Responden a difamaciones sobre filósofo Michel Foucault

Hace unos meses el ensayista liberal Guy Sorman sostuvo en una entrevista que había visto al filósofo Michel Foucault “entrando con niños” o “violándolos arriba de una tumba” en un cementerio de Túnez. Los titulares que acusaban al filósofo dedicado al cuerpo y al poder se multiplicaron, no así las investigaciones serias respecto de unas acusaciones cuyo autor con el tiempo iría manifestándose evasivo e inexacto en los datos.

En una entrevista concedida al medio británico The Sunday Times, con ocasión de la promoción de su libro titulado Diccionario del Bullshit (1), el ensayista franconorteamericano Guy Sorman dijo que visitó en 1969 al autor de Historia de la Locura, Vigilar y Castigar, Historia de la Sexualidad, en Túnez. Ahí habría visto que el reconocido filósofo pagaba a menores de edad para tener sexo con ellos. Según Sorman, las edades de los menores fluctuaban entre los 8 y los 10 años. “Les decía: ‘nos vemos a las diez de la noche en el lugar habitual’”, que habría sido el cementerio local, donde “los abusaba sexualmente. Hacía el amor en las lápidas con los muchachos”.

En relación a estas declaraciones, teniendo como trasfondo la controversia internacional, académica y mediática, generada por estas polémicas afirmaciones, El Ciudadano se suma a compartir la carta pública elaborada por el Centro Michel Foucault, con sede en París.

En la misiva se precisa que, ante posteriores consultas periodísticas, lejos de lo categórico que se mostró al inicio de sus acusaciones, Guy Sorman se ha mostrado evasivo e incierto. La propia fecha en que data para rememorar su encuentro con Foucault, no coincide con el período efectivo de estadía en Túnez de quien fuera profesor del College de France. Sumado a lo anterior, se plantea que en las visitas efectuadas por periodistas franceses al lugar de estos supuestos hechos, no se ha podido corroborar o confirmar la existencia de abusos sexuales contra menores de edad por parte de Foucault en el transcurso de su estadía en el tunecino pueblo de Sidi Bou Said.

Autorizados por su comité directivo, reproducimos en español la respuesta del Centro Michel Foucault frente a las acusaciones de Guy Sorman contra Michel Foucault, las que serán asumidas como una acción difamatoria.

COMUNICADO SOBRE LAS ACUSACIONES DE GUY SORMAN CONTRA MICHEL FOUCAULT

En Mon Dictionnaire du Bullshit, Guy Sorman sostiene la tesis según la cual los intelectuales forman una casta privilegiada que utiliza las protecciones que le da su estatuto para liberarse de la ley común. Según él, Foucault no sería la excepción. Así, Guy Sorman afirma que, en 1969, él lo “habría visto sobornando niños pequeños en Túnez, bajo el pretexto que ellos tendrían derecho al goce. Él los citaba en el cementerio de Sidi Bou Saïd, bajo la luna, y los violaba recostados sobre las tumbas”.

Invitado por los periodistas a precisar denuncias tan alarmantes, Guy Sorman se ha mostrado siempre evasivo e incierto: ya no está tan seguro de “haber visto” a Foucault “sobornando” niños, ya no está en condiciones de referirse a su edad, ya no “vio” la escena del cementerio, que ahora no sería más que un rumor. En cuanto a su encuentro con Foucault, que inicialmente había fechado en 1969, después habría tenido lugar en 1970, mientras que Foucault había abandonado Túnez en el otoño de 1968. Guy Sorman ya no parece asumir ni la responsabilidad ni las consecuencias de sus acusaciones, que él reconoce inverificables y de las cuales parece finalmente distanciarse.

Los periodistas que realizaron la investigación en terreno o con conocimiento del filósofo (2), no encontraron ningún elemento ni testimonio que permitiera respaldar las afirmaciones de Guy Sorman. Al contrario, estas son categóricamente desmentidas por los testimonios de los tunecinos interrogados, tanto en lo referido a las costumbres vigentes en Sidi Bou Saïd en aquel entonces, así como sobre la forma de vida de Foucault en Túnez, e incluso sobre su apoyo al movimiento estudiantil y la consiguiente vigilancia policial que implicaba.

Formular declaraciones tan graves, presentadas como hechos cuando, finalmente, no son más que interpretaciones dudosas, destinadas ante todo a menoscabar el honor y la reputación de una persona incapaz de defenderse, constituye una pura y simple difamación.

Daniel Defert, compañero de Michel Foucault.

François Ewald, asistente de Michel Foucault en el Collège de France

NOTAS:

(1) Término anglosajón que refiere a una mentira que pretende pasar por una verdad, principalmente aquellas que se encuentran presentes en los discursos políticos, económico o intelectual.

(2) Anne Thalamy, Sylvie d’Arvisenet, Henri-Paul, Denis y Olivier Fruchaud, sobrinas y sobrinos de Michel Foucault.

El comunicado original (en francés) se puede encontrar PINCHANDO AQUÍ

LEA ADEMÁS: La Biopolítica de Foucault: Un concepto esencial para comprender la sociedad contemporánea


Comparte 👍

Comenta 💬