La familia (gay) en alegre verdor

206

El bordado es, por tradición, terreno femenino. Sin esforzarnos, la primera imagen que puede venir a nuestra mente es la de Penélope, mujer sometida al destino de su pareja. Sin embargo, hoy en día, cuando comprendemos que los géneros y sus anclajes simbólicos se construyen, aparece una pareja de hombres gay, que se dedica al arte del bordado.

«Desde el 2003, realizamos obra en conjunto. El bordado es una de las técnicas que utilizamos en estos últimos tiempos para el desarrollo de nuestra obra. Ambos decidimos trasladar el oficio pictórico al terreno mas seco del bordado y expandir los propios límites de sus configuraciones. Al apoderarnos de la técnica reservada antaño al género femenino, es nuestra intención rescatar lo artesanal».

Leo Chiachio nació en Buenos Aires, en 1969, y Daniel Giannone, en Córdoba, en 1964. Los dos, argentinos, viven y trabajan en la ciudad capital de su país. Exploran técnicas tradicionales del arte como el tapiz o la cerámica. Ambos se representan a sí mismos como pareja o en familia, junto a su perro Piolín ataviados con atuendos precolombinos u orientales.

AUTORRETRATO. Familia coyita, los dos artistas junto a su perro Piolín.
Autorretrato. Familia coyita, los dos artistas junto a su perro Piolín.

En el 2005 y 2008, recibieron el Subsidio Fondo Cultura Buenos Aires. En el 2006, recibieron el Primer Premio del Salón Nacional de Rosario.

chiachio-giannone 3_0

Chiachio y Giannone juegan con los límites y las fronteras entre arte y artesanía, centro y periferia y moderno y tradicional. Formulan una iconografía extraordinaria, tomada de sus sueños y de sus esperanzas. Evolucionan en un mundo apenas imaginario en el cual pueden vivir y expresarse libremente. Les gusta desarrollar un arte en el margen y  deconstruir las ideas recibidas y transportadas en vehículo desde la Antigüedad sobre el bordado. Sus reflexiones y sus elecciones artísticas se inscriben en la herencia del arte feminista y queer, el cual, desde los años setenta, busca una reactivación y una reactualización de las prácticas textiles tradicionales desaparecidas del campo artístico.

Relacionado:  (+Fotos) Hallan impresionantes mosaicos romanos del siglo III bajo unos viñedos en Italia
la familia en alegre verdor
La familia en alegre verdor

Numerosos artistas que forman parte de minorías (sociales, sexuales y raciales) se han interesado por las «subculturas», hasta ahora burladas o simplemente ignoradas por el mundo del gran arte. Un conjunto de «subculturas» que progresivamente se hizo una contracultura de resistencia frente al mainstream patriarcal. Se apropiaron de las técnicas habitualmente asociadas a la utilidad, lo doméstico, lo femenino, la calidad del aficionado y las culturas pensadas como «primitivas». La aguja se hizo el símbolo de la contracultura. El estereotipo ancestral se transforma entonces en instrumento de transgresión, de provocación y de liberación. La costura o el bordado no son solamente prácticas domésticas femeninas, sino que traducen, de ahora en adelante, la lucha contra las prescripciones patriarcales y el machismo. Con hilo y aguja, Chiachio y Giannone crean un mundo ideal donde toda la gente tiene su sitio.

Galería

11.1_lg_francica_05
Nacimiento

 

familia guaraní en la selva
Familia guaraní en la selva

 

enlazados”, 2012, bordado a mano con hilos de algodón, seda, rayón y efecto joya
Enlazados

 

“promesas”, 2011, bordado a mano con hilos de algodón, seda, rayón, efecto joya y promesas de metal
Promesas
50
S/T

 

piolin boogie woogie, 2012, bordado a mano con hilos de algodón, seda, rayón y efecto joya
Piolín boogie woogie

 

familia de la buena suerte, 2009 bordado a mano con hilos de algodón y apliques de pompones, cintas, bordados, papeles plastificados
Familia de la buena suerte

 

“bomberos”, 2012, bordado a mano con hilos de algodón, seda, rayón y efecto joya sobre tela alexander henry
Bomberos

 

”ciudad frondosa”, 2012, bordado a mano con hilos de algodón, seda, rayón, efecto joya y lana s sobre tela
Ciudad frondosa