Ola de críticas tras desafortunadas declaraciones del arzobispo de Santiago

Ley de identidad de género: Ezzati lamenta que sus dichos fueran interpretados «como una ofensa»

El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, “lamentó” la ola de críticas que surgieron tras su polémica declaración respecto al proyecto de Ley de Identidad de Género, donde señaló que “más allá del nominalismo, hay que ir a la realidad de las cosas

El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, “lamentó” la ola de críticas que surgieron tras su polémica declaración respecto al proyecto de Ley de Identidad de Género, donde señaló que “más allá del nominalismo, hay que ir a la realidad de las cosas. No porque a un gato le pongo nombre de perro comienza a ser perro”.

Estas lamentables declaraciones generaron de inmediato diversas reacciones, tanto desde agrupaciones que defienden los derechos de la diversidad sexual, como de víctimas de abusos de la Iglesia Católica, quienes criticaron al unísono la frase de la máxima autoridad eclesiástica del país.

Ante esta reacción, la noche del viernes, el cardenal Ezzati, a través de una declaración pública, declaró lamentar  que el uso de una alegoría para referirse al concepto de nominalismo “haya sido interpretada como una ofensa a quienes merecen todo su respeto y aprecio”.

“En el curso del diálogo con la periodista, el arzobispo invitó a ir al fondo del tema y a no quedarse en el simple ‘cambio registral’, con respeto y desde una antropología integral”, señala el texto difundido por el Arzobispado capitalino.

Una vez difundidas las declaraciones del sacerdote, una de las primeras voces en manifestar su repudio fue la del Movilh. Rolando Jiménez, histórico dirigente de la organización, declaró a radio Bío Bío que “Ezzati una vez más ha cruzado la raya de lo tolerable. Comparar con animales a los niños, niñas y adultos trans es una brutalidad extrema, que violenta la dignidad humana de manera escandalosa”.

“El arzobispo ha burlado y despreciado sin piedad ni misericordia alguna, el drama padecido por quienes ven día a día imposibilitado su derecho a ser llamados y tratados por su nombre y sexo social. Esta situación ubica a la Iglesia Católica en un terreno de odio, de la transfobia, de la homofobia y del desprecio profundo hacia un grupo humano, lo cual se aleja del discurso cristiano por donde se mire”, añadió Jiménez.

En tanto, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas del ex párroco Fernando Karadima, acusó al cardenal de desalmado y dijo que “todas las opiniones deberían ser respetuosas, sobre todo la de alguien que, se supone, entrega su vida para proteger a las personas sin importar su condición sexual”, añadiendo que Ezzati “refleja lo que son muchos en la conferencia episcopal”.


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina y ayúdanos a financiar este medio

Compártelo

Comentarios