Estudian depredadores gigantes que recorrieron la Tierra antes que los dinosaurios

Estas criaturas depredadoras vivieron justo después de la extinción masiva del Permo-Triásico hace 252 millones de años

El cráneo fosilizado de un depredador que pudo alcanzar hasta los 16 pies de largo ha sido examinado por un grupo de investigadores y los resultados han sido sorprendentes, pues este colosal animal vivió hace 248 millones de años de antigüedad   y recorrían la Tierra antes que los dinosaurios.

Se trata de los eritrosúquidos, o también conocidos en el mundo científico como los «cocodrilos rojos», unas criaturas depredadoras que vivieron justo después de la extinción masiva del Permo-Triásico hace 252 millones de años, el peor evento de extinción masiva en la historia de la Tierra.

Resultado de imagen para eritrosúquidos

Los científicos aseguran que los primeros dinosaurios no caminarían por la Tierra durante otros cuatro millones de años después de que terminara el período de estos grandes depredadores.

Pertenecientes a las especies de Garjainia, estos depredadores se encuentran en Sudáfrica y Rusia, donde se ha estudiado ampliamente la Garjainia prima y Vjushkovia triplicostata.

Resultado de imagen para eritrosúquidos

¿Qué dicen los análisis?

Richard Butler, de la Universidad de Birmingham del Reino Unido, y sus colegas han analizado el cráneo de V. triplicostata para comprenderlo mejor y en sus resultados mostraron que, en lugar de ser estos animales dos especies distintas, V. triplicostata y G. prima son en realidad la misma especie.

En relación con su tamaño corporal general, estos eritrosúquidos tenían algunas de las cabezas más grandes de cualquier reptil, aproximadamente una cuarta parte de su longitud total.

«No sabemos con certeza por qué fue así, pero planteamos la hipótesis de que podría haber estado relacionado con su papel como los principales depredadores en una serie de ecosistemas del Triásico: es probable que sea útil tener una cabeza y una mordida grandes y poderosas, en la captura de presas «, dijo el experto.

Los investigadores también señalan que otros primeros archosauromorfos, que pertenecían a los throsuchids, también parecen tener cabezas desproporcionadamente masivas, lo que podría indicar «la invasión de nichos hipercarnívoros por parte de estos grupos después de la extinción permo-triásica».

Estos son animales extraños, pero gran parte de su biología permanece sin estudiar.

¿De qué se alimentaban?

Según los investigadores, estos hipercarnívoros son animales con dietas casi exclusivamente compuestas de carne y presumen que los grandes depredadores en la parte superior de las cadenas alimentarias podrían tener cabezas proporcionalmente más grandes y poderosas para ayudar a capturar presas.

Garjainia habría tenido entre 6,5 y 10 pies de largo, similar a los dragones de Komodo, pero los científicos no saben cómo sus enormes cabezas habrían afectado su movimiento.

Imagen relacionada

«Estos son animales extraños, pero gran parte de su biología permanece sin estudiar. Presumiblemente deben haber tenido músculos del cuello muy poderosos para soportar una cabeza tan masiva, pero aún no se han realizado estudios detallados de sus músculos», «, dijo Butler.

De acuerdo con el investigador, esto es lo que ahora esperan establecer: «Estamos trabajando en el resto del esqueleto (el esqueleto postcraneal) en este momento, con el objetivo de comprender su anatomía y reconstruir los músculos.

A largo plazo, los expertos aspiran entender más sobre la biología de estos animales extraños, mediante el uso de enfoques como el modelado por computadora para comprender cómo funcionaban sus cráneos.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios