Gobierno de Bolsonaro usa cuenta de Twitter oficial para atacar a cineasta nominada al Óscar

La artista ha recibido el apoyo de los expresidentes Lula Da Silva y Dilma Rousseff, blancos de persecución judicial La Presidencia brasileña usó su cuenta oficial de Twitter para acusar de «militante anti-Brasil» a la directora Petra Costa, cuyo documental, nominado al Óscar, Democracia em Vertigem (adaptado al español como Al filo de la democracia), narra […]
Publicado en

Artes / Cine

0 0


La artista ha recibido el apoyo de los expresidentes Lula Da Silva y Dilma Rousseff, blancos de persecución judicial


La Presidencia brasileña usó su cuenta oficial de Twitter para acusar de «militante anti-Brasil» a la directora Petra Costa, cuyo documental, nominado al Óscar, Democracia em Vertigem (adaptado al español como Al filo de la democracia), narra el auge de la izquierda hasta la victoria del actual mandatario, Jair Bolsonaro, en las elecciones en 2018.

«La cineasta Petra Costa desempeñó el papel de activista anti-Brasil y empañó la imagen del país en el extranjero con una serie de noticias falsas en una entrevista en la televisión estadounidense», escribió en un mensaje en inglés la Secretaría de Comunicación (Secom) en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter

Costa realizó una entrevista con PBS, televisión pública de EE. UU., en la que declaró que en el estado de Río de Janeiro hay más muertes que en todo EE. UU. o que Bolsonaro incentiva a los hacendados a invadir tierras indígenas y quemar la selva amazónica. 

En su hilo en Twitter, el Secom agrega partes de la entrevista que considera erróneas y añade sus explicaciones. 

«Sin el más mínimo sentido de respeto por su tierra natal y por el pueblo brasileño, Petra dijo en un guion irracional que la Amazonía pronto se convertirá en una sabana y que el presidente Bolsonaro ordena el asesinato de afroamericanos y homosexuales», critica.

Foto: PBS.org

Y continúa: «Es increíble que un cineasta pueda crear una narrativa llena de mentiras y pronósticos absurdos para denigrar a una nación solo porque no acepta el resultado de las elecciones».

El documental de Costa, de 36 años, relata los eventos que cambiaron el panorama político en Brasil desde el auge de la izquierda, el «impeachment» contra Rousseff, la entrada del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en prisión y culmina con con la elección de Bolsonaro en 2018 como presidente de la República.  

A mediados de enero, el mandatario ultraderechista calificó el documental de «ficción» y «porquería». «Es buena para aquellos que les gusta comer buitres», sentenció.

«Violación de la Constitución»

Desde su cuenta de Twitter, la expresidenta Rousseff criticó que Costa había sido víctima «de una intolerable agresión oficial por parte del Gobierno de Bolsonaro».

«La Secretaría de Comunicación de la Presidencia mostró un video, hecho con dinero público, para ofender a una artista brasileña solo porque ejerció su derecho inalienable de criticar al Gobierno en una red de televisión. Esto es censura y una falta de respeto brutal por la libertad de expresión», destacó.

También el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva mostró su solidaridad con la directora. «Bolsonaro reacciona, a pesar de la verdad, utilizando la estructura del Gobierno para atacar a la cineasta. La persecución de la cultura es un método de esta gestión. Mi solidaridad con Petra por el coraje de narrar los hechos en tiempos de guerra por la verdad», afirmó Lula.

En declaraciones a la Folha de S.Paulo, la abogada Monica Sapucaia Machado, especialista en derecho administrativo, aseguró que los tuits del Secom violan la Constitución.

Según Machado, el articulo 37 de la Carta Magna señala que «la publicidad gubernamental será de carácter educativo, informativo u orientativo».

«Nunca debe comportarse como un instrumento de opinión sobre una obra cultural, sobre todo porque en Brasil la libertad de expresión es un pilar constitucional», asevera.

9 de febrero, la noche final

El premio Óscar A Mejor Documental lo entrega la Academia de Hollywood desde 1941. Desde entonces, la mencionada institución busca resaltar grandes trabajos investigativos o historias humanas que vayan más allá de la ficción.

El documental de Costa está entre los favoritos para llevarse la estatuilla la noche del 9 de febrero, cuando se entreguen los Óscar. Sin embargo, los otros trabajos nominados tienen puntos a favor, así que no es tan fácil predecir el largometraje ganador.

Foto: Netflix

Todos tocan historias sensibles y conflictos político-sociales; temas que, si se revisan los últimos cinco premios a documental, no figuran. Según la página ecartelera.com, en el último lustro el codiciado premio se lo han llevado filmes que cuentan historias de superación (2019, con Free Solo, que narra la proeza del escalador libre Alex Honnold), el dopaje olímpico (2018 con Ícaro), el auge y caída de una estrella deportiva (2017 con O.J.: Made in America), la vida de una talentosa cantante sobrellevando adicciones (2016 con Amy) o la denuncia del espionaje por parte de ejes de poder (2015 con Citizenfour).

Democracia em Vertigem compite este año a Mejor Documental con Honeyland, cinta de Macedonia del Norte que también está nominada a Mejor Película Internacional, que cuenta la lucha de una recolectora de miel contra unos vecinos ruidosos. Además está For Sama, otro de los documentales favoritos, que narra la guerra en Siria, a través de los ojos de una mujer; The Cave —trabajo que también tiene como tema central la guerra, pero agrega otro ingrediente: la lucha contra la segregación sexista en pleno conflicto armado— y American Factory, largometraje que denuncia el método poco ético de un multimillonario que reabrió una fábrica en Ohio.

Con información de RT, ecartelera.com y Filmaffinity

Continúa leyendo…


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina

Compártelo

Comentarios