domingo, agosto 9, 2020

Lorena Delgado, diputada sueca: No es posible seguir haciendo negocios con Piñera y Bolsonaro cuando hay violaciones tan grandes a los DDHH

La Agrupación de Familiares y Amigos de Prisioneros Políticos Guacoldas tuvo la oportunidad de entrevistar a Lorena Delgado, parlamentaria sueca de origen chileno, abordando entre otros temas, su rol como única integrante del Parlamento sueco con raíces latinoamericanas y sobre “la otra Suecia” desigual y racista.

Delgado también compartió sus concepciones sobre Estado de Derecho, Democracia, Política y Ética, y entregó su visión respecto a las violaciones a los DDHH de la población en el contexto de la revuelta social chilena.

Diputada Delgado, ¿en qué partido político milita usted y cuáles son los principales principios que sostiene dicho Partido?

Yo pertenezco al Partido de Izquierda, que es un partido socialista, feminista, ecologista y antirracista… esos son los fundamentos que tiene el partido.

¿Cuáles son sus principales objetivos que tiene usted para el ejercicio de su diputación?

En este momento en el Parlamento sueco, soy la única representante con raíces latinoamericanas. Eso para mí ha sido un rol bastante importante, de informar sobre lo que está sucediendo en Latinoamérica, en distintos países, en Chile obviamente. Pasan hartas cosas en Latinoamérica en estos momentos y se necesita informar en el Parlamento. El área de responsabilidad que yo tengo son los Tratados de Libre Mercado y las políticas hacia el empresariado. Aparte de eso hago trabajo con las políticas de migración. También trabajo harto en levantar políticas hacia las poblaciones acá en Suecia, porque crean o no crean, acá en Suecia hay grandes desigualdades económicas. Tenemos poblaciones en las afueras de Estocolmo, Malmö y en las principales ciudades de Suecia. Las diferencias económicas se ven en salud, en la educación, etc. Bueno, esas son las áreas en que yo he trabajado.

La pobreza que uno vive acá en Chile es distinta a la pobreza que se vive en Suecia, ahora bien ¿cuáles son las características de la vida del pobre en Suecia?

Por ejemplo, yo vivo en una zona de escasos recursos aquí en Estocolmo, donde los salarios son los más bajos y el desempleo es el más alto. En la salud es súper notorio, porque las mujeres acá reciben salud mucho más tarde de lo que reciben mujeres en zonas privilegiadas. Aquello se ve en el cáncer de mamas, por lo que muchas más mujeres mueren en este sector producto de esta enfermedad. En la educación, muchos de nuestros jóvenes no terminan la educación básica, y es algo que nosotros tratamos de trabajar el período anterior. Muchos niños no van a jardines infantiles, lo cual aquí es parte del sistema, que los niños vayan al jardín infantil y reciban un apoyo pedagógico desde temprana edad. Eso muchos niños acá no lo reciben. Entonces, cuando entran a la escuela básica, entran con una diferencia al resto de los niños. Así que, se puede ver igual que en Chile, la diferencia socioeconómica entre el trabajador, el desempleado y la gente adinerada, los ricos. Acá tenemos redes sociales, pero han sido bastante quebradas durante los últimos 30 años, por la socialdemocracia y los partidos de Derecha.

Siguiendo en esta línea de la desigualdad existente en Suecia ¿cuál es la situación de los latinos?

Hay importantes diferencias entre la población latinoamericana. Hay latinoamericanos que llegaron en la época que yo llegue -yo llegue de bebe acá a Suecia-; ellos están bastante bien asentados en la sociedad, sus hijos han tenido su educación, etc., porque en aquella época había otra política hacia los migrantes. Y después con los latinoamericanos que han llegado acá por razones de trabajo, que hoy día por ejemplo se están transformando en indocumentados porque no le están alargando los contratos de trabajo, y están viviendo bajo una situación súper difícil, donde no tienen cómo solventarse ni tampoco tienen como para volver a sus países. Hay una gran diferencia. Lo que sí hay que decir, acá es una sociedad, al igual que Chile, que tiene una estructura racista, por lo cual, si tu estudiaste acá, se te va a hacer más difícil conseguir el trabajo dentro de tu área comparado a un sueco. Eso lo sufrimos todos, sin importar de qué clase social eres. Incluso hay estudios que muestran que es más difícil para la segunda generación. Los hijos de segunda generación tienden a estudiar un poco más que sus padres o han sacado sus títulos acá en Suecia, y están tratando de competir en trabajos que generalmente le pertenecen, según los racistas, a los suecos, y se les hace más difícil entrar al empleo dentro de su profesión. Esa es la situación de los latinoamericanos en general.

Usted comentaba que llegó de chiquitita a Suecia, ¿nos puede compartir algo de sus vínculos con Chile?

Mis papás eran ambos militantes del Partido Socialista. Vivían en una toma de terrenos en las afueras de Santiago, el campamento “Siete Canchas”. Antes del Golpe fueron atacados por Patria y Libertad en el campamento, de hecho a mi padre le dispararon. Después del Golpe, tuvieron que esconderse. Recibieron asilo primero en Argentina, pero después la situación se puso difícil. En Argentina los echaron, y el país que los recibió fue Suecia. Yo nací en Argentina, y llegamos a Suecia el 75. Después, en los años 90, volvimos a Chile. Cursé la enseñanza media y comencé a estudiar en la Universidad, pero después volví a Suecia.

“YA NO DENOMINAMOS A CHILE COMO DEMOCRACIA, SINO COMO DICTADURA”

¿Cuál cree usted que es la relación existente entre Estado de Derecho y Democracia?

Como yo entiendo el Estado de Derecho, es súper importante que se respete la independencia de los distintos Poderes del Estado. En el momento en que tu empiezas a quebrar eso, como se ha visto en Chile que se aplica una justicia política hacia las personas que han participado en lo que es la Rebelión Popular o como se quiera definir, estas dejando la Democracia de lado. O sea, se está volviendo un Estado Totalitario, y es algo que nosotros al menos hemos visto que está pasando en Chile. De hecho yo y algunos más ya no denominamos a Chile como Democracia, sino como Dictadura.

¿Es posible sostener una democracia si su Estado de Derecho está quebrantado?

No, porque si el gobierno de alguna forma empieza a manipular lo que es el Estado de Derecho obviamente ya no estamos hablando de una Democracia. Ahora se discute acá en Europa sobre un fondo económico que se está creando, y es algo que estamos disputando, porque hay países acá en Europa que también están entrando, al igual que Chile, a manipular la Justicia, y están dictando leyes mucho más dictatoriales. Ya no podemos denominar que son países democráticos. Como partido estamos incluso cuestionando que sean parte de la Unión Europea.

¿Cuál es su opinión respecto a la violación de los DDHH en Chile?

La parte de DDHH la hemos cuestionando hace varios años respecto a Chile. Desde que empezaron a aparecer los presos políticos mapuche, comenzó el cuestionamiento de lo que es la Democracia chilena. Obviamente, fue mucho más notorio cuando comenzó el Estallido Social. Nosotros hemos debatido contra el gobierno de Suecia, ya que este no ve la falta de Democracia que hay en Chile. Hoy en día es mucho más importante mantener los negocios entre Chile y Suecia y los derechos de las transnacionales, antes de exigirle a Chile que frene las leyes antidemocráticas que se han impuesto durante este período y que libere a los presos políticos. Así hemos hecho varias apelaciones al gobierno sueco, a la Unión Europea, y hemos hecho cartas al Gobierno chileno con respecto a esta situación.

¿Cuáles son aquellos negocios existentes entre Chile y Suecia a los cuales usted hace referencia?

Suecia produce harto lo que es la maquinaria para la minería, las construcciones, como la de carreteras por ejemplo. Una gran parte de las carreteras chilenas están construidas por empresas suecas. Yo diría que gran parte de la industria sueca de minería y construcción tiene una relación con Chile. De parte de Chile, el sector agroindustrial es el que más aporta. También está el cobre, la madera. Hay otros países europeos que también tienen negocios con Chile, como Noruega en el sur de Chile con la energía hidroeléctrica, España con el agua, etc. Hay grandes intereses con respecto a Chile.

Relacionado:  No hubo acuerdo entre el Gobierno y voceros de los presos políticos mapuche en huelga de hambre

¿Cuál es su opinión respecto a la Prisión Política en Chile en tiempos del Estallido Social?

En primer lugar, creo que no deberían existir esos presos políticos. Hoy no deberían existir si es un Estado Democrático. Yo creo que la petición que se hace a transformar lo que es la prisión preventiva a un arresto domiciliario es un “salvoconducto” que proteja a estas personas durante la Pandemia. Hay mucho que decir respecto a los procesos judiciales y como el Estado de Chile ha enfrentado las demandas populares que ha habido. No lo han enfrentado de otra manera que con violencia y prisión.

Desde su postura ideológica, ¿cuál cree que es la relación entre política y ética?

Yo creo que en la política es importante que los partidos sean claros cuales son los fundamentos y cuál es la visión de futuro que tienen. Hoy día muchos partidos dan un discurso pero la política que hacen es otra. Eso crea desconfianza hacia el sistema político, y es una gran pérdida de Democracia, porque cuando la gente empieza a perder la esperanza al sistema político se cree que no se pueden hacer cambios a través de la política, lo cual es posible.

Relacionado:  Ñuble registró 20 nuevos positivos a COVID-19

Es importante la transparencia de los partidos, y la transparencia de los políticos. Acá nosotros recibimos un sueldo que es bastante elevado, pero nosotros entregamos al partido gran parte del dinero que recibimos, porque consideramos que el político no debe recibir más de lo que recibe un trabajador estatal. Ser político no es una profesión, ser político es una parte de tu vida que entregas al servicio de la política, donde tú entregas tu experiencia y tus puntos de vista, y formas políticas que le sirva a la gente. Pero no significa que vayas a vivir de la política por toda tu vida, lo cual es bastante común.

Cuando yo entré al Parlamento -este es mi primer período- una de las reacciones que recibí cuando di mi primer debate y expliqué que había trabajado en una industria farmacéutica fue “ah, tú has trabajado”, o sea, como si un político no debería venir de la clase trabajadora. Han vivido siempre en esta burbuja de partidos políticos. Yo creo que es súper complicado cuando la política se transforma en una profesión y en una forma de obtener un salario alto. Para es mi es importante que la gente que son elegidos políticos tengan alguna conexión a la vida real y que no lo pueden hacer por siempre, sino que tiene que haber una rotación, una representación, transparencia y no hay que dejar los valores por los cuales uno entró a la política.

Acá en Chile hemos vistos estos últimos años casos de corrupción como Penta y Soquimich. Hay una relación intrínseca entre política y negocios. Aquí está bastante cuestionada la clase política, que se ha beneficiado de la corrupción, del cohecho…

Acá también lo hemos visto. Se le abrieron las puertas a manos privadas a ser parte del sistema educacional. Se empezaron a vender y crear escuelas privadas, las cuales muchas de ellas los dueños son ex políticos socialdemócratas y conservadores. Ellos abrieron la puerta para poder lucrar y hacer sus negocios.

¿Usted cree que lo que se ha denominado como nueva socialdemocracia tienen concebido una relación intrínseca entre política y ética, o más bien prima de sobremanera lo electoral?

Yo creo que el gran problema es que se apoyan en sacar la máxima votación posible. Eso lo vemos en la política de migración que se está discutiendo acá en Suecia. Los partidos políticos en vez de seguir sus valores básicos, como en el caso de ellos que dicen ser socialistas, demócratas, pero cuando se discuten las políticas de migración, llevan a cabo una política ultraderechista, porque con eso creen que van a recibir más votos en la próxima elección. Están dejando lo que son sus valores por la posibilidad de mantener su poder en el Parlamento y el Gobierno.

¿Es posible pensar el quehacer de la política obviando la violación de los Derechos Humanos?

No creo eso. Algo que encontré bastante preocupante cuando se empezaron a ver las distintas faltas a los DDHH en Chile, fue que la clase política seguía actuando como si no estuviera pasando… se seguían escribiendo nuevas leyes, etc. Yo creo que eso fue un gran error, en especial de aquellos que se dicen ser de izquierda.  

“ACÁ AFUERA DE LOS SUPERMERCADOS Y BOTILLERÍAS HAY CHILENOS QUE SE PARAN CON CARTELES Y PANFLETOS PARA BOICOTEAR LOS PRODUCTOS PROVENIENTES DE CHILE”

¿Cuál cree que es el papel que puede jugar la comunidad internacional en la defensa de los Derechos Humanos en general y respecto a la Batalla por la libertad de los Prisioneros Políticos en específico, en lo que refiere a Chile?

Si es que estamos hablando de los países en general, el reproche a la violencia de Estado que ha usado Chile contra el pueblo hubiese sido efectivo si es que los países marcaran de forma tajante de que lo que está sucediendo en Chile no es aceptable y en otros países también. Vemos cómo China está tratando con Hong Kong, vemos en Líbano como el pueblo está saliendo a las calles y está siendo encarcelado y perseguido.

Lamentablemente hoy día rigen los intereses económicos. Tenemos una enorme tarea como gente progresista, gente de izquierda, de hacer un trabajo internacionalista respecto a eso. No es posible que se sigan haciendo negocios con Piñera, con Bolsonaro, cuando hay una violación tan grande hacia los DDHH, y se usa la excusa de los Tratados de Libre Mercado como forma de buscar mejoramiento de lo que es la Democracia y la economía de otros países, cuando en realidad es una forma de utilizar a los países pobres en beneficio de los países ricos. Yo creo que tenemos que ser una izquierda mucho más internacionalista y buscar formas de trabajar en conjunto para hacer cambios.

A su juicio ¿Chile está desoyendo los tratados internacionales de DDHH y el Derecho Internacional?

Si, y de hecho ha habido críticas de las Naciones Unidas. También de la Convención de los Derechos del Niño. Cuando uno ve el aprisionamiento de los niños en Sename es algo que acá no se puede entender cómo puede suceder eso en Chile.

¿Cuál es su opinión, en el contexto actual de pandemia, sobre la posibilidad que la clase política chilena, en un gesto humanitario, apruebe una ley para que la espera de los juicios de los PP del Estallido Social sea en sus casas en vez de que en una cárcel?

Yo creo que hay posibilidades. Como discutimos, muchos partidos reaccionan y actúan ante la posibilidad y la no posibilidad de votos en la próxima elección, porque quieren mantenerse dentro de su cúpula de poder. A través de presión pública, a través de presión internacional, yo creo que si hay suficiente miedo de perder el poder político, obviamente hay posibilidades.

¿Usted apoya las manifestaciones de no comprar productos que provengan de Chile mientras no se liberen a los Prisioneros Políticos del Estallido Social?

Si, de hecho nosotros tenemos campañas. Cuando vimos la reacción del Estado chileno hacia las manifestaciones, empezamos una campaña para boicotear los productos chilenos. Así que acá afuera de los supermercados y botillerías hay chilenos que se paran con carteles y panfletos para boicotear los productos provenientes de Chile.

¿Se puede medir el impacto de aquellas manifestaciones en la economía?

En Suecia no sé si puede medir aún el impacto. Yo creo que hay que hacer una campaña mucho más masiva. Y lo genial sería si se llega a las grandes industrias, por ejemplo a las empresas que venden maquinaria hacia la minería. Ahí tendríamos un impacto grande.

Vea el video de la entrevista en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/agrupacionguacolda/videos/3034687769933798/

Realizada vía zoom y transmitida en vivo el 21 de julio del 2020.

Agrupación de Familiares y Amigos de Prisioneros Políticos Guacoldas

Comentarios

Necesitamos de tu apoyo!

Por el periodismo comprometido con el medio ambiente y los movimientos sociales de Chile, Latino América y el mundo.

Tu donación es fundamental para mantener el equilibrio informativo y para que podamos seguir haciendo mejor periodismo en bien de nuestra sociedad.

¿Por qué necesitamos de tu aporte?
  • Tu donación ayuda a un equipo de más de 30 personas puedan concentrarse en generar contenido de calidad y siempre a favor de los pueblos.
  • Permites que tengamos un sitio web sin sobrecarga de anuncios publicitarios. Queremos evitar al máximo la aparición de marcas y que nuestro contenido siga siendo siempre libre.
  • Ayudas a que las luchas de grupos medioambientalistas, pueblos originarios y organizaciones sociales tengan siempre un espacio con oportuna y amplia cobertura noticiosa. *Datos Para Transferencia: Sociedad Periodística El Ciudadano Ltda. RUT. 76080231-K Cuenta Corriente 166-08438-07 Banco de Chile mail: director@elciudadano.cl

Apóyanos , gracias :)

   Conocer más >

#Covid 19 SARS-COV2

4,304,250FansMe gusta
428,712SeguidoresSeguir
424,261SeguidoresSeguir
17,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Dona a El Ciudadano Necesitamos de tu apoyo!

Por el periodismo comprometido con el medio ambiente y los movimientos sociales de Chile, Latino América y el mundo.

Tu donación es fundamental para mantener el equilibrio informativo y para que podamos seguir haciendo mejor periodismo en bien de nuestra sociedad.

¿Por qué necesitamos de tu aporte?
  • Tu donación ayuda a un equipo de más de 30 personas puedan concentrarse en generar contenido de calidad y siempre a favor de los pueblos.
  • Permites que tengamos un sitio web sin sobrecarga de anuncios publicitarios. Queremos evitar al máximo la aparición de marcas y que nuestro contenido siga siendo siempre libre.
  • Ayudas a que las luchas de grupos medioambientalistas, pueblos originarios y organizaciones sociales tengan siempre un espacio con oportuna y amplia cobertura noticiosa. *Datos Para Transferencia: Sociedad Periodística El Ciudadano Ltda. RUT. 76080231-K Cuenta Corriente 166-08438-07 Banco de Chile mail: director@elciudadano.cl

Apóyanos y obtén tu ciudadanía :)

   Donar >

Los Más Leídos