es Spanish

Minera Escondida busca ampliar cuota de extracción de agua hasta 2030 en el Salar de Atacama, pese a protestas de originarios

“Peine tiene a su alrededor varias empresas mineras: al frente tiene SQM y Albemarle, al sur tiene Minera Escondida con extracción de agua y Minera Zaldívar, y además, el proyecto de sulfato de cobre que se quiere instalar a siete kilómetros de aquí”. Así retrata Sergio Cubillos, presidente de la Comunidad Atacameña de Peine, la situación del territorio ancestral del Salar de Atacama, que además de estar amenazado por el acuerdo Corfo-SQM, ahora está enfrentando un nuevo proyecto de extensión de la gigante BHP Billiton, en Monturaqui.

La iniciativa de Minera Escondida está desde junio de 2017 en proceso de Evaluación de Impacto Ambiental y busca extender en 11 años la actual operación de su faena ubicada a 170 kms al sureste de Antofagasta y a 3.100 metros de altura sobre el nivel del mar. Es por esta razón que la Comunidad Atacameña de Peine, que se verá directamente afectada, realizó el sábado una manifestación donde pudieron ver la gran intervención que hay en el territorio.

Escondida tiene un permiso otorgado en 1997 para extraer entre mil 200 y mil 400 litros por segundos (l/s) de agua hasta este 2018, por lo que el año pasado inició un proceso de evaluación de impacto ambiental que busca aprobar la extensión del proyecto hasta el 2030 extrayendo 640 l/s de agua.

Sergio Cubillos

Cubillos explica que la situación es complicada para ellos, pues en la actualidad ya se están quedando sin el elemento vital. “A veces nos quedamos sin agua y por eso, nos cuesta entender que a una empresa le otorguen permiso para extraer 400 lts/s, a otra 200 lts/s de agua y a nosotros solamente nos den 2 ó 5 litros por segundo de agua”. Como comunidad están tratando de conservar el territorio y resguardarlo de “toda esta presión que tiene actualmente, tanto por el recurso hídrico como por el cobre que hay aquí cerca de Peine”, dice a El Ciudadano.

El fin de semana pasado estuvieron en Monturaqui reconociendo el territorio, visitando los campos de extracción de Minera Escondida -que tiene 24 pozos de extracción- y de Minera Zaldívar -que tiene 6-, conociendo la realidad de la extracción de agua y escuchando la memoria ancestral de los abuelos quienes narraron “nuestras vivencias y vida en el territorio, tanto de pastoreo, de trabajo, entre otras cosas”, indica Cubillos.

En la ocasión pudieron observar cómo se extrae el agua y “la cantidad que se filtra porque las mineras no hacen mucho esfuerzo por reparar las tuberías, pero también pudimos ver toda la invasión (en el territorio) de tuberías y plantas eléctricas para poder sacar el agua subterránea”, narró Cubillos.

“Nosotros estamos solicitando que no le den más permiso”, sostiene el dirigente, quien argumenta que Minera Escondida “esconde” una trampa porque dicen que van a bajar la cuota de extracción de agua. Como hoy extraen más de mil l/s y, en este nuevo permiso solicitan “solo” 640 l/s, han llegado a decir que reducirían hasta en un 54% la extracción del líquido vital. Sin embargo, para el dirigente es todo lo contrario ya que les ampliarían en diez años más el permiso de extracción. “Eso no es bajar el caudal, porque desde el 2019 se entiende que hay cero extracción, entonces ellos están solicitando extraer una cuota adicional de agua”, dice.

El agua como elemento vital

Escondida Monturaqui, fuente Soy Chile

La Comunidad Atacameña de Peine convive hace 20 años con Minera Escondida “y los efectos son múltiples”, sostiene Sergio Cubillos.  Aclara que es el agua lo que más resienten “porque alimenta lo que es la cuenca del Salar de Atacama y a territorios que están cerca de Peine que son vegas y ya están súper distintas a lo que eran antes”. Para él, es evidente que la escasez de agua se relaciona con el proyecto de Escondida.

En estos momentos, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) está presentando la metodología para iniciar la Consulta Indígena durante marzo. Según explicó el dirigente, esperan en esta instancia rechazar el proyecto y que “no se les dé permiso para seguir extrayendo agua”, porque temen que siga aumentando la escasez del agua que es vital para el desarrollo de las actividades culturales y patrimoniales de la comunidad, por eso insisten en que la solicitud de Escondida sea rechazada.

De hecho, hace un año cuando recién se presentó el proyecto de ampliación de Minera Escondida, el presidente de la Comunidad Atacameña de Peine, dijo que si bien exigirían un proceso de consulta indígena, dudaba si eso tendría tendrá algún efecto, porque es un proceso que utiliza el Estado para que las comunidades “se sienten a negociar con las empresas, entonces hay que ver si la decisión de las comunidades se va a respetar”.

El acuífero para el que Escondida está solicitando un nuevo permiso se llama Negrillar-Monturaqui-Tilopozo, en donde las aguas alimentan originalmente el sector de lagunas de agua dulce en el sur del salar de Atacama, entre ellas Salada, Saladita, Grande y Brava.

Facebook Comments

4,249,905FansMe gusta
172,228SeguidoresSeguir
291,826SeguidoresSeguir
16,509SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

Lula da Silva recibirá en la cárcel a delegación de Consejo...

La visita de la entidad gubernamental defensora de los derechos humanos está programada para el próximo martes 17 de septiembre
- Advertisment -