La historia en cenizas

Entre las pérdidas del derrumbe del archivo de Colonia, están cartas de Marx y Hegel, los archivos privados de Heinrich Böll y los manuscritos de Jacques Offenbach


Autor: Mauricio Becerra


Entre las pérdidas del derrumbe del archivo de Colonia, están cartas de Marx y Hegel, los archivos privados de Heinrich Böll y los manuscritos de Jacques Offenbach.

La grave noticia de la caída del edificio de seis pisos en Colonia, Alemania, que albergaba los archivos históricos casi pasó desapercibida en los medios, como si se tratara de un suceso común, sin importancia.

Para el diario Le Monde de París, del 8 de marzo, que registra y comenta el hecho, y acompaña una fotografía de las ruinas del edificio, la destrucción de los archivos históricos recuerda los autos de fe de los tribunales de la Inquisición que castigaban públicamente a los penitenciados, o los bombardeos del fin de la segunda guerra mundial.

La pérdida de los archivos por la destrucción y el incendio son enormes y aún no se pueden cuantificar, pero se sabe que han sido reducidas a cenizas, por ejemplo, las cartas de Marx quien en El Capital, en el siglo XIX, predijo la crisis económica y financiera del capitalismo, libro que se está reeditando y valorando tanto que se habla de la resurrección de Marx.

Se quemaron las cartas de Hegel, profesor de Marx en la universidad de Berlín, a quien equivocadamente se atribuye haber vaticinado el triunfo del Capitalismo y el fin de la historia. Se perdieron los manuscritos del compositor Jacques Offenbach y de Napoleón.

Según el comentario, lo que más ha afectado la sensibilidad de los alemanes, dada su popularidad es la pérdida de los archivos privados del escritor alemán Heinrich Böll, premio Nóbel en 1972.

Böll, [1917-1985], escribió entre otros libros El tren llegó puntual [1949], Casa sin amo [1954], Opiniones de un payaso, El honor perdido de Katharina Blum [1975], novela que muestra el control social que se ejerce sobre la vida privada y las libertades de la mujer en Alemania, de Katharina en la novela, que fue adaptada al cine.

Böll, escritor alemán nacido en Colonia, de 57 años, de gran contextura física, cabellos negros y bigotes poblados, aparece al lado de su colega soviético Solzhenitsin en una fotografía a color tomada en Frankfurt en 1974.

En el accidente, se han destruido centenares de cajas que contenían manuscritos inéditos y 80.000 cartas que Böll había escrito a su mujer Anamaría. Los papeles, que no estaban digitados ni microfilmados habían sido comprados por 800.000 euros y presentados por los Archivos hace tres semanas.

La única consolación, según la nota de prensa, es que en las obras completas de Böll, y que aparecerán el año próximo en 27 tomos, se utilizaron los originales desaparecidos.
La obra de Böll se caracteriza por su visión crítica sobre la sociedad alemana posterior a la segunda guerra mundial en la que se mezclan elementos católicos y de la filosofía del absurdo.

Si se observa la magnitud de la destrucción de los archivos del escritor alemán, “es difícil no soñar, ironía de la historia, que una gran parte de la inmensa obra de Böll, transfiguración católica del malestar alemán ordinario salido de los descombros de la guerra, es la encarnación más típica de lo que se ha llamado la Trümmerliteratur, es decir, la “literatura en ruinas”, según el comentario final.
. Édgar Bastidas Urresty http://www.poetasdelmundo.com/


Comenta



Busca en El Ciudadano