Hermana de Fabiola: «Simplemente le dispararon de una en el rostro»

Carabineros dispararon a Fabiola Y La manifestación en Portales con Fermín Vivaceta ya había terminado

Fabiola, una mujer trabajadora que luchaba cada día por sus tres hijos de 19, 16 y 8 años, sufrió estallido ocular en sus dos ojos, tras el impacto de una bomba lacrimógena lanzada por carabineros.

El medio TheClinic.cl entrevistó a Ana María Campillai, hermana de Fabiola, quien el 26 de noviembre fue testigo de la represión que ejerce el Estado.

«La manifestación en Portales con Fermín Vivaceta había terminado. Cuando fui a la casa de Fabiola y tomamos tecito, los jóvenes ya habían sido dispersados, se había apagado la barricada, y tampoco olía a lacrimógenas», precisó al destacar que los carabineros sin mediar palabras y a unos 15 metros, le dispararon a la cara a su hermana.

Ante la trágica situación que enfrenta su hermana la mujer manifestó que siente que la mataron en vida, «Siento que cuando esa lacrimógena le llegó en la cara, me la mataron en vida, y de paso nos destruyó a todos como familia».

Fabiola Campillai junto a su esposo. Foto: TheClinic.cl

Campillai contó al medio la solidaridad que caracteriza a Fabiola, «Ganaba sueldo mínimo en Carozzi, pero si había alguien enfermo, ahí estaba. Incluso cuando fue el incendio en Santa Olga en 2017, nos organizó a todos para reunir ayuda», manifestó al medio.

Ante el estallido social y la represión del Gobierno de Sebastián Piñera la mujer lamentó la situación en la que se encuentra la nación, al plantear que antes se tenía que preocupar por los ladrones, y ahora se debe preocupar «de que Carabineros no nos mate».

Fuerza para Fabiola

Ante la situación en la que se encuentra Fabiola, resaltó que al despertar lo primero que le dijo fue que ahora le tocaba a ella ( Ana María Campillai) levantarla.

«Ahora me toca a mí hacer justicia por ella, y nosotros no queremos que el que le disparó sea dado de baja, sino que el culpable pague con cárcel«, precisó.

Campillai puntualizó que Fabiola aunque no se encontraba como manifestante el día que perdió sus ojos, había compartido con sus familiares, estar de acuerdo con las protestas.

«Mientras la gente hablaba de criminales que andan haciendo desmanes, ella empatizaba con los jóvenes. De qué otra forma van a manifestarse, decía, si de manera pacífica nunca el Gobierno los ha pescado».

Comentó que a Fabiola le dio mucha pena cuando Gustavo Gatica joven de 21 años quedó ciego por los balines, «Nunca imaginamos que nosotros también íbamos a estar en sus zapatos».

Momento en el que carabineros le cambiaron la vida a Fabiola

Cuando eran las 20:45 horas aproximadamente, del 26 de noviembre, Fabiola le correspodía turno nocturno en el trabajo, buscó su bolso y salió con su hermana, quien se ofreció a acompañarla hasta la parada, «Son unos 10 o 15 minutos caminando hasta allá. Nosotras íbamos conversando sobre su hija, la de 19, que se graduará de contadora del Liceo Comercial de San Bernardo. Teníamos casi todo organizado para su fiesta. Estábamos juntando las luquitas», recordó Ana María.

Siguieron caminando, y cuando llegaron a Fermín Vivaceta para tomar Portales Oriente donde Fabiola tomaba la micro, se encontraron de frente con los policías, «estaban con escopetas. ¿Tú crees que se nos acercaron a decirnos: “Señoras, tengan cuidado, porque hubo manifestaciones aquí y puede que salgan nuevamente los jóvenes?” Nada. Simplemente le dispararon de una en el rostro. Estábamos a unos 15 metros de distancia, o caía ella o caía yo».

Campillai compartió con el medio que no puedo olvidar ese momento del disparo. Lo único que espera ella y su familia es cárcel para los responsables.

Continúa leyendo