“Me enteré por un cartel que pegaron afuera del consultorio y eso fue todo”, denuncia joven embarazada por fallas en pastillas anticonceptivas que entrega el Estado

“Para mí harta responsabilidad tiene el Estado, porque por algo uno se cuida para no tener hijos, y si uno no tiene las condiciones económicas para serlo, por algo uno decide no ser mamá. Pudo haber sido mejor la información de la falla, porque yo me enteré por ese cartel que pegaron afuera del consultorio, y eso fue todo”, denunció la joven embarazada.

“Me enteré por un cartel que pegaron afuera del consultorio y eso fue todo”, denuncia joven embarazada por fallas en pastillas anticonceptivas que entrega el Estado

Autor: Angela Pong

“Yo me enteré por un cartel que pegaron afuera del consultorio y eso fue todo”, afirmó Valentina Donoso, una de las 112 mujeres asesoradas por Corporación Miles, tras verse afectada debido a la fallas registradas por un lote de pastillas anticonceptivas que distribuyó el Gobierno durante el año pasado en plena pandemia.

Actualmente, tiene seis meses de embarazo, y afronta una situación que no estaba dentro de sus planes de vida a sus 21 años de edad, sobre todo si se cuidaba para no ser madre.

La Corporación Miles, que promueve los derechos sexuales y reproductivos del país junto a Women’s Link WorldWide, una organización que defiende los derechos de las mujeres, hicieron un llamado a organismos internacionales como Las Naciones Unidas y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para exigir a Chile a «tomar medidas urgentes para resolver las fallas en la prestación de servicios de salud sexual y reproductiva”.

Estas fallas comenzaron en octubre de 2019, sin embargo, en pandemia aumentaron los problemas. Se distribuyeron 250.000 blíster (paquetes de pastillas anticonceptivas de 28 cápsulas) que presentaron mala composición, entre ellas, principalmente fue la Anulette CD, que se entrega en centros de salud pública, y otras dos marcas Minigest 15 y Minigest 20, que se entregan en farmacias privadas.

Valentina, llevaba más de seis años tomando las pastillas anticonceptivas, Anulette CD, que le entregaban mensualmente en el consultorio del Sotero del Río, en Puente Alto, y contó que nunca había tenido problemas, hasta agosto del año pasado.

En conversación con el Ciudadano, relató parte de su historia y cómo resultó embarazada, a pesar de tomar anticonceptivos.

«Yo fui a buscar las pastillas en septiembre de 2020, como normalmente lo hacía. Esa vez, había un cartel en el Consultorio que decía que las pastillas anticonceptivas del mes de agosto habían salido mal envasadas», indicó.

Valentina no presentó síntomas de embarazo y tardó algunos meses en darse cuenta de que estaba en estado.

«Yo no me había enterado de que estaba embarazada. Todo partió porque estaba casi con dos meses de atraso, pero al principio pensé que era normal porque para la menstruación soy irregular, pero mi cuñada me dijo que me fuera a hacer el test de embarazo, y lo hice, claramente salió positivo. Después, una amiga me contó el tema de que unas niñas que estaban trabajando por el tema de las pastillas, y justo lo relacioné con lo que leí en el cartel del consultorio, y salía evidentemente que el blíster de mis pastillas coincidía con el señalado», explicó.

¿Abortar o no abortar?

En Chile el aborto libre está penalizado, sin embargo, en septiembre de 2017, bajo la administración de la ex presidenta Michelle Bachelet, se promulgó la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) solo si se basa en tres causales: primero, por peligro de vida de la madre; segundo, por inviabilidad fetal de carácter letal y por último debido a embarazo por violación.

Al enterarse de su embarazo, Valentina no contó con ninguna asesoría por parte del personal del centro de salud, sobre la posibilidad de interrumpir el embarazo, hasta que fue contactada por la Corporación Miles.

“En el consultorio igual no me dijeron nada, hasta que las niñas de Miles empezaron a mandarles correos al centro de salud, y ahí me llamaron, pero yo ya tenía más de 16 semanas. Fue ahí cuando me preguntaron si yo quería abortar, a lo que no acepté, porque ya tenía mucho tiempo de embarazo, era un riesgo tanto para mí y como para el bebé”, indicó.

Para brindar apoyo a las afectadas por las fallas en los anticonceptivos, el equipo de la Corporación Miles apelaron a la interpretación del riesgo de vida en la Ley IVE, “por ser una vulneración grave a sus proyectos de vida, ya que no basta con solo tener vida, sino que sea de calidad”, señaló una de las abogadas de esta organización, Javiera Canales, en declaraciones al diario Universidad de Chile.

«Tenía otros planes para hacer en mi vida”

Para Valentina Donoso, estar embarazadas a los 21 años cuando no estaba en sus planes, y se estaba protegiendo mediante el uso de fármacos, ha sido una experiencia muy difícil.

“Ha sido complicado, porque económicamente uno no está apto para tener un bebé, y aparte tengo 21 años, tenía otros planes para hacer en mi vida”. Al respecto, Valentina señaló sentir que vulneraron sus derechos reproductivos, ya que ser madre no era algo que había decidido para esta etapa de su vida.

Responsabilidad del Estado

Para la joven de 21 años el Estado tiene un alto grado de responsabilidad en que hoy tenga seis meses de embarazo, ya que no informó oportunamente sobre las fallas que presentaban las pastillas anticonceptivas distribuidas en los centros de salud.

“Para mí harta responsabilidad tiene el Estado, porque por algo uno se cuida para no tener hijos, y si uno no tiene las condiciones económicas para serlo, por algo uno decide no ser mamá. Pudo haber sido mejor la información de la falla, porque yo me enteré por ese cartel que pegaron afuera del consultorio, y eso fue todo”, indicó Valentina.

El instituto de Salud Pública (ISP) recién en octubre del año pasado envió un comunicado señalando problemas en la composición de Anulette CD, y de las otras dos marcas Minegest 15 y 20, además de una falla en la distribución de Conti Marvelón 20. Sin embargo, hasta finales de 2020 había mujeres que reclamaron que recién se estaban enterando de la situación.

Sin embargo, ni desde las autoridades sanitarias ni desde alguna institución pública se hizo ningún aviso de urgencia con respecto a la falla de pastillas anticonceptivas, que en el caso de Anulette, se entregaba en centros de la salud pública.

La abogada de Corporación Miles, Laura Drognic, indicó que todas las mujeres que han asesorado, coinciden con que la información entregada por las autoridades de salud fue insuficiente.

Mientras que su colega, Javiera Canales, aseguró que el Ministerio de la Equidad de la Mujer y Equidad de Género no ha tomado ningún tipo de acción con la situación.

Para las abogadas de Miles, en este complejo panorama se vulneraron los derechos a la salud y a la reproductividad de las mujeres afectadas. Es por eso, que han realizado acciones como recursos administrativos y judiciales, del que no han tenido una respuesta urgente.

Además de la difusión “nefasta” de las fallas de pastillas por parte de las autoridades de salud, la abogada Canales criticó el sistema de fiscalización y control de las píldoras preventivas de embarazo en el país, tanto su estado de composición como de su distribución.

Por tal motivo, desde la Corporación Miles llamaron a los organismos internacionales a desarrollar investigaciones sobre esta situación.


Comenta



Busca en El Ciudadano