Ecologistas esperan rechazo total en fallo de tribunal ambiental sobre futuro del proyecto minero «Playa Verde» en Chañaral

Iniciativa pretende instalarse en la comuna de Chañaral, a 3,4 km del centro urbano de la ciudad, con una planta metalúrgica. Tiene como objetivo extraer por succión o remoción antiguos relaves depositados en la Playa Grande de Chañaral, procesarlos para extraer cobre, y luego retornar a la misma playa las arenas procesadas en la planta metalúrgica. Se espera procesar 35 millones de toneladas.

En junio de este año se abrió nuevamente el debate en torno al polémico proyecto de extracción minera “Playa Verde” en la Bahía Chañaral, región de Atacama. Esto, luego que el Primer Tribunal Ambiental admitiera a trámite un recurso de reclamación contra el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), que había calificado favorablemente el proyecto en 2018.

La acción judicial, liderada por un vecino de la ciudad, Manuel Cortés Alfaro, presidente de la agrupación ecológica Chadenatur, y miembro del Partido Ecologista Verde de Chile, busca que se deje sin efecto la resolución de aprobación ambiental, por falta de consideración a las observaciones efectuadas durante el proceso de participación ciudadana, y por la falta de antecedentes técnicos para evaluar a cabalidad el impacto ambiental y el riesgo para la salud de la población que podría provocar el proyecto.

En este escenario, esta semana sesionó el Primer Tribunal Ambiental donde expusieron tanto el reclamante como el SEA, en tanto, se espera que en los próximos días se dé a conocer el fallo de dicho organismo. “Quedamos con una sensación positiva tras la sesión, creemos que el sentir de los ministros es favorable a nuestra demanda y tenemos esperanzas que habrá una resolución favorable: que el proyecto sea rechazado”, indicó Manuel Cortés Alfaro.

El proyecto de la empresa minera Playa Verde, pretende instalarse en la comuna de Chañaral, a 3,4 km del centro urbano de la ciudad, con una planta metalúrgica. Tiene como objetivo extraer por succión o remoción antiguos relaves depositados en la Playa Grande de Chañaral, procesarlos para extraer cobre, y luego retornar a la misma playa las arenas procesadas en la planta metalúrgica. Se espera procesar 35 millones de toneladas.

Su ubicación se encuentra, además, a unos 900 metros del sitio prioritario “quebrada de Peralillo” y a unos 10 kilómetros del parque nacional Pan de Azúcar.

«Rechazamos el proyecto dado que se desarrollará bajo las narices de la comunidad, la misma empresa reconoce que habrá polución de material fino respirable. Además, habrá filtración subterránea que ya existe en el centro de la bahía, y el proyecto no consideraba un estudio de contaminación por napa subterránea que arrastra la cuenca del Río Salado”, finalizó Cortés.


Comparte 👍

Comenta 💬