VVV Valparaíso Viaje Visual: Instalaciones públicas y redes en la ciudad

«Hay pintores involucrados pero necesariamente no será una exposición pictórica, porque la intensión es hacer algo diferente; por esto es que VVV se emplazará en un circuito de peluquerías a través de 20 intalaciones públicas a partir de febrero de 2011, en Valparaíso», comenta una de las fundadoras del proyecto VVV

Por Wari

17/02/2011

Publicado en

Artes / Artes Visuales

0 0


«Hay pintores involucrados pero necesariamente no será una exposición pictórica, porque la intensión es hacer algo diferente; por esto es que VVV se emplazará en un circuito de peluquerías a través de 20 intalaciones públicas a partir de febrero de 2011, en Valparaíso», comenta una de las fundadoras del proyecto VVV.

ORIGEN Y OBRAS

Antonella Rojas Auda, es una de las artistas visuales que origina la idea de Viaje Visual Valparaíso; Valparaíso como región no como ciudad, porque se convocó variados artistas de la zona que se localizan también en Quillota, Calera, Quilpué, Villa Alemana, Con Con, Reñaca y Viña del Mar. La invitación se extendió a quienes en ese minuto estaban y continúan actualmente exponiendo en catálogos, distintos circuitos y espacios emergentes. Pero también se utilizó una pieza clave que argumenta varios de los movimientos de esta escena, siendo esta, la red de contactos con otros artistas que están vigentes.

Se trata de 20 cajas acrílicas transparentes de 50 centímetros de alto y ancho x 25 cm de profundidad, que serán intervenidas tanto en su interior como exterior, y las que serán emplazadas en las peluquerías de la Galería Tres Palacios en conexión con la galería de arte Pía Michelle, y las barberías y peluquerías del sector de Plaza Echaurren en un comienzo; luego las obras toman su itinerario por distintas ciudades de la región.

Las intervenciones en el acrílico irán desde montajes escultóricos, técnicas de grabado, audiovisual y plástica contemporánea de corte bastante experimental, entre otras disciplinas.

Antonella Rojas es también artista plástico, y se ha dedicado varios años a la investigación y experimentación del grabado, sobre todo en serigrafía. Este es el tercer proyecto y el primero de carácter expositivo que desarrolla desde la ya inexistente Mesa de Artes Visuales, desarticulada por el Ministro de Cultura; “los dos anteriores fueron proyectos más educativos y teóricos”, explica.

SELECCIÓN, SENTIDO Y FINANCIAMIENTO

De 40 artistas convocados, se eligieron 20 bajo el criterio de “que era un número adecuado para una exposición colectiva y a la vez por un asunto de costos”, comenta Antonella Rojas. Bajo estos dos puntos de vista, la idea de participar en el Forum de las Artes de Valparaíso, era trabajar desde una arista más cercana al espectador, al ciudadano común y corriente que va a cortarse el pelo, pensando en distintas técnicas de representación, y con una colectiva de trabajo disímil a lo que siempre se ha visto. En segunda instancia cabe destacar, y a propósito del punto anterior, que el proyecto VVV, solamente ha recibido apoyo de parte de empresas privadas y un tipo de patrocinio o apoyo leve del CNCA.

Desde esta institución, que apoyó el proyecto VVV fue Maite Gallegos, la que tenía un cargo como gestora cultural en el departamento de artes visuales en ese momento; como también la señora Mariana Silva, directora del Consejo Regional.

Podemos decir que nuevamente la autogestión funciona como un código ya descifrado entre pares, VVV es una exposición que trabaja con la convicción de quienes apostaron por el desarrollo del proyecto y su sentido de expresión.

«VA A RECORRER EL CIRCUITO DE PELUQUERÍAS»

Esta idea la fraseó el curador de la muestra: Mario Soro, pensando que sería un circuito poco usual, positivo, planeando montar estas instalaciones en el casco urbano, incluso, intervenir las fachadas, como fue su primera pretensión al bosquejar el proyecto curatorial.

Pensó entonces en estos lugares porque también existe una buena afluencia de público, incluso la nueva galería de arte Pía Michelle, es una alternativa de galería que está naciendo junto a estos lenguajes urbanos de antaño. No podemos arrinconar la idea de que el trabajo curatorial co-existe con el trabajo de montaje, por tanto la selección de las peluquerías y espacios que contemplan la itinerancia de las instalaciones, estarán a cargo “de una selección que cumpla con una idea estética para el montaje” comenta Rojas, sobre todo en Plaza Echaurren, un sector emblemático, que es parte del casco histórico.

PIEZA CLAVE

Una parte sustancial de la articulación de VVV, tanto en materias de recursos, como gestiones específicas para conseguir los acrílicos para que trabajaran los artistas, como la publicidad, y varias formalidades con empresas, estuvieron a cargo de Orieta Sánchez Ghio, también fundadora del proyecto, quien además contaba con una base de contactos y redes que facilitaron la ejecución en marcha de Valparaíso Viaje Visual.

Orieta, es artista autodidacta y participa también con su creación en el circuito de instalaciones. Desde una postura creacionista, se define como polifacética, siente que “todo lo que ha hecho a lo largo de su vida, lo puede reunir en este proyecto”.

Es quien además creara “El día internacional de la pintura” en Barcelona, instancia no menor y relativa a este tipo de proyectos visuales. Comenta que “la caja acrílica funciona como una obra de arte en sí, y además como contenedora de la propia creación del artista. Son cajas transportables, apilables. Por esto nace esta idea con la interrogante de cómo mostrar arte en la calle, es acercar a la gente de Valparaíso a apreciar el arte en la ciudad”.

CONTEXTO: HABLAMOS DE LA LIBERTAD QUE TOMA LA OBRA AL CIRCULAR POR OTRO TIPO DE ESPACIOS, COMO EN ESTE CASO EL ESPACIO URBANO

Actualmente las posibilidades de exposición en la Quinta Región han bajado de a poco su nivel y convocatorias. Para un artista visual independiente, que no maneja auspicios de privados y no participa de los recursos estatales por sana elección, las posibilidades de contar con ciertos espacios de difusión para sus obras es cada vez más escaso. “En materia de galerías privadas hay una despreocupación por visualizar artistas que están emergiendo en la región, y es evidente que varios artistas pasan desapercibidos; incluso aparecen curiosamente las mezclas entre pinturas, artesanías y una serie de cachivaches que desmerecen el trabajo artístico”, asegura Antonella Rojas.

“Una obra tiene que ser protagonista, no mezclarla con ceniceros y aros que confunden el sentido de la obra; el asunto es que la región se ha enfocado últimamente mucho en el turismo, confundiendo el real sentido de cómo debe exponerse una obra ante el público”, acota la artista.

EL TEXTO CUARTORIAL

Para el curador de VVV, Mario Soro, las ideas relativas a las propuestas de una serie de montajes, es hacer ver distintos tipos de uso de la caja acrílica, como objeto cotidiano, mortuorio, museológico, expresionista, “también son los acuarios, ilusión de viaje submarino; los insectarios”, anota Soro, que pueden colaborar con el imaginario creacionista. El texto de su curatoría está centrado en “el dilema metodológico entre Caja Negra y Caja Transparente, como dos modelos en tensión respecto del tiempo de búsqueda de la solución de problemáticas en Diseño.

¿Por qué Diseño? Justamente por su condición de interface, vínculo entre distintos campos disciplinares: las ciencias, las tecnología, las humanidades y las artes”. Proyecto Viaje Visual Valparaíso en un circuito de peluquerías, es para Mario Soro, una estrategia de la forma y sus soluciones, parte de un procedimiento que podría plasmarse a través de las señales de opacidad y transparencia.

CONCLUSIONES

Tanto para Antonella, como Orieta, el curador Mario Soro, y los artistas que participan de VVV es un proyecto que se centra en las condiciones de producción propias de cada autor y sus recursos, buscando a su vez los lenguajes más apropiados y coherentes al triple fondo que transita y atraviesa por cada caja: lo que habita en el exterior reside también en los márgenes y en el centro; las creaciones y montajes de cada obra en el circuito urbano serán un enlace de acercamiento entre las obras y los habitantes, de forma cercana. VVV vino a inaugurar una nueva forma de instalar las redes de artistas en la ciudad: “queremos que sea como una contemplación de la obra, una reflexión más directa, que la gente vaya a cortarse le pelo, se siente y observe, que les llame la atención”, confluyen.

DATOS TÈCNICOS

Inauguración: Centex, próximo 19 de enero (con invitaciones, y abierto a público desde las 15 horas del mismo día) donde habrán 2 mil catálogos impresos con el trabajo de los artistas. A finales de enero y comienzos de febrero, las instalaciones acrílicas estarán exhibiéndose en las peluquerías de La Galería Tres Palacios y el sector de Plaza Echaurren. En marzo, se expondrán en Casablanca.

Las grabaciones estarán a cargo de Miguel Sierra, comunicador audiovisual y el video será proyectado el día de la inauguración. Los artistas exponen son: Juan Carlos Ampuero, Antonella R. Auda, Vanessa Boccardo, Esteban Flores, Orieta S. Ghio, Virginia Maluk, Víctor Maturana, Andrés Ovalle, Felipe Rokhas, Francisco Solar, Pía Sommer, Claudia Tapia, Francisco Tarifeño, Sebastián Trujillo, Pablo Ulloa, Rodrigo Viscencio. Y como artistas invitados: Arnoldo Carvajal, Mario Ibarra y Domingo González.


+ Info: www.vvvc.wordpress.com

Por Pía Sommer Catalán

Metapapel, seriación gráfica para la difusión de obras

El Ciudadano Nº95, segunda quincena enero 2011

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬

Sigue Leyendo