Tecnología

Cerraduras inteligentes, ¿son realmente el futuro?

Abrir y cerrar la puerta de casa con el teléfono móvil es una tecnología que ya está en funcionamiento para algunas personas pero que, al mismo tiempo, genera mucha inseguridad a otras, ¿qué futuro le espera a las cerraduras electrónicas?

Cerradura inteligente

Las cerraduras inteligentes ya están entre nosotros. Normalmente cuando hablamos de objetos inteligentes nos referimos a la aplicación de la tecnología más novedosa a sistemas u objetos tradicionales. Eso fue lo que ocurrió con los teléfonos inteligentes, los relojes inteligentes y, ahora, también con las cerraduras inteligentes.

Se han desarrollado varios modelos de cerraduras electrónicas, y actualmente multitud de proyectos en países de todo el mundo estudian la forma de perfeccionar esta nueva tecnología que, según predicen, acabará en todas nuestras puertas pero, ¿realmente ocurrirá eso? ¿Las cerraduras inteligentes sustuirán al clásico cerrojo y llave que usamos actualmente?

El funcionamiento de las cerraduras inteligentes se basa en un sistema electrónico que permite abrir y cerrar las puertas con un smartphone. Para ello hay que programar la cerradura a través de una aplicación determinada en el smartphone que te permite elegir qué usuarios podrán abrir la puerta con sus respectivos teléfonos móviles. Además, es posible configurar la cerradura para permitir que durante un tiempo determinado, otras personas puedan acceder a la vivienda cuando no haya nadie dentro. La utilidad para esta última función se basa en autorizar el acceso de personas ajenas a la vivienda -como personal de mantenimiento- sin necesidad de estar en casa para abrir la puerta. Todo depende de la confianza que el propietario tenga depositada sobre esa persona, claro.

Otra función importante de las cerraduras electrónicas más novedosas es la cámara y el sistema de comunicación que se conecta directamente con la aplicación de los smartphones para ver y hablar con quién ha llamado a la puerta. De esta forma, aunque no estés en casa, puedes hablar directamente con la persona que esta en tu puerta y preguntarle qué hace allí.

Mientras que muchos expertos en tecnologías anuncian las cerraduras inteligentes como sistemas aún por desarrollar pero con un futuro muy prometedor; otras personas se resisten a adaptarse a esta nueva tecnología.

Uno de los principales motivos de esa negativa es la inseguridad. Hoy en día muchos hackers son capaces de introducirse en los ordenadores que quieran para extraer cualquier dato, así como de robar fotos íntimas de teléfonos móviles personales. Concociendo de lo que son capaces, ¿quién asegura que los informáticos con malas intenciones no encuentren la forma de hackear también las cerraduras de las casas?

Como casi siempre que se habla de nuevas tecnologías, habrá que esperar para ver si realmente nos adaptaremos a estas inovaciones tanto como agunos expertos auguran.

Compártelo

Comentarios