Chile: capitalismo contra neoliberalismo

Es una utopía la de la próxima administración Boric, porque pretende hacer una distinción entre capitalismo y neoliberalismo, que, en términos reales, no existe. Todo el capitalismo actualmente existente es neoliberal, en sus prácticas y en su horizonte ideológico.
Publicado en

Chile / Columnas / Política

0 0


Tras el placer de derrotar a un facho[1], los pueblos que hacen a Chile viven como espectadores un proceso que interesa sólo a las élites y el modo en el cual se entenderán y entenderán la triada Estado-Capital-Patriarcado… para mantenerla, mejorada y en armonía en los “30 años que son 30 pesos” que vienen.

La instalación del gobierno Boric en medio de la canícula y el sopor veraniego austral ha dejado claro en sus avances que viene a poner fin al neoliberalismo para resucitar el capitalismo, quitándole los excesos desestabilizadores. La respuesta capitalista al neoliberalismo es un retorno a un capitalismo colaborador del Estado, a partir de una planificación estratégica conjunta que devuelva productividad, empleabilidad y, sobre todo, estabilidad[2]. Estabilidad, gradualidad y consenso para que el capitalismo chileno derrote al neoliberalismo chileno.

El gobierno Boric es el Estado chileno refundándose a partir de una utopía republicana estatista, que es el horizonte de la coalición socialdemócrata de gobierno que integra a 10 partidos de izquierda, entre ellos el Partido Comunista y el plataformista Izquierda Libertaria. La utopía republicana estatista pretende recrear el capitalismo en un formato progresista de unión estratégica la alianza productiva capital-patriarcado-estado, llamando a su gobierno “feminista” y “paritario”, con algo de justicia porque es claro que el voto de las mujeres contra la misoginia de su oponente llevó al triunfo electoral al abanderado de la socialdemocracia.

La instalación del gobierno socialdemócrata de Boric es una reacción capitalista progresista contra los excesos neoliberales que, desde la mitad de los años 70’ del siglo pasado, vienen haciendo a la sociabilidad chilena, y contra lo cual se alzaron los pueblos chilenos en el proceso revolucionario iniciado en octubre de 2019 y enterrado, elección tras elección por el consenso institucional elítico chileno que prefirió la socialdemocracia de Boric al neoliberalismo neofascista de Kast, optando por más estabilidad y menos revuelta así como por más capitalismo y menos neoliberalismo.

El neoliberalismo como ética y moral del dinero y consumo, impronta y marca la sociabilidad chilena desde hace cuatro décadas y media, por ello los cuerpos que habitan Chile se rebelaron a una ética del tener y mostrar que hace obsoletas e ineficaces las formas anteriores de presencia, prestigio y reconocimiento social: el estudio, la representación política, las artes, el mérito del trabajo. El neoliberalismo en tanto ética social del mostrar y tener, del dinero y el consumo, legitima lo delictivo como forma de ascenso social, en tanto es eficaz para el mostrar y tener lo que se consume y el dinero necesario para ello.

La utopía republicana estatista de la coalición Apruebo Dignidad que asumirá el gobierno chileno en marzo, intentará construir una alianza con el gran empresariado y las mujeres, para instalar una nueva ética social que recupere el trabajo y la sobriedad del consumo, reencausado a las artes, como forma de freno a la ética neoliberal que prima hasta ahora en la sociabilidad chilena. Prima como forma de relacionamiento y como el horizonte al cual oponerse porque la mostración del consumo y el dinero es, ante todo, inequitativo, injusto y no premia el esfuerzo sino los resultados.

En términos de gobernabilidad la ética y moral neoliberal han destruido las viejas maneras burocráticas, dando como resultado saqueos absolutos al erario estatal a manos de los administradores de las fuerzas armadas y policiales[3] [4], demostrando de hecho una privatización de los recursos estatales a manos de sus administradores, haciéndolos disfuncionales para la gobernabilidad estratégica del Estado. Por ello es que la administración Boric ve al neoliberalismo como un problema de gobernabilidad y pretende solucionarla con simple y puro capitalismo, ese que es aliado y no antiEstado.

Es una utopía la de la próxima administración Boric. porque pretende hacer una distinción entre capitalismo y neoliberalismo, que, en términos reales, no existe. Todo el capitalismo actualmente existente es neoliberal, en sus prácticas y en su horizonte ideológico, desenvuélvase donde se desenvuelva, ya sea en el Chile de Piñera, en la Venezuela de Maduro, en el México de AMLO, en China, Rusia o Estados Unidos: depredar para mostrar y con eso validarse en el mundo.

La antinomia al neoliberalismo no es el capitalismo, que es su progenitor, sino las prácticas comunitarias, rebeldes y cooperativas que han hecho la resistencia a la agresión neoliberal y estatista de los últimos años, que aprovecha hasta las pandemias para expresarse. Por ello es que el gobierno reaccionario de Boric lo será respecto al neoliberalismo (expresión delincuencial del capitalismo) y al anarquismo, expresión movimientista de la resistencia comunitaria a la alianza capital-estado-patriarcado, que mediante experiencia asamblearias y constructiva[5] hace realmente la oposición al neoliberalismo.

Por ello es que los pueblos que hacen a Chile están a la expectativa de cómo se desarrolle y les afecte la guerra civil entre la alianza que propondrá una nueva ética social estatista de ascenso social por el trabajo y el orden y quienes defiendan la ética neoliberal del tener y mostrar. Porque los efectos de esa guerra civil ideológica lo vivirán las personas en sus cuerpos como viven el neoliberalismo en su máxima expresión, durmiendo en carpas en las calles y plazas del paraíso neoliberal de Chile[6].

El ataque al neoliberalismo será parte complementaria del ataque a la resistencia comunitaria, porque para el Estado que propone Boric, ambos, de distinto modo, amenazan su gobernabilidad estratégica.

Por Pelao Carvallo

Integrante del Grupo de Trabajo CLACSO ‘Memorias colectivas y prácticas de resistencia’.

15 de enero de 2022


[1] https://www.clacso.org/chile-sus-pueblos-y-el-placer-de-derrotar-a-un-facho/

[2] https://www.cnnchile.com/economia/discurso-gabriel-boric-enade-2022-responsabilidad-fiscal_20220113/

[3] https://www.theclinic.cl/2019/08/20/milicogate-la-historia-de-la-investigacion-publicada-por-the-clinic-que-noqueo-al-ejercito/

[4] https://www.elmostrador.cl/noticias/sin-editar/2021/06/16/pacogate-2-donde-esta-la-plata-del-millonario-fondo-para-hospitales-de-carabineros/

[5] Acá un par de ejemplos: https://www.facebook.com/profile.php?id=100008826137117 y https://www.facebook.com/asambleaterritorialclotarioblest

[6] https://www.df.cl/noticias/economia-y-politica/actualidad/carpas-en-la-ciudad/2020-10-27/234015.html

Publicada en el fanzine mexicano Agenda Oculta.


Comparte ✌️

Comenta 💬