Un loro venció a 21 estudiantes de Harvard en un juego de memoria

759

De todos los animales que el hombre ha domesticado, el loro o papagayo es el único que destaca por su gran adaptabilidad, fácil cuidado, su inteligencia, su capacidad de imitar la voz humana y otros sonidos, además de su capacidad para vivir hasta más de 80 años.

El loro es conocido ampliamente en todo el mundo, teniendo más de 369 especies de psitacoideos o loros típicos clasificados por la ciencia, pero uno de ellos, precisamente el loro gris africano (Psittacus erithacus), dio muestra de su inteligencia al vencer a 21 estudiantes de la Universidad de Harvard en un clásico juego de memoria.

Si bien este animal se caracteriza por su capacidad para memorizar docenas de palabras en inglés,  éste tuvo la oportunidad de demostrar que puede ser más astutos que una bandada de estudiantes de la prestigiosa academia estadounidense.

El loro se llama Griffin, a quien los investigadores desafiaron con una tarea de memoria funcional. El ave tenía que localizar un pompón colorido escondido debajo de un vaso de plástico después de que se barajara alrededor de una mesa varias veces (también conocido como el Juego de Shell). Mientras tanto, 21 estudiantes de Harvard recibieron la misma tarea, y Griffin los superó o superó en 12 de los 14 ensayos.

Si bien este animal se caracteriza por su capacidad para memorizar docenas de palabras en inglés, éste tuvo la oportunidad de demostrar que puede ser más astutos que una bandada de estudiantes de la prestigiosa academia estadounidense.

Heredero de Pavlov

«Piénselo: el loro gris supera a los estudiantes de Harvard. Eso es bastante increíble. Teníamos estudiantes que se concentraban en ingeniería, pre-medicina, esto, aquello, estudiantes de último año, y él simplemente les pateó el trasero»,  dijo a The Harvard Gazette el autor principal del estudio, Hrag Pailian, becario postdoctoral en Harvard.

Según revelaron los autores del estudio, el ave de 22 años «ha sido objeto de estudios cognitivos y comunicativos (…) desde su adquisición de un criador a las 7,5 semanas de edad».

Irene Pepperberg, psicóloga de Harvard, enseñó previamente al loro a reproducir unas 30 palabras en inglés y comprender al menos 40, incluidos los nombres de los colores.

A la hora del desafío de memoria, Griffin demostró que no necesitaba ningún entrenamiento especial para aprender el juego de Shell; Pepperberg simplemente demostró algunas rondas de muestra para él, tal como lo hizo para los competidores humanos.

Griffin fue recompensado al final de estas pruebas con algunas galletas crudas de anacardo, escribieron los investigadores.

La contienda

Además de los estudiantes de pregrado de Harvard, 21 niños pequeños (de 6 a 8 años de edad) también participaron en el juego Shell. Todos los participantes adultos (humanos y aviarios) completaron 120 rondas del juego (los niños hicieron 36) repartidos en 14 ensayos, que se hicieron cada vez más difíciles a medida que avanzaba el día.

Relacionado:  Investigadores mexicanos descubren exoplaneta gaseoso similar a Saturno

Al principio, se les pidió a los participantes que memorizaran las posiciones de solo dos pompones escondidos debajo de dos tazas, que nunca se movieron. Al final del día, los participantes tuvieron que hacer un seguimiento de cuatro pompones de diferentes colores debajo de cuatro tazas, que se barajaron cuatro veces.

Después de barajar, a los participantes se les mostró un pompón de una pila separada y se les pidió que buscaran el color correspondiente debajo de las tazas. Griffin pudo encontrar el pompón objetivo con mayor precisión que los niños en los 14 ensayos.

Cuando el rendimiento de los estudiantes de Harvard comenzó a caer en las pruebas de tres pompones barajados tres o cuatro veces, Griffin continuó golpeando sus objetivos el 100% del tiempo.

Solo al final del día, cuando se revolvieron cuatro pompones tres o cuatro veces, la precisión de Griffin finalmente disminuyó. Los estudiantes también vieron una disminución significativa en la precisión, aunque no tanto como la de Griffin.

Griffin fue recompensado al final de estas pruebas con algunas galletas crudas de anacardo, escribieron los investigadores.

Pepperberg ha trabajado con esta especie desde hace más de 30 años. Anteriormente, la psicóloga estudio a Alex, un loro gris africano que fue objeto de un experimento desde 1977 hasta 2007, inicialmente en la Universidad de Arizona y más tarde en la Universidad de Harvard y en la Universidad Brandeis.

Pepperberg compró a Alex en una tienda de mascotas ordinaria, cuando el loro tenía aproximadamente un año de edad. El nombre de Alex era una sigla del inglés Avian Learning EXperiment.

Antes del trabajo de Pepperberg con Alex, la comunidad científica creía que los loros no eran inteligentes y sólo podían usar palabras por imitación, pero los logros de Alex indicaron que los loros podrían ser capaces de decidir a un nivel básico y utilizar palabras de uso frecuente creativamente.

Pepperberg escribió entonces que la inteligencia de Alex estaba a la par con la de los delfines y la de los grandes simios. También dijo que Alex tenía la inteligencia de un niño de cinco años y que no había utilizado todo su potencial en el momento de su muerte.

Sigue leyendo: