Un equipo chileno optimiza el radiotelescopio más grande del mundo ubicado en China

Investigadores del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile (DAS) se encuentran en China en una alianza sin precedentes

radiotelescopio

Investigadores del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile (DAS) se encuentran en China en una alianza sin precedentes. Los científicos buscan eliminar la interferencia electromagnética de origen humano que contamina los registros astronómicos del radiotelescopio FAST, el más grande del mundo.

Un reporte de la agencia Sputnik destaca que el proyecto es impulsado por investigadores del Observatorio Astronómico Nacional de China, donde está ubicado el FAST (Five-hundred-meter Aperture Spherical radio Telescope; por sus siglas en inglés).

El radiotelescopio posee una antena esférica de 500 metros de diámetro. El equipo chileno pretende instalar una antena en la cabina central, para eliminar por completo la abundante interferencia electromagnética que hoy representa el 99% de los registros realizados por este equipo.

«Nosotros abordamos la interferencia electromagnética por fuentes de origen humano. En el fondo, todo lo que tiene que ver con la tecnología de telecomunicaciones tiene impacto en las observaciones astronómicas en baja frecuencia». Así lo declaró a Sputnik Ricardo Finger, académico, investigador y desarrollador de instrumentación astronómica del DAS.

radiotelescopio

El desafío que implica la interferencia

En ese sentido, el desafío de este proyecto es eliminar casi por completo la interferencia de origen humano. Esta se ha intensificado con el desarrollo de la tecnología de las telecomunicaciones en estos últimos años.

«Las comunicaciones humanas utilizan una serie de bandas que van desde unos pocos megahertz (cantidad de oscilaciones por segundo), algunas decenas de megahertz, hasta unos pocos gigahertz», explicó Finger, citado por Sputnik.

Para entender mejor cómo se origina la interferencia, dio un ejemplo. «Una radio FM está entorno a los 100 megahertz. Mientras, los teléfonos celulares están cerca de 1 y 2 gigahertz; el WI-FI está en 2,4 gigahertz, y el WI-FI nuevo en 5,8″, detalla Finger.

radiotelescopio
Foto: AFP

Entonces, como todo el mundo está cada vez más comunicado y más conectado, estas bandas están cada vez más «contaminadas o saturadas» con transmisiones electromagnéticas de origen humano. Esa situación origina interferencia, que esas transmisiones se confundan con las originadas por fuentes astronómicas.

Generalmente, un radiotelescopio necesitan realizar observaciones en esas bandas. Pero, ante tantas interferencias, se ven obligados a desplazarse a lugares muy remotos del planeta. ¿Dónde? Áreas donde, además, se debe regular o restringir el uso de teléfonos celulares y WI-FI. En otras palabras, zonas con un radio en el que no se pueda transmitir ningún tipo de señal.

Te puede interesar…


Comparte 👍

Comenta 💬