ONU cuestiona el Gobierno de Piñera por manejo del agua en Chile

Según la organización internacional, el Estado chileno da prioridad a proyectos de desarrollo económico sobre los derechos humanos al agua y a la salud

Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los derechos humanos al agua, Leo Heller, cuestionó la forma en que el Gobierno de Sebastián Piñera enfrenta el tema de la crisis hídrica en Chile.

“El Gobierno chileno no cumple sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos si da prioridad a proyectos de desarrollo económico sobre los derechos humanos al agua y a la salud”, dijo en una declaración el alto representante de la ONU.

El proyecto hidroeléctrico Alto Maipo es parte de los cuestionamientos de Heller, quien advierte que “no solo podría reducir la principal fuente de agua potable de los residentes de Santiago de Chile, sino que también podría agravar la contaminación del aire en la capital».

La expansión de los cultivos de paltas (aguacates) en la región de Valparaíso es otra causa de preocupación porque podría implicar escasez hídrica en vastas zonas de este territorio.

Cultivo de palta
Foto: web/referencial.

La declaración de la ONU indica que dichos cultivos consumen tres veces más agua que la cuota reservada para los residentes y lamenta que desde el 2016 se destinen para los residentes, en lugar de los 100 litros recomendados, solo 50 litros diarios por persona, “una decisión que podría ser ilegal conforme al derecho internacional”.

El relator critica que “el agua es abastecida por medio de camiones cisterna no certificados que, en ocasiones, ha sido tan insalubre que ha causado casos de diarrea infantil”, a lo que añadió que “el Gobierno sigue otorgando nuevos derechos de agua a empresas agrícolas y no ha logrado controlar el uso ilegal y excesivo de agua de las empresas de paltas”.

Para finalizar, Heller manifestó que “el Gobierno debe garantizar un suministro de agua adecuado para todas las personas y tiene que asegurarse de que las empresas no socaven la capacidad del Estado para cumplir con sus obligaciones”.

Por su parte, Matías Asun, director nacional de Greenpeace, opinó que “se trata de una declaración muy dura para el Gobierno chileno. Nunca la ONU se había manifestado con este nivel de firmeza a la forma en que Chile está enfrentando la falta de agua (…) El Gobierno debe asegurar una gestión del agua que priorice a las personas y los ecosistemas”.

La declaración de Heller contó con el respaldo de Saad Alfarargi, relator especial sobre el derecho al desarrollo; David R. Boyd, relator especial sobre las obligaciones de derechos humanos y un medio ambiente saludable y sostenible; Michael Fakhri, relator especial sobre el derecho a la alimentación; Tlaleng Mofokeng, relatora especial sobre el derecho a la salud; Anita Ramasastry, Dante Pesce, Surya Deva, Elżbieta Karska y Githu Muigai, integrantes del Grupo de Trabajo sobre los derechos humanos y las empresas transnacionales.

Fuentes: El Mostrador/Noticias ONU.


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina