Niño de 13 años resultó con lesiones

Caso Sename deja en evidencia falta de capacitación, colapso del sistema y vulneración de derechos a los menores

El informe del caso reveló que hubo forcejeo entre el niño de 13 años involucrado y un efectivo de Carabineros, identificado como el sargento segundo Yimmy Contreras, lo cual resultó con una lesión en el menor, quien le mostró el moretón a uno de los educadores posteriormente.

Sename

Durante los últimos días se difundió un video que dejó en evidencia gritos y llantos de auxilio en la residencia familiar del Servicio Nacional de Menores (Sename) ubicada en la calle Carlos Antúnez, comuna de Providencia. El registro fue captado por los mismos vecinos y vecinas quienes venían denunciando esta situación reiterada desde antes, mientras que las autoridades hacían oídos sordos.

Este miércoles La Tercera publicó detalles del informe que reveló que hubo forcejeo entre el niño de 13 años involucrado y un efectivo de Carabineros, identificado como el sargento segundo Yimmy Contreras, lo cual resultó con una lesión en el menor, quien le mostró el moretón a uno de los educadores posteriormente.

A raíz de esta situación, el Sename abrió un sumario, y durante la jornada de ayer se presentó la denuncia ante la Fiscalía.

Asimismo, la directora (s) del centro, Camila Messina envió el oficio que detalla los hechos, tanto al Ministerio Público como al tribunal de familia.

Dicho documento contiene una bitácora, complementada con testimonios de los educadores presentes.

Al respecto, el ministro de Justicia Hernán Larraín (UDI) hizo un llamado a que no se acuda a la institución policial en los centros del Sename.

“Le he pedido que (…) mientras no tengamos claro la forma cómo tiene que actuar Carabineros, no sean convocados a la residencia del Sename que presenten este tipo de dificultades”, indicó.

Puedes leer: Defensoría de la Niñez investigará denuncia de abusos a un menor en centro del Sename

Los detalles del informe

De acuerdo con el texto, la situación se habría originado a eso de las 17:56 horas, debido a que el niño estaba molesto por no haber tenido permiso para ir a una tienda de skate, a diferencia de sus compañeros que sí fueron autorizados. Por ello, el niño habría lanzado piedras, quebrando vidrios de funcionarios, para luego subirse al techo a romper maderas y lanzarlas a la embajada.

Luego de que intentaran realizar una «contención emocional» al niño sin resultados, se llamó al SAMU y a Carabineros, siendo estos últimos quienes llegaron primero, a eso de las 20:13 horas.

«Cuando (el niño) baja ve a funcionario de Carabineros (que se encontraba esperando la llegada de Samu aún) e intenta agredirlo, lanzando objetos contundentes como una mancuerna, patines, vidrios y otros. El menor continúa intentando agredir al funcionario de Carabineros, toma la radio buscando romperle los cables del micrófono. Ante esta situación, el funcionario de Carabineros le toma la mano al menor, buscando que este soltara la radio, pidiéndole constantemente que lo soltara. El niño muerde, escupe, rasguña e intenta piñizcar (sic) al carabinero. Ante esto, el funcionario de Carabineros haciendo presión en los hombros del niño, lo sienta en el suelo sin soltar su brazo izquierdo, ante esta situación el niño se pone a llorar, gritando que lo suelte y que le duele«, detalló el informe.

El oficio también indicó que monitores continuaron con la «intervención emocional» y que uno de estos «se posiciona entre medio del menor y el funcionario de Carabineros para evitar las agresiones del niño hacia éste”.

Según señaló el informe, al día siguiente el niño acudió a uno de los educadores para contarle lo que le había pasado, mostrándole la lesión que sufrió luego del forcejeo.

«Hoy durante la mañana, el niño me muestra un moretón que tenía en su brazo y luego me refiere que se lo hizo un carabinero que lo sujetó. Le pregunto a él por qué lo habría sujetado. Él me explica que fue porque estaba lanzando piedras. A lo que le pregunto, ¿piedras al recinto al lado?, me dice no, a los carabineros y a uno le pegué un combo, yo le digo que es lamentable», se citó en el texto.

Carabineros no está preparado

Respecto de los hechos descritos en el informe, Nathalie Oyarce, directora de la Fundación Infancia señaló en declaraciones a El Ciudadano que «lamentablemente el protocolo de contención que existe al interior del Sename indica que se puede llamar al SAMU y a las policías».

«Se expone a este carabinero ante situaciones como ésta porque Carabineros no están preparados para este tipo de contenciones. Quienes debiesen estar conteniendo a este niño ante una situación de descompensación debiesen ser personas capacitadas«, puntualizó.

Un sistema colapsado

Respecto de esta situación, Carlos Vöhringer, director del del Hogar de Cristo señaló a Radio Futuro que el registro captado por los vecinos «es un audio terrible, angustiante, y no es la primera vez que recibimos audios de este tipo», y que reflejan el colapso del sistema.

«Tenemos que esperar que concluya la investigación, pero lo que pasó ahí es síntoma de un sistema que está colapsado. El sistema sigue no reparando el daño que trae y sigue victimizándolo. Los nos que llegan a residencias vienen con una historia de mucha vulneración y traen traumas también. El tema es cómo se maneja y la especialización que necesitan todos los equipos, y ahí hay una serie de debes para todos«, señaló.

Las vulneraciones a niñas y niños en los centros de Sename se tratan de hechos reiterados y que han terminado incluso con la muerte a mano de estos maltratos, como el caso de Lissette Villa (11), quien falleció en el Centro de Reparación Especializada de Administración Directa (Cread) Galvarino del Sename, el 11 de abril de 2016, luego de los abusos de parte dos funcionarias, situación que puso el foco en la cuestionada institución.

A raíz de lo que se denominó como Caso Sename, fue que se levantó más información al respecto, como el informe de la Policía de Investigaciones (PDI) de 2017 revelado por CIPER en 2019, el cual señaló que 2.071 abusos -310 con connotación sexualfueron constatados al interior del 100% de los centros administrados por el Sename y en el 88% de los gestionados por particulares.

«Recordemos que cuando inició este gobierno, inició con el estallido del escándalo Sename, y este gobierno asumió que para solucionar esto se hacía con plata. Una de las cosas que se hizo fue inyectar más recursos a través de la Ley 20.032«, indicó Nathalie Oyarce.

Sin embargo, esto no fue suficiente. La directora de la Fundación Infancia señaló que uno de los cambios implementados, además de inyectar recursos, fue quitar los Cread y pasar a residencias con menos niños, recomendación de muchos especialistas y fundaciones, y que fue tomada por el gobierno.

«Se implementaron estas infraestructuras de residencias más pequeñas, pero hubo un detalle importantísimo en donde no pusieron ojo y era que en estas residencias nuevas tenía que haber personal capacitado, porque los recursos ya están, se pusieron desde este gobierno. El problema es que se sigue teniendo esta visión tutelar de los niños (…) pero no este sujeto de derechos al cual yo tengo que garantizar derechos, y por lo tanto tengo que contratar personas idóneas», precisó.

A esto añadió que «lamentablemente se cambiaron a estos niños desde los Cread a esta nueva infraestructura, pero con las mismas personas que maltrataban o que lisa y llanamente no tienen las habilidades para proteger a niños con este tipo de complejidades, niños que se suben al techo, niños que requieren un trato especial, un cuidado especial. Por lo tanto el llamar a Carabineros solamente hace que se exponga a una persona que no tiene idea de cómo tratar con un niño con ese tipo de complejidad, un niño que está descompensado«.

Respecto del hecho de que se de relevancia al «intento de agresión» del niño en contra del uniformado, Oyarce precisó que no se está viendo el hecho de que esta situación se deja en manos de personas no capacitadas y que se trata de niños y niñas cuyos derechos probablemente han sido vulnerados.

«No han comprendido la relevancia, lo delicado que es estar en el cuidado, a cargo de un niño que probablemente ha sido gravemente vulnerado en sus derechos y que el Estado debiese garantizarlos, sin embargo, el Estado sigue siendo parte de esta cadena de vulneración de derechos«, afirmó.

Compártelo

Comentarios