Estudiantes denunciaron a su colegio por difundir textos con mensajes de odio contra la homosexualidad

"Dios creó una sexualidad humana sana, y nunca se propuso que existiera la homosexualidad", se lee en un libro de religión del Colegio Adventista de Molina. Movilh pidió una investigación a la Superintendencia de Educación.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) pidió a la Superintendencia de Educación que investigue la denuncia formulada por estudiantes del Colegio Adventista de Molina (Región del Maule), donde acusan al establecimiento de difundir textos con mensajes de odio contra las personas lesbianas y gays.

En específico, la denuncia se refiere al libro de religión del colegio, donde «se ofende, denigra y discrimina a las personas homosexuales, vinculándolas a problemas, drogadicción, pensamientos lascivos, pecados, enfermedad y una realidad contraria a Dios. Todo esto vulnera la dignidad humana, así como la Ley Zamudio, la Ley Sobre Violencia Escolar y la Ley de Inclusión Educacional, por lo que hemos pedido que se investigue la denuncia, se sancione a los responsables y se saque de circulación cualquier texto ilegal que promueva la violencia o el bullying», explicó el encargado de Derechos Humanos del Movilh, Ramón Gómez.

El libro señala en una de sus partes: «Cómo cristianos ¿de qué manera debemos responder al problema de la homosexualidad? ¿Cómo debemos relacionarnos con las personas que se declaran homosexuales? ¿Qué debemos hacer si alguna vez tenemos fantasías o pensamientos homosexuales?»

Aquí, añade que «Dios creó una sexualidad humana sana, y nunca se propuso que existiera la homosexualidad. Nunca quiso que estuviera presente en nuestra vida ningún resultado del pecado. Pero, como el pecado y la tentación son realidades en el mundo actual, debemos elegir vivir vidas puras y santas a pesar de las tentaciones que aparezcan en nuestro camino. Aunque siempre pecamos, es importante aceptar el amor de Dios en nuestro favor, aquí y ahora es el primer paso. Después debemos arrepentirnos, pedir perdón».

Asimismo, agrega que «la Biblia considera a la homosexualidad como inaceptable para un cristiano, aunque las tendencias e inclinaciones no son pecado. Sin embargo, todos somos responsables por lo que hacemos con nuestras tendencias e inclinaciones. Desde la perspectiva bíblica no importa realmente como arribamos a una condición, tendencia o inclinación, sino como actuamos al enfrentarnos con ella, sea el alcoholismo, a homosexualidad, la drogadicción y pensamientos lascivos».

«Estas afirmaciones no tienen relación alguna con Biblia, con la religión, ni menos con la legislación, pues vulneran abiertamente la Ley Zamudio, la Ley Sobre Violencia Escolar y la Ley de Inclusión Educacional. Por todo, solicitamos a usted encomendar una investigación sobre lo expuesto, sancionar a los responsables y garantizar que los discursos discriminatorios señalados no sean parte de ningún quehacer pedagógico o texto, sean estos de lectura obligatoria o voluntaria», cerró el representante del Movilh, en su carta dirigida a la Superintendencia de Educación.

Compártelo

Comentarios