Alma 2×4

147

«No basta con tener la voz más melodiosa para entonar un tango. No. Hay que sentirlo, además. Hay que vivir su espíritu»
Carlos Gardel

Hombres_bailando_tango_en_el_río,_1904
Al principio, muy al principio, fines del siglo XIX, el tango se bailaba entre hombres. Cuentan los que conocen la historia de esta danza que lo bailaban entre ellos mientras esperaban su turno en los prostíbulos de las orillas porteñas.

1.  Carlos Gardel (fecha de nacimiento sin establecer – 1935)

Carlos Gardel es la mayor referencia del tango. Es posible equivocarse y pensar que es el inventor de este género, sin embargo, El Zorzal Criollo se adueñó de una cultura tanguera (prostibularia, portuaria) ya definida en sus perfiles característicos cuando empezó a cantar. Gardel era barítono y sus canciones narraban los dramas de la vida diaria. Temas como «Volver», «El día que me quieras», «Cuesta abajo», «Por una cabeza» y «Melodía de arrabal» ingresaron al repertorio latinoamericano gracias a él. Su fama lo llevó protagonizar 10 películas. Su trágica muerte en un accidente aéreo en 1935 fue el comienzo de su leyenda. Argentina, Francia y Uruguay disputan todavía hoy su lugar de nacimiento. (Quizás te interese «El Pibe Carlitos»).

2.  Ignacio Corsini (1891-1967)

Ignacio Corsini es uno de los cantantes que se ubican un renglón debajo de Gardel en popularidad. Nació en Sicilia, Italia, pero se crió en Buenos Aires. Comenzó cantando canciones populares argentinas y luego pasó al tango. «Patotero sentimental» fue su primer éxito. Su voz dulce y poética lo hizo un cantante de gran arraigo popular. La escuela de canto italiana es notable en su interpretación de «Caminito». Era conocido como El Caballero Cantor y, como Gardel, incursionó en el cine.

3.  Hugo del Carril (1912-1989)

Hugo del Carril fue un artista de talentos múltiples. Además de cantante fue escritor, director y actor de cine. Al tango llegó por su admiración por Carlos Gardel. Tenía un fuerte tono de voz, siempre catalogada como gardeliana. Su carrera tuvo un rápido ascenso a la cúspide, porque el cine propagó su imagen por toda Latinoamérica. Sus discos y películas tuvieron una distribuición sin precedentes, lo que hizo de del Carril una de las primeras celebridades de la música latina. Como curiosidad, es la voz de la grabación más conocida de la Marcha Peronista.

4.  Mercedes Simone (1904-1990)

Conocida como La Dama del Tango, Mercedes Simone es considerada la mayor figura femenina del tango y la milonga. Con su voz de mezzosoprano y el manejo del ritmo sedujo a Buenos Aires. Surgió a mitad de los años veinte, cuando la escena musical era dominada por hombres. Incursionó en el cine como el resto de tangueros de la época. Su interpretación más recordada es la del tango «Cantando».

5.  Libertad Lamarque (1902-2000)

A Libertad Lamarque se le conoció como La Novia de América por su indiscutida popularidad en todo el continente. Vivió en México desde 1946, donde continuó su carrera como actriz. Su voz era aguda y su imagen inspiraba ternura. Su versión de «Madreselva» es memorable. También grabó en Cuba y Estados Unidos. Murió a los 92 años, tres años después de grabar su último disco. Lamarque dejó más 800 grabaciones en distintos géneros.

Relacionado:  "Resiste!": Conoce el nuevo single de la banda 2X

ver

 

6.  Anibal Troilo (1914-1975)

¿Qué sería del tango sin el sonido del bandoneón? Anibal Troilo o Pichuco fue uno de los mayores exponentes del instrumento. Hablar de Troilo es referirse a orquestas monumentales en salones repletos de bailarines. Es el tango que pone a bailar o saca lágrimas por su melancolía. Como director de la Orquesta Típica y el Cuarteto Anibal Troilo hizo historia con tangos instrumentales y cantados. Canciones como «Sur» y «Garúa» son muestra de su estilo particular de sentir el ritmo.

7.  Enrique Santos Discépolo (1901-1951)

Todo movimiento artístico que se respete tiene un pensador. El «filósofo del tango» fue Enrique Santos Discépolo. Las letras de sus canciones a menudo son citadas en documentos académicos. Temas como «Yira, yira», «Cambalache» y «Uno» son algunas de sus reflexiones sobre la vida humana en el siglo XX. Sus canciones son obligatorias en el reportorio de cualquier tanguero, porque el público siempre meditará sus pensamientos.

8.  Ástor Piazzolla (1921-1992)

La historia del tango se partió en dos con la aparición de Ástor Piazzolla. Un bandoneonista que vivió de niño en Nueva York, donde aprendió los trucos del jazz. A su regreso a Bueno Aires, a finales de los años treinta, Piazzolla entró el circuito de las orquestas. Sus arreglos revolucionaron el tango y se le considera el fundador del Nuevo Tango. Rompió con todas las normas. Trabajó en las letras con el poeta Horacio Ferrer, con el que hizo la aclamada canción «Balada para un loco».

9.  Susana Rinaldi (1935- )

Susana Rinaldi es la mayor exponente del tango moderno. Su figura emergió a finales de los 60, refrescando el tango con su voz profunda y juguetona. Pudo sumar los temas clásicos con los arreglos vanguardistas de la era Piazzolla. Rinaldi es reconocida como una artista comprometida y muchas de sus interpretaciones tienen mensaje como «Sueño de barrilete» o «Cordón». Después de varias décadas de exilio en Europa, Rinaldi volvió a Argentina para seguir eternizando el tango con sus recitales.

10.  Gotan Project (Banda formada en 1999)

Gotan Project llevó el tango a las discotecas. La agrupación está integrada por el francés Philippe Cohen Solal, el argentino Eduardo Makaroff y el suizo Christoph H. Müller. Es el tango del siglo XXI. El trío debutó en el año 2000 con el álbum Vuelvo al sur, donde expone un sonido que fusionaba el nuevo tango de Ástor Piazzolla con elementos de música electrónica. Sus temas son parte de las selecciones de los principales discjockeys del mundo.