

Nos centraremos en proteger a las madres y los niños y apoyar a las familias con niños. Ya hemos tomado la decisión, ya lo saben, de introducir a partir del 1 de abril pagos para niños de ocho a 16 años en familias de bajos ingresos. El tamaño del pago variará del 50 al 100 por ciento del mínimo de subsistencia para cada niño. Actualmente, el promedio nacional es de hasta 12.300 rublos. Así, tendremos un sistema uniforme de apoyo desde que una madre queda embarazada por primera vez hasta que el niño cumple 17 años.

Estoy instruyendo al Gobierno para que supervise el funcionamiento de este sistema para que detecte rápidamente cualquier cambio en la situación material de las familias. Es decir, es necesario asegurarse de que las familias comiencen a recibir apoyo estatal lo antes posible si los padres perdieron sus trabajos o enfrentaron otras circunstancias difíciles.

También pido al Gobierno que analice con prontitud la eficacia de las medidas de apoyo a quienes han perdido su empleo. Tales medidas obviamente deben ser ampliadas, a través del mecanismo del contrato social, entre otros.

Soy consciente de que los aumentos de precios son un gran golpe para los ingresos de las personas, por lo que tomaremos medidas para aumentar todos los pagos sociales en breve, incluidos los beneficios y las pensiones, aumentaremos el salario mínimo y el nivel mínimo de subsistencia y también los salarios de los trabajadores del sector público. Pido al Gobierno que calcule los parámetros exactos de los aumentos.

Para enfatizar, incluso en las difíciles condiciones actuales, debemos reducir la pobreza y la desigualdad para fin de año. Este problema sigue siendo bastante solucionable incluso ahora. Pido al Gobierno y a las regiones que se concentren en esta tarea. Agregaré que entendemos que no es sólo un tema económico sino también de justicia social.

En la actualidad, mucho depende del liderazgo de los jefes de las entidades constitutivas de la Federación y de su disposición a asumir responsabilidades. Hoy firmé una orden ejecutiva sobre poderes adicionales para los jefes de regiones: estarán autorizados a tomar decisiones flexibles y receptivas para apoyar a nuestros ciudadanos, la economía y la política social a la luz de la situación sobre el terreno. Permítanme recordarles que simplificamos nuestros pasos en la lucha contra el coronavirus exactamente de esta manera, haciendo posible considerar la situación en cada región, ciudad y pueblo, y la situación es diferente en todas partes.

Estoy instruyendo a todos los departamentos de los organismos federales en las entidades constitutivas de la Federación para que coordinen su trabajo con las autoridades regionales, y los gobernadores deben establecer centros operativos para asegurar el desarrollo económico y dirigir personalmente este trabajo.

¿Cuál es la prioridad aquí?

Las empresas privadas deben desempeñar un papel clave para superar los problemas actuales, ya que pueden reelaborar rápidamente la logística, encontrar nuevos proveedores y aumentar la producción de productos en demanda. Apoyar el empleo, los ingresos y los salarios y apoyar el desempeño estable y equilibrado de la economía, en general depende de la rapidez con que las empresas privadas puedan encontrar las soluciones adecuadas y adoptarlas.

Por eso debemos responder a las presiones externas con la máxima libertad empresarial y con el apoyo a la iniciativa empresarial.

Quiero que el Gobierno, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y las autoridades de supervisión continúen su trabajo para eliminar las barreras administrativas y reglamentarias innecesarias. Además, es inaceptable distraer al sector privado y a las autoridades regionales de abordar las tareas más apremiantes y sobrecargarlos con todo tipo de procedimientos de inspección y supervisión.

La falta de capital de trabajo y la falta de disponibilidad o el alto costo de los préstamos se encuentra entre los problemas clave que enfrentan las empresas ahora, y el Banco Central se vio obligado a tomar las medidas adecuadas. Al respecto, ordeno que se tomen las siguientes medidas.

En primer lugar, las empresas que cumplen con los pedidos realizados por las autoridades gubernamentales y las empresas de propiedad parcial del Estado, deben recibir el pago de los bienes y servicios entregados lo antes posible y reinvertir las ganancias en negocios. En este sentido, propongo aumentar el monto de los anticipos en virtud de contratos gubernamentales. El anticipo debe ascender a por lo menos la mitad del monto total de un contrato, y el plazo de pago de los bienes y servicios entregados debe reducirse a siete días hábiles. Igual decisión deberá tomarse también a nivel de las entidades integrantes de la Federación, los municipios y las empresas con participación estatal.

En segundo lugar, es imperativo mejorar la capacidad de los empresarios para obtener recursos adicionales de las instituciones de desarrollo, lo que me refiero a expandir las actividades de la Fábrica de Financiamiento de Proyectos (está funcionando bien y sabemos por la práctica que sus servicios están en demanda), proporcionando recursos para planes de inversión empresarial a través del Fondo de Desarrollo de la Industria (que es una de las herramientas que realmente funciona bien), el Banco para las Pequeñas y Medianas Empresas, y también a través de instituciones regionales de apoyo, incluidos los fondos de garantía. Por la presente instruyo al Gobierno para que asigne fondos adicionales a las entidades integrantes de la Federación para financiar estas herramientas regionales.

Quiero que el Gobierno y nuestros colegas en las regiones presten atención al hecho de que la tarea más importante es garantizar la disponibilidad de bienes en el mercado de consumo, principalmente suministros esenciales, medicamentos y productos médicos. Las complicaciones logísticas y otros problemas objetivos que resultan en aumentos de precios deben resolverse rápidamente. Al mismo tiempo, es imperativo descartar la intervención en la regulación de precios. El aumento de la oferta de bienes y nada más debe conducir a una disminución y estabilización de los precios.

Por separado, me gustaría dirigirme a nuestros exportadores. Siempre que las entregas a los mercados internacionales no se realicen sin problemas, debe enviar lotes adicionales de productos al mercado nacional en lugar de reducir sus tasas de producción. Esto debería reducir objetivamente los precios internos, incluidos los de la gasolina, el diésel, el betún, los metales y otros bienes de exportación. Quiero que el Gobierno y el Servicio Federal Antimonopolio, así como las autoridades regionales, vigilen estos mercados en todo momento.

Además, considerando los nuevos desafíos que enfrenta Rusia, debemos mantener y ampliar nuestra agenda de desarrollo a largo plazo, incluida la implementación de todos los proyectos federales y regionales planificados. Debemos aprovechar al máximo el potencial de nuestro sistema presupuestario como herramienta de estimulación.

Como acordamos, la financiación federal para varios proyectos, incluidos los proyectos de construcción, se llevará a cabo en su totalidad. Además, en diciembre decidimos asignar fondos adicionales si los costos de construcción subían por razones objetivas.

Considero importante señalar que no habrá problemas con la financiación del presupuesto federal en la situación actual. Nuestra economía está generando ingresos adecuados. Esto significa que no tendremos que recurrir a las emisiones. En términos simples, el Banco Central no tendrá que imprimir dinero. Tenemos ingresos, ingresos de mercado sólidos. El problema no radica en el dinero. Permítanme repetir que tenemos los recursos. Las principales dificultades están relacionadas con el suministro de repuestos, tecnología y materiales de construcción, y la necesidad de organizar el trabajo de los subcontratistas. Por lo tanto, los plazos y los métodos para implementar proyectos específicos y fases de proyectos pueden estar sujetos a cambios. Esto requerirá el buen funcionamiento de los órganos gubernamentales y los representantes empresariales y la aceleración de la implementación de los programas de sustitución de importaciones. Éste es un punto importante.

En el proceso, también es importante simplificar el procedimiento de cooperación entre las regiones y los órganos del gobierno federal y dar a las regiones de la Federación más libertad en el uso de recursos y más oportunidades para lanzar nuevos proyectos y programas de construcción.

Ya se han asignado a las regiones fondos adicionales para la construcción de carreteras. Me gustaría pedir al Gobierno que considere un aumento en la financiación de otras instalaciones de infraestructura para que el trabajo pueda comenzar este año y la posibilidad de acumular compras a empresas rusas, por ejemplo, con miras a mejorar el transporte público.

Obviamente, esto será una carga adicional seria para los presupuestos de las regiones de la Federación Rusa. Por lo tanto, como acordamos, ajustaremos adicionalmente los subsidios para nivelar la capacidad fiscal. También utilizaremos otras medidas para apoyar las finanzas regionales. Por lo tanto, todos los pagos de préstamos presupuestarios programados para este año se suspenderán y los pagos de préstamos comerciales serán reemplazados por préstamos presupuestarios cuando sea necesario. Me gustaría pedirle al Gobierno que estudie este tema en detalle y profundice en cada caso. Solo un enfoque caso por caso producirá el efecto deseado.

Además, el Ministerio de Hacienda proporcionará una línea de crédito incondicional adicional para cada región. Ascenderá al 10 por ciento de los ingresos totales con reembolso no antes de finales de este año.

Vamos a mantener el mismo volumen de préstamos del presupuesto de infraestructura. Estoy instruyendo al Gobierno para que haga arreglos para una gestión flexible de este programa y tenga en cuenta los desafíos que implica la implementación de los proyectos que mencioné anteriormente. Las regiones deberían poder actuar con rapidez para modificar la cartera y el contenido de los proyectos, y centrarse en aquellos que pueden implementarse de la manera más eficiente posible en las circunstancias actuales. De ser necesario, exploraremos la posibilidad de aumentar el volumen de préstamos para infraestructura. Esto es posible y es bastante factible. En general, monitorearemos de cerca las finanzas regionales y tomaremos decisiones adicionales para apoyarlas, si es necesario.

Me gustaría enfatizar que la comunicación directa entre todos los niveles de gobierno y una secuencia clara de acciones son de suma importancia ahora. El Consejo de Estado y sus comisiones especializadas han demostrado su eficacia. Quiero que la comisión de administración pública dirigida por Sergei Sobyanin se una a nuestros colegas del Gobierno y se centre en los elementos problemáticos de la agenda regional, para encontrar las mejores soluciones y escalarlas a todas las regiones rusas. Hemos adquirido una amplia experiencia en la lucha contra la pandemia.

Colegas,

Nuestra economía, el presupuesto estatal y el sector privado cuentan con los recursos necesarios para abordar tareas de largo plazo. Todas las metas estratégicas y nacionales que nos hemos propuesto para el período hasta 2030 deben alcanzarse. Los desafíos actuales y las oportunidades que ofrecen deben movilizarnos; esto es lo que debemos hacer para lograr resultados tangibles en interés de nuestro pueblo.

Claramente, tendremos que afinar nuestros programas, y damos la bienvenida a las iniciativas provenientes de círculos empresariales, académicos y asociaciones públicas. En este sentido, quiero que las regiones se unan a la organización del foro convocado por la Agencia de Iniciativas Estratégicas titulado Ideas Poderosas para Nuevos Tiempos, donde cada ciudadano ruso tendrá la oportunidad de presentar sus propuestas y proyectos concretos para el avance de sus respectivas ciudades, regiones y nuestro país en su conjunto.

Para reiterar, los desarrollos actuales representan un desafío para todos nosotros. Confío en que saldremos adelante con dignidad. Trabajando duro y trabajando juntos, apoyándonos unos a otros, superaremos todos los desafíos y saldremos aún más fuertes, como siempre ha sido el caso en los mil años de historia de Rusia. Así es como quiero que pienses en este trabajo.

Pasemos a discutir la agenda…»

Vladimir Putin

Moscú, 16 de marzo de 2022

Fuente: http://en.kremlin.ru/events/president/transcripts/67996


Comparte ✌️

Comenta 💬