Petrolera canadiense pagó cerca de 2 millones de dólares a la Policía de Minnesota para reprimir manifestaciones en su contra

Hasta el momento, las autoridades han detenido a más de 900 manifestantes que se oponen al proyecto de Enbridge y a el impacto que este puede tener sobre el clima y los derechos de los indígenas nativos
Publicado en

Actualidad / Pueblos

0 0


La empresa canadiense Enbridge le ha pagado a la Policía de Minnesota (EE.UU.) 2,4 millones de dólares por vigilar, contener y detener a cientos de manifestantes que se oponen a la construcción del oleoducto de la Línea 3, a cargo de esa compañía.

Enbridge ha costeado la formación, los salarios, las horas extra, las comidas, los hoteles y el equipamiento de los uniformados, durante el tiempo que han estado vigilando a los manifestantes, de acuerdo a varios documentos a los que ha tenido acceso el periódico británico.

La empresa, cuya principal actividad es el transporte y distribución de crudo y gas natural a través de oleoductos y gasoductos, está sustituyendo el oleoducto de la Línea 3 en su paso a través de Minnesota, lo que le permitirá transportar petróleo desde Alberta hasta la punta del Lago Superior, en Wisconsin.

La obra en cuestión, que está destinada a transportar un petróleo pesado llamado betún, duplica la capacidad de la original, para llegar a 760.000 barriles diarios, y traza una nueva ruta a través de humedales prístinos. Un informe del grupo de acción climática MN350 sostiene que el oleoducto ampliado será fuente de una contaminación equivalente a los gases de efecto invernadero de 50 centrales termoeléctricas accionadas con carbón.

Hasta el momento, la Policía ha detenido a más de 900 manifestantes que se oponen a la Línea 3 y a su impacto sobre el clima y contra los derechos de los indígenas nativos, según la Red de Acción Legal del Oleoducto.

La respuesta de Enbridge 

Enbridge dijo a The Guardian que un gestor de cuentas independiente asigna los fondos y que es la Policía la que decide cuándo los manifestantes infringen la ley. Así lo reiteró Michael Barnes, un portavoz de la empresa, en un correo electrónico: «Los agentes deciden cuándo los manifestantes están infringiendo la ley, o poniéndose a sí mismos y a otros en peligro». 

Sin embargo, Tara Houska, fundadora del grupo indígena de primera línea Giniw Collective, afirma que la Policía trabaja «mano a mano con las grandes petroleras. Trabajan activamente para una empresa. Su deber es con el estado de Minnesota y con los ciudadanos tribales de Minnesota».

En agosto, Houska y otros activistas de la preservación del agua se reunieron con el relator especial de la ONU sobre derechos humanos, a fin de manifestarle la preocupación colectiva por el tipo de vínculo entre una gran empresa privada y la policía. Houska dijo que la relación financiera había dado lugar a la criminalización de la protesta y estaba sentando un precedente que «debería asustar a cualquiera».

Hasta el momento, ni las autoridades locales ni las estadales han hecho declaraciones al respecto.

Cortesía de RT

Te podría interesar

En Canadá retiraron mas de 5.000 libros infantiles por contenidos «obsoletos e inapropiados» hacia los indígenas


Comparte ✌️

Comenta 💬