Grave: Ajunji denunció la entrega de alimentos descompuestos en la Región de Coquimbo

La Asociación de Trabajadores de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Ajunji), exigió una «mayor fiscalización» a las autoridades responsables de la entrega de canastas de alimentos para los niños y niñas de la institución, ya que, denunciaron, las últimas cajas que llegaron contenían pollos y verduras descompuestas

La Asociación de Trabajadores de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Ajunji), exigió una «mayor fiscalización» a las autoridades responsables de la entrega de canastas de alimentos para los niños y niñas de la institución, ya que, denunciaron, las últimas cajas que llegaron contenían pollos y verduras descompuestas.

Fue la presidenta de Ajunji, Silvia Silva, quien denunció que la Junaeb de la Región de Coquimbo, entregó el pasado viernes 31 de julio canastas de alimentos defectuosas, afectando la salud y vida de los niños, niñas y sus familias que son atendidos por Junji.

«Nuestras compañeras que entregan estas canastas de alimentos son el último eslabón de la cadena, no son las responsables. Es Junaeb la que contrata empresas que proporcionan y distribuyen estos alimentos. Exigimos que se tomen cartas en el asunto y se haga un investigación, además de aumentar las fiscalizaciones para que este tipo de situaciones no se repitan», afirmó Silva en una reunión vía Zoom con la directiva regional de Ajunji.

En la oportunidad, la presidenta de la Región de Coquimbo, Fabiola Sepúlveda, relató que no es primera vez que llegan alimentos descompuestos, pero que ahora la situación fue más grave: «Expresamos nuestra molestia al director regional de Junaeb, William Gutiérrez, y de Junji, Tomás González, por los problemas con las canastas que traen fruta descompuesta, papas brotadas y faltan de insumos y verduras. Exigimos que se responsabilicen, nuestros niños están corriendo el riesgo de consumir alimentos en mal estado».

Las funcionarias detallaron que la carne de pollo, en formato pouch de 1 kilo, de la marca Tubul S.A, es la que presentó alteraciones en el olor, textura y sabor, provocando reclamos por parte de las funcionarias de Junji y de las familias beneficiarias de estas cajas de alimentos.

«Los niños y sus familias presentaron náuseas, diarreas y dolores de cabeza al consumir esta carne. Esto no puede volver a pasar, pedimos a las autoridades que nos apoyen en esta denuncia, esta situación no se puede volver a repetir», afirmó Ema Valdivia, una de las dirigentes de Ajunji de Coquimbo.

Finalmente, la presidenta nacional, Silvia Silva, expresó a sus compañeras de la región de Coquimbo el apoyo a todas las acciones que están realizando, indicandy que llegarán hasta las ultimas consecuencias para que estas situaciones no vuelvan a ocurrir.

«Desde el día uno de la pandemia hemos estado al pie del cañón, no sólo con la entrega de canastas, también con el proceso de vacunación y todo sin interrumpir el proceso pedagógico de nuestros niños. Felicito a nuestras compañeras por estar presente y por acentuar su compromiso con su labor, por eso no vamos a claudicar cuando sucedan este tipo de irregularidades que afectan a nuestros niños», concluyó la dirigente nacional de Ajunji.

Comentarios