Codeff lanza campaña para la protección del Pudú

Especie se encuentra principalmente en la zona centro-sur de nuestro territorio, desde la provincia de Curicó, región del Maule, hasta la región de Aysén.

Por Absalón Opazo

03/03/2021

Publicado en

Animales / Chile / Medio Ambiente

0 0


Debido a las amenazas que tiene el Pudú, el segundo ciervo más pequeño del mundo y una de las 11 especies de cérvidos que habitan Sudamérica, el Comité pro Defensa de La Fauna y Flora (Codeff) anunció que solicitará que la especie sea incluida en un Plan de Recuperación, Conservación y Gestión de Especies (Plan RECOGE) del ministerio de Medio Ambiente, lo cual permitirá que se tomen las medidas adecuadas para afrontar las amenazas inmediatas que la afectan y se impulse su conservación.

Mauricio Valiente, director nacional de Codeff, explicó que «junto a este plan vendrían asociados recursos y herramientas técnicas y humanas para la recuperación de la especie, para evitar las amenazas que han contribuido a su disminución y su conservación a futuro».

Para firmar por la iniciativa, los interesados tendrán que visitar el sitio www.codeff.cl/pudu, en el cual encontrarán un formulario en el cual podrán ingresar sus datos para apoyar esta importante causa.

El estado de amenaza del Pudú

El Pudú se encuentra en estado casi amenazado según la clasificación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y según el Reglamento de Clasificación de Especies (RCE) se encuentra en estado vulnerable.

Antiguamente, los Pudúes estuvieron ampliamente distribuidos en Chile y se extendían en hábitats similares en el oeste de la Patagonia Argentina. En la actualidad, ocupan principalmente la zona centro-sur de nuestro territorio, desde la provincia de Curicó, región del Maule, hasta la región de Aysén.

El Pudú, aunque no es estrictamente endémico de Chile, debiera considerarse como tal, ya que solo se encuentra marginalmente en Argentina.

En ese sentido, son múltiples las causas que han disminuido la población del Pudú en Chile. La progresiva destrucción y modificación que se ha ejercido sobre su hábitat natural, convirtiendo zonas de bosque nativo en sectores agrícolas y forestales, ha disminuido y deteriorado zonas donde naturalmente habitaba esta especie.

«Estas áreas han sufrido cortes o quemas para reemplazar los bosques originales por variedades de crecimiento rápido como el Pinus radiata y Eucaliptus sp. o para utilizar estas zonas como campos de cultivo para la introducción de ganado doméstico», señala el representante de Codeff.

También existen pruebas de que la introducción de especies exóticas afecta seriamente a las poblaciones de Pudú. En Chile la introducción de animales como el Ciervo Rojo (Cervus elaphus) y el Ciervo Dama (Dama dama), sin ninguna responsabilidad ni estudio ecológico previo, ha afectado al Pudú producto de la competencia por el alimento o el espacio físico.

Otra causa importante detectada es la caza indiscriminada para la obtención de pieles o carne, ya que este cérvido es visto como fuente de alimento, además de capturarse ejemplares vivos como mascotas. De hecho, la especie se encuentra entre los mamíferos terrestres con mayor uso comercial, que son cazados como deporte o para subsistencia.

Se suma a todo esto la persecución ejercida por perros, hasta darles muerte, lo cual engloba los diferentes factores que están afectando a su población.

«Según los datos y experiencia recogida por Codeff en la región del Maule, desde el año 1992 a la fecha esta especie ha sufrido una tenaz persecución por parte de cazadores furtivos, por perros de campesinos, por captura, por fragmentación de su hábitat y por incendios forestales. Esto en base a las numerosas denuncias que esta institución, así como el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG Maule, reciben periódicamente», explicó Valiente.

«A través de los años, profesionales del Servicio Agrícola y Ganadero-SAG e Inspectores Ad- honorem para el Control y la Fiscalización de la Ley de Caza han decomisado varios ejemplares vivos de esta especie de los cuales un número importante sobrevivieron y han sido liberados en áreas protegidas del Estado y áreas privadas protegidas», concluyó el director de Codeff.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones