Venezuela: Positivo balance 2022

En comparación con 2021, ha habido un fuerte aumento en las exportaciones; en la actividad comercial económica nacional con el establecimiento de miles de nuevas empresas privadas, cooperativas y comunales pequeñas y medianas; crecimiento sustancial en la manufactura; y alrededor del 90 por ciento de autoabastecimiento alimentario, entre los índices más importantes.

Por Francisco Domínguez

Con la casa 4.400.000 entregada el 29 de diciembre a otra familia feliz, el presidente Nicolás Maduro dio una confirmación tangible de que 2022 fue un año positivo para la Venezuela bolivariana. Entre 1999 y 2010 el gobierno de Venezuela construyó 593.198 y para el período 2011-2015 701.250 más, haciendo un total de 1.294.448 viviendas nuevas para pobres. 

Esto significa que se construyeron 3.105.552 viviendas entre 2015 y 2022, el doble de la cantidad construida en el período anterior de 1999 a 2015, en la mitad de años. Este último período coincide tanto, exactamente con los años en que llovieron las sanciones de EE.UU. y la Unión Europea (UE) sobre la economía venezolana, que provocaron una caída del 99 por ciento en los ingresos petroleros, y casi exactamente con las presidencias de Nicolás Maduro (2013-2022). Debido a la guerra económica estadounidense, entre 2014 y 2021 Venezuela experimentó una tasa de crecimiento negativa acumulada de –123,4% (Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el CaribeCEPAL, 2022, p. 144). 

El impresionante éxito del programa de vivienda simboliza tanto la resistencia a la agresión imperialista como la continuación del espíritu de Chávez: las necesidades de la gente son una prioridad máxima. Cualquier sugerencia de que el presidente Maduro representa una ruptura neoliberal con el chavismo es maliciosa (como postulan los principales medios de comunicación), una tontería doctrinaria o ambas cosas.  

Un logro decisivo en el ámbito interno es la notable recuperación de la economía venezolana que, no solo ha logrado bajar la inflación de 1,5 millones por ciento a un dígito mensual, sino también un no menos notable ritmo de crecimiento económico para 2022, que instituciones internacionales (Cepal entre ellos) calculan entre un 5 y un 20%, el más alto de América Latina. Sin embargo, la guerra económica estadounidense generó distorsiones que aún no han sido superadas por completo, ni tampoco los problemas asociados a una economía sobreespecializada en la exportación de petróleo en detrimento y abandono de casi todo lo demás. 

PIB de Venezuela creció 17,73% entre enero y septiembre de 2022

En comparación con 2021, ha habido un fuerte aumento en las exportaciones; en la actividad comercial económica nacional con el establecimiento de miles de nuevas empresas privadas, cooperativas y comunales pequeñas y medianas; crecimiento sustancial en la manufactura; y alrededor del 90 por ciento de autoabastecimiento alimentario, entre los índices más importantes. La recuperación llevó al gobierno a priorizar las necesidades sociales en el presupuesto para el ejercicio fiscal 2023, en el que el 77,1 por ciento se dedica al gasto social (salud 23% y educación 20%) que fue aprobado casi por unanimidad por la Asamblea Nacional (con solo un voto en contra). Y el presidente Maduro prorrogó la ley de seguridad laboral -por tercera vez- por dos años hasta el 31 de diciembre de 2024, lo que significa que los trabajadores no pueden ser despedidos, degradados o trasladados sin causa justificada y autorizada por la Inspección de Trabajo (¡qué neoliberal, eh!). 

La reactivación económica es vigorosa. Decenas de aerolíneas internacionales que habían detenido vuelos a Venezuela ahora han reiniciado; el comercio con muchos países se ha reanudado o intensificado (China, Rusia, Irán, Turkiye, India, Portugal, el Caribe, naciones africanas y muchos más). La Unión Europea desreconoció a Juan Guaidó como ‘presidente interino’; envió una misión de observación a las elecciones de noviembre de 2021; además, una avalancha de países europeos han designado embajadores en Caracas (el último, en diciembre de 2022, España, nombró embajador tras dos años sin representación). El presidente Maduro también ha recibido las cartas credenciales de embajadores de África, Asia, Medio Oriente, el Caribe, América Latina, y también ha recibido a delegaciones del gobierno de Estados Unidos. Por lo tanto, a pesar de los esfuerzos económicos de los Estados Unidos, Venezuela ya no está aislada política o económicamente. 

La excepción a esta normalización de relaciones con el gobierno del presidente Maduro es Estados Unidos. El Departamento de Estado de EE.UU. no tiene un embajador en Caracas; James Storey, quien tomó juramento el 4 de diciembre de 2020, para representarlos ante la República Bolivariana de Venezuela opera desde la embajada de EE.UU. en Venezuela ubicada en BogotáDonald Trump desató el no reconocimiento del presidente Maduro en 2019, estrategia que ha sido derrotada y que, tras la elección de Gustavo Petro como presidente de Colombia (junio de 2022), se ha derrumbado por completo. 

Estados Unidos y sus cómplices (principalmente la UE) reconocieron a Juan Guaidó, sin embargo, la decisión (30 de diciembre de 2022 ) de la ficticia Asamblea Nacional dirigida por la oposición -cuyo mandato finalizó en 2020-, de abolir la ‘presidencia interina’ de Guaidó, disolver su ‘gobierno’ y nombrar una comisión ejecutiva para ‘administrar’ los activos extranjeros de Venezuela, ha llevado a la farsa ‘hoja de parra legal’ del ‘presidente’ Guaidó a un fin ridículo. Cuando se suma a la imagen la solicitud de petróleo de Biden al presidente Maduro, la política de Estados Unidos hacia la Venezuela bolivariana es un completo desastre. 

La elección de Gustavo Petro disminuyó sustancialmente la continua amenaza económica, política y, sobre todo, militar (EE.UU. tiene diez bases militares en Colombia) contra Venezuela, proveniente de los gobiernos de extrema derecha de Colombia (1998-2022). Condujo tanto a la plena normalización de las relaciones económicas y políticas con Venezuela como al fortalecimiento del proceso de paz en Colombia. Además, en 2022 la Guardia Nacional de Venezuela incautó toneladas de droga, destruyó decenas de laboratorios y 118 pistas de aterrizaje clandestinas, derribó 45 aeronaves dedicadas al narcotráfico y desmanteló contundentemente a las bandas narcoparamilitares colombianas.

Petro permitió a Venezuela recuperar la empresa química Monómeros que había sido confiscada ilegalmente por el ‘gobierno’ de Guaidó con la complicidad de la administración de Iván Duque. La recuperación de Monómeros ha hecho que la búsqueda de Venezuela para recuperar todos sus activos ilegalmente retenidos o confiscados (alrededor de US$ 40 mil millones) por parte de EE.UU. y la UE sea una posibilidad tangible. Esto se aplica especialmente al gobierno Tory del Reino Unido que, a diferencia de la UE, sigue reconociendo a Guaidó como ‘presidente interino’, en base a lo cual se ha negado a devolver 32 toneladas de oro venezolano en custodia en el Banco de Inglaterra. Esto significa redoblar la campaña por la devolución del oro a sus legítimos dueños: el Estado y pueblo de Venezuela

Oposición venezolana pone fin al ‘Gobierno interino’ de Guaidó

El contexto político en la región desde 2018 ha estado dominado por la elección de presidentes de izquierda en México, Argentina, Bolivia, Perú, Chile, Honduras, Colombia y Brasil, que, a pesar de las complejidades, han movido la gravedad política de la región hacia la izquierda. Todos se oponen y han condenado el uso de sanciones contra las naciones y pueblos de América Latina. Además, el Grupo de Lima, liderado por Estados Unidos en la Organización de los Estados Americanos, establecido en 2017 con el único objetivo de lograr un «cambio de régimen» en Venezuela, ya no existe. Por lo tanto, existen todas las condiciones para que la región apoye las iniciativas venezolanas para recuperar sus recursos retenidos ilegalmente a través de organismos como la Celac. Estos gobiernos también pueden apoyar a Venezuela en su batalla por lograr la libertad del diplomático Alex Saab. Ambas tareas están aún por cumplir y sobre las cuales el movimiento de solidaridad debe continuar con una vigorosa campaña. 

El mayor logro, luego de la recuperación económica y el reconocimiento generalizado del presidente Maduro como el verdadero y único gobierno de Venezuela, ha sido los acuerdos con varias corrientes de la oposición, incluida la extrema derecha. Estos acuerdos los comprometen a abandonar la estrategia insurreccional liderada por Estados Unidos para derrocar al gobierno mediante un violento golpe de Estado y, en cambio, adoptar la vía electoral. Es decir, el enfoque del presidente Maduro para entablar un diálogo constructivo ha sido exitoso: hay paz y tranquilidad en Venezuela y, a diferencia de las dos décadas anteriores, el grueso de la oposición no está involucrado en los esfuerzos destinados a derrocar violentamente al gobierno democráticamente electo. 

Francisco Domínguez

Estas son señales auspiciosas y, aunque el deshielo entre la Venezuela bolivariana, los EE.UU. y las oposiciones de derecha es bienvenido, no se puede confiar en los dos últimos. El movimiento de solidaridad debe permanecer alerta y redoblar sus actividades. Afortunadamente, la Venezuela bolivariana se sustenta en la alianza cívico-militar de Chávez y en la democracia participativa, que se basa en la movilización de las organizaciones de base. En su mensaje de fin de año, el presidente Maduro informó con orgullo que mediante elecciones democráticas se ha renovado el 70 por ciento de las direcciones de estas organizaciones populares de masas. Así, la Venezuela bolivariana no solo se fortalece económica y políticamente, sino que cuenta con una pléyade de liderazgos renovados para enfrentar los desafíos que se avecinan.

Por Francisco Domínguez

Publicada originalmente el 1 de enero de 2023 en Orinoco Tribune.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬