Milei el Malinche: Un peligro para América Latina

En el plano de sus relaciones con el sionismo y su referente, como es la entidad infanticida israelí, los peligros para Sudamérica son evidentes.

Milei el Malinche: Un peligro para América Latina

Autor: Pablo Jofre

El gobierno argentino, administrado por el ultraderechista servidor del malinchismo [1], Javier Gerardo Milei, ha definido su política exterior con base en dos grandes aliados: Estados Unidos y el sionismo, sin escatimar esfuerzos públicos y privados por dar señales que servirá a sus patronos con dedicación y entreguismo.

Como correspondencia a este anunciado servilismo, tanto Washington como el régimen nacionalsionista israelí han declarado que Milei constituye un aliado estratégico en el cono sur sudamericano, concretando una agenda abierta en múltiples campos, que se expresan en la decisión de estrechar lazos en materia política, económica, militar e incluso con las tratativas de establecer una base naval conjunta con Estados Unidos en la Patagonia argentina. Anuncio dado a conocer tras la entrevista del mandatario argentino con la jefa del Comando Sur del Ejército estadounidense Laura Richardson [2] en la austral ciudad de Ushuaia –ribereño del canal Beagle en límite con Chile-, de la cual se teme que sirva también de campo de actividades militares y acción del ejército nacionalsionista israelí en lo que Argentina llama el polo logístico antártico.

Polo que es expresión de la visión estratégica política-militar argentina respecto a sus pretensiones de recuperación de las Malvinas en el Atlántico sur y el despliegue estratégico en el territorio antártico, lo que generará, en forma indudable, fuertes tensiones con Chile, cuya mirada al sur del continente es parte consustancial a su profundidad estratégica política y militar. En el caso de las Malvinas, las ideas expresadas por Richardson respecto a mantener una base naval en la zona continental del sur del continente americano, va en la dirección de contender con la influencia de la República Popular China en el Atlántico sur –a partir de los acuerdos firmados entre Beijing y Buenos Aires entre 2012 y 2014-, por los cuales China mantiene una base de observación espacial de 200 hectáreas en la provincia de Neuquén.

Las ideas por el lado de Milei respecto a la proyectada base naval conjunta, va en la línea de supuestamente servir de defensa de la soberanía, las fronteras territoriales y fluviales del ingreso del narcotráfico, el mar territorial argentino y con la misión de investigar el terrorismo islámico. Incluso, las divagaciones de Milei respecto a la presencia militar extranjera en la Patagonia le han hecho pensar que podría servir como punto de recuperación de las Malvinas, cuestión absolutamente delirante tomando en cuenta que Gran Bretaña, quien ocupa las islas argentinas, es socio estratégico global de Washington y ni en sueños dañaría las relaciones con quien lo acompaña en todas sus invasiones y ataques a otros países en el mundo.

El sometimiento del gobierno de Milei a las directrices internacionales establecidas por el sionismo, tanto con base en Washington como en Tel Aviv, ha servido para generar una narrativa adecuada a los intereses de sus “nuevos mejores amigos”, aunque es justo decir que el mandato del ex presidente Alberto Fernández también transitó por estos coqueteos tan propio de gobiernos yanaconas y malinchistas, donde esta maldición de Malinche resulta ser su impronta más importante, generando lealtad y servilismo indigno frente a quienes dominan a nuestros pueblos. Vistiendo sus acciones de supuesta apertura y liberalismo, cuando en verdad es pura indignidad y traición. Milei no tiene reparos con relación a Estados Unidos de ejecutar acciones de genuflexión, lo mismo con republicanos que demócrata y así lo ha expresado sin ambages “Mi aliado es Estados Unidos, sean demócratas o republicanos. Nos regalaron un Hércules. Lo del otro día –el encuentro con Richardson- fue el acto de soberanía más grande de los últimos 40 años. Porque al ser una base militar en Ushuaia, nos avala el reclamo sobre la Antártida. Y te hago una pregunta. ¿Ushuaia es la capital de qué? Tierra del Fuego. ¿Y qué más? Islas Malvinas, Georgias, Sándwich y todo el espectro marítimo. Es el primer paso para empezar a pensar la recuperación de Malvinas. Dale, que la saquen del ángulo”, expresó el mandatario. Cuando le pregunta si va a buscar la recuperación de las Malvinas, señala: «Obvio, pero por la vía diplomática. Obvio que pienso en recuperarlas, pero es un proceso de largo plazo» [3].

Javier Milei y Laura Richardson

En el plano de sus relaciones con el sionismo y su referente, como es la entidad infanticida israelí, los peligros para Sudamérica son evidentes. No sólo por permitir la irrupción más potente de esta ideología expresada a través de sus fuertes vínculos con el gobierno del criminal de guerra Benjamín Netanyahu, a quien visitó en su primera gira internacional apenas asumió el mando en la Casa Rosada. Para analistas como Santiago Montag, el presidente Milei “acorde con sus modos individualistas, comenzó a manipular las relaciones internacionales en función de sus intereses personales mesiánicos y religiosos, pero también para favorecer a los sectores económicos que representa su gobierno. Se ha encargado férreamente de demostrar su devoción y admiración por los hebreos, vinculando peligrosamente política y religión” [4].

Un Milei que sueña devenir en judío como parte de lo que llama un camino interior, que lo ha llevado a establecer relaciones profundas con sectores de la ultra ortodoxia judía argentina, quienes han sido la catapulta en sus primeras aspiraciones políticas hasta tenerlo hoy ocupando el sillón presidencial en la Casa Rosada. En septiembre del año 2023 confesaba públicamente que el otrora cristiano pasaba a transitar un camino que lo ha convertido hoy en un “hijo de la luz” [5]. Javier Gerardo Milei en plena campaña presidencial afirmaba “No voy a la iglesia, voy al templo. Tengo un rabino de cabecera y estudio la Torá. Se me reconoce internacionalmente como amigo de Israel. Estoy a poco de ser judío, sólo me falta el pacto de sangre” [6]. Y en ese camino de confusión interesado entre la religión y la ideología sionista, el autodenominado ‘libertario’ ha dado pasos de estrechar relaciones con la entidad genocida, como ha sido su decisión de trasladar –a contrapelo del derecho internacional– la embajada de Argentina de Tel Aviv a Al QudsJerusalén–, apoyar el exterminio del pueblo palestino, situarse como la avanzada principal del sionismo en Latinoamérica y permitir su irrupción de una manera que entraña enorme peligro para nuestros pueblos.

Las relaciones de Milei con la secta judía de los Jabad Lubavicht [7] –poderosa corriente ortodoxa con influencia política y económica tanto en Estados Unidos como Argentina– representa una amenaza, no sólo para el país andino, sino también para sus vecinos, sobre todo sudamericanos, que han comenzado a sufrir fuertes ataques del gobierno de Milei en su alineamiento con la entidad israelí. No en balde la ministra de seguridad, Patricia Bullrich, ha servido de vocera de las alertas de Tel Aviv y Washington respecto a la supuesta presencia de células dormidas de Hezbolá en Bolivia, Venezuela, Colombia, la Triple Frontera (entre Paraguay, Brasil y Argentina) y hasta en Chile, lo que generó con este último país un impasse diplomático que significó la disculpa pública de la administración de gobierno de Milei por exigencias del presidente Gabriel Boric [8]. Una acusación que obedece a las directrices trazadas por la CIA y el Mossad, destinadas a desviar la atención de los crímenes de lesa humanidad, el exterminio llevado a cabo por le nacionalsionismo contra el pueblo palestino. Es parte de un plan mayor destinado a imponer una narrativa pro-sionista, que avale la arremetida más intensa de la industria militar, de seguridad e inteligencia, fuertemente vinculada al espionaje político y social de empresas israelíes, en forma frecuente involucradas en temas de corrupción y apoyo a la formación de grupos paramilitares y narcotráfico.

Un Milei que a la par de sus sueños de conversión debe lidiar con la absoluta contradicción que habita  su gobierno, que habla de recuperar diplomáticamente las Malvinas, servir a Estados unidos y el sionismo y constatar, por ejemplo, las contradicciones vitales que enfrentará este mandatario “libertario” al ponerse en práctica, por parte de la petrolera Navitas Petroleum, de capitales israelíes, que comenzará a extraer petróleo a fines de este año 2024, en uno de los 21 pozos del yacimiento Sea Lion, que es calificado en materia de calidad del hidrocarburo, como de clase mundial, con una reserva estimada en 791 millones de barriles. Todo esto desde yacimientos marítimos situados 280 kilómetros al norte de las Malvinas, a partir de una clara licencia ilegal –para el ordenamiento jurídico argentino- otorgada por el gobierno Kelper [9] y que significó en septiembre del año 2023 que el gobierno del ex presidente Alberto Fernández a través de su cancillería expresara su repudio a esas actividades que no cuenta con los permisos de la autoridad competente argentina. Pero, es evidente que dicha contradicción, que para cualquier gobierno menos sometido a los intereses de “sus nuevos grandes amigos” en el caso de Javier Milei es fácilmente solucionable, y esto es concretar los acuerdos con la consabida conducta servicial e indigna de los nuevos seguidores del malinchismo que trae consigo peligros en amplios ámbitos de la vida de nuestros pueblos.

Por Pablo Jofré Leal

Artículo para Hispantv

Permitida su reproducción citando la fuente.

NOTAS

  1. Malinche refiere a una mujer, personaje histórico, parte de la conquista del imperio azteca por parte de los españoles. Malintzin o Malinalli, también conocida como Doña Marina o La Malinche, fue una mujer nahua que tuvo un papel central en la conquista del imperio azteca por los españoles. Fue intérprete, consejera, intermediaria y amante de Hernán Cortés. El término malinchista denota a una persona desleal a su país. Por el colaboracionismo de la Malinche con los españoles que facilitó la conquista, y que representó en su momento una traición a su pueblo, cultura, ideología, religión y tradiciones, se acuñó el término de malinchismo. El malinchismo es el desmembramiento de la nacionalidad y patrones culturales y de conducta, por la aceptación y preferencia de modelos no propios ni acordes a la idiosincrasia, cultura y recursos por ideas extranjerizantes, gustos, modelos, organización, comportamiento, actitudes, religión y patrones de conducta diferentes. A aquel que favorece y prohíja este cambio recibe el nombre de malinchista. La globalización en la que está inmerso el planeta ha abonado el terreno para que este modelo ideológico-político-administrativo-económico se asiente en prácticamente todos los países, lo que sólo ha favorecido exclusivamente a un grupo reducido, teniendo un impacto negativo en la gran mayoría de la población y de los países. https://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-84332015000300001#:~:text=Malintzin%20o%20Malinalli%2C%20tambi%C3%A9n%20conocida,persona%20desleal%20a%20su%20pa%C3%ADs. ↩︎
  2. El viaje de urgencia de Milei a la ciudad argentina fue para dar respaldo a la general estadounidense cuya presencia fue declarada non grata por el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella. Vestido de militar durante un acto en la base naval de la ciudad donde se escucharon los himnos de Argentina y Estados Unidos, Milei afirmó que “Occidente corre riesgo” y que los argentinos tienen “una afinidad natural” con Estados Unidos, con quienes comparten “la defensa de la vida, la libertad y la propiedad privada”. Después, anunció la construcción de una base naval conjunta en la zona. “Se trata de un gran centro logístico que constituirá el puerto de desarrollo más cercano a la Antártida y convertirá a nuestros países en la puerta de entrada al continente blanco”, detalló Milei. https://elpais.com/argentina/2024-04-05/milei-anuncia-una-base-naval-conjunta-con-estados-unidos-en-la-patagonia-argentina.html ↩︎
  3. https://www.diarioelnorte.com.ar/javier-milei-estoy-pensando-en-recuperar-malvinas-pero-es-un-proceso-largo/ ↩︎
  4. https://www.laizquierdadiario.com/Milei-forja-una-alianza-con-el-genocida-Netanyahu-en-Jerusalen ↩︎
  5. Javier Milei fue distinguido como Embajador de la Luz por la comunidad judía en Miami, durante una cena y ceremonia que la organización Jabad Lubavitch organizó el pasado 10 de abril en la ciudad de Miami. Milei estuvo acompañado de su hermana y secretaria General de la Presidencia, Karina Milei; el embajador argentino en Washington, Gerardo Werthein; y el rabino Axel Wahnish, propuesto por él como nuevo embajador en Israel. Karina Milei también fue condecorada como “Embajadora de la Luz”, distinción principalmente enfocada por el activo compromiso del mandatario argentino y su hermana con la “causa Israel” y la guerra de exterminio llevada a cabo contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza. ↩︎
  6. https://www.lavoz.com.ar/politica/javier-milei-su-acercamiento-al-judaismo-y-su-deseo-de-convertirse-que-dice-la-constitucion-argentina/ ↩︎
  7. Jabad Lubavitch no es solo una corriente ortodoxa ultraderechista del judaísmo, sino que además es particularmente la que congrega a grandes capitalistas, tanto en Argentina como en el resto del mundo. ¿Qué podemos decir de estos vínculos con el oscurantismo? Esta rama del jasidismo que habría surgido allá por el siglo XIX cobró fuerte impulso desde mediados del siglo pasado, a partir de la radicación de Menachem Mendel Schneerson -el Rebe– en la colectividad judía neoyorquina, desde donde coordinó la apertura de centros de Jabad a lo largo y ancho del globo. Para hacerla corta, basta mencionar que Donald Trump cultivó relaciones con la organización y la recibió en un acto oficial nada menos que en la Casa Blanca en 2018, además de que su hija Ivanka y su yerno son practicantes. El poderoso banquero David Rothschild es otro adherente activo. Cruzando el pacífico, entre los destacados financistas de los Lubavitch figuraban los oligarcas rusos Lev Leviev y Roman Abramovich, laderos de Putin y exsocios de negocios de la familia Trump hasta el estallido de la guerra en Ucrania. Este es el entorno en que se mueven. https://prensaobrera.com/sociedad/milei-y-los-lubavitch-o-el-oscurantismo-religioso-de-los-hombres-de-negocios ↩︎
  8. https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2024/04/17/disculpas-aceptadas-presidente-boric-cierra-controversia-con-argentina-sobre-hezbola/ ↩︎
  9. En abril de 2022, la Secretaría de Energía declaró “ilegales” las actividades desarrolladas por Navitas Petroleum en la Plataforma Continental Argentina, próxima a las Islas Malvinas, por tratarse de una compañía que no figura en los registros como concesionaria y/o permisionaria para realizar exploración y explotación de hidrocarburos en la zona. La medida se dispuso mediante la Resolución 240/2022 en la que se declaró a Navitas Petroleum “clandestina” por desarrollar actividades “sin estar habilitada para ello por las autoridades competentes argentinas”, y se la inhabilitó por 20 años para operar en exploración y producción de hidrocarburos en la Argentina. Esa sanción incluyó contactos con la embajada de Israel en Buenos Aires, a fin de notificar a Navitas de la situación irregular en la que se encontraba. Si bien la embajada israelí recibió el pedido, no hubo respuesta. https://www.tiempoar.com.ar/ta_article/empresa-de-israel-afirma-que-extraera-petroleo-de-malvinas-a-finales-de-2026/. El nombre Kelper al que hace mención el artículo consignado refiere a aquella denominación peyorativa de los colonos de origen británico que ocupan las Malvinas. Nombre que deriva de las numerosas algas (Kelps) que abundan en los alrededores de la costa de las islas. https://www.tiempoar.com.ar/ta_article/empresa-de-israel-afirma-que-extraera-petroleo-de-malvinas-a-finales-de-2026/ ↩︎

Leer más:

CPI: Una entidad sometida a los intereses de Occidente


Comenta



Busca en El Ciudadano